Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon amenaza con "medidas sin precedentes" para lograr la aprobación de su plan sobre Gaza

El primer ministro israelí vuelve a retrasar la votación de su propuesta para ganar tiempo y recabar nuevos apoyos

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, ha advertido hoy de que está dispuesto a tomar "medidas políticas sin precedentes", entre ellas cambiar la composición de su Gabinete, para garantizar la aprobación de su plan de retirada de Gaza. En una nueva pirueta política para ganar tiempo, Sharon ha decidido retrasar hasta el 6 de junio la votación, prevista para hoy, de su Gobierno sobre el plan. Según el texto, por primera vez desde 1967 Israel evacuaría tres asentamientos de Gaza, pero por ahora todo se queda en un proyecto muy difícil de sacar adelante. El ministro de Economía, Benjamín Netanyahu, rival político de Sharon en el Likud, capitanea la rebelión, sabiéndose respaldado por las bases del partido.

"Estoy comprometido a conseguir la aprobación de este plan incluso si me veo forzado a hacer cambiar la composición de mi Gobierno o a adoptar medidas políticas sin precedentes", ha dicho Sharon, según la edición electrónica del diario israelí Haaretz.

Posponiendo la votación, una vez más, Sharon ha hecho lo más práctico para su supervivencia política. Si su plan fuera rechazado, se encontraría con que ha vendido antes de tiempo a todo el mundo, a los egipcios, a los palestinos y principalmente a Estados Unidos, una retirada que puede no producirse nunca. Una bofetada de su propio Gobierno sólo le dejaría la salida de la dimisión.

Desde el viernes los ministros israelíes tienen en sus manos la propuesta. Es la primera fase de un plan en cuatro tiempos que supone el abandono y desmantelamiento de los asentamientos de Neztarim, Kfar Darom y Morag, en el norte, centro y sur de la franja de Gaza respectivamente. El viceprimer ministro y más fiel aliado de Sharon, Ehud Olmert, ha tratado hasta última hora de convencer a varios de sus compañeros en el Gabinete de que aceptaran el plan. Las dificultades de Sharon están disparando la frustración entre sus partidarios, que consideran que si ahora Israel anuncia que prosigue ocupando Gaza se metería en un callejón diplomático sin salida. Mientras, en la calle, la fractura en las filas del partido se hace más evidente a medida que se aproxima la hora de la votación.

Un número indeterminado de reservistas del Ejército israelí que operan en la franja de Gaza ha protestado hoy por la presencia de Israel en ese territorio, y ha acusado a los colonos judíos de arrogancia, ha informado la radio pública israelí, que no ha dado detalles sobre la cantidad de soldados que participaron en la protesta ni la clase de acto que tuvo lugar.

Por su parte, el ministro de Defensa, Shaul Mofaz, ha afirmado que la permanencia de Israel en Gaza no proporciona seguridad al Estado judío, y ha instado a cualquier miembro del partido del Likud a revelar quién de ellos, si fuera primer ministro, no evacuaría la franja.