Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los surafricanos acuden desencantados a las terceras elecciones libres tras el 'apartheid'

Los últimos sondeos otorgan un 65% de los votos al actual presidente surafricano, Thabo Mbeki

Casi 21 millones de surafricanos están convocados hoy a las terceras elecciones generales y provinciales con sufragio universal tras el fin del régimen del apartheid en 1994. Los casi 17.000 colegios electorales han abierto sus puertas a las 7.00 hora local (la misma hora en la España peninsular) y las cerrarán a las 21.00. Los primeros resultados no se conocerán hasta la madrugada de mañana jueves.

Algunos colegios han abierto con atraso debido a la falta de papeletas, pero en general la votación se desarrolla sin incidentes en un día soleado en gran parte del país, salvo en la provincia de Limpopo, en el extremo norte, donde llueve copiosamente. Para dar ejemplo a un electorado desencantado por graves problemas como una tasa de paro que afecta 42,1% de la población, las grandes desigualdades sociales que han aumentado con la llegada de la democracia, los altos índices de sida y el aumento de la criminalidad, el presidente sudafricano, Thabo Mbeki, ha sido la primera persona en votar en el colegio de Colbyn Park de Pretoria ante las cámaras de la televisión estatal, que han transmitido en directo las imágenes.

"Ha llegado el gran día. Los políticos han hablado mucho, ahora ha llegado la hora para que la gente se exprese y espero que los que están inscritos en las listas electorales vengan a votar", ha declarado el candidato a la reelección, consciente de que la participación del 90% registrada en los primeros comicios bajó al 70% en los segundos y que los sondeos afirman que hoy todavía bajará más. Sin embargo, la tendencia pronosticada por los sondeos podría invertirse, ya que desde primera hora se registra una gran afluencia a las urnas y en muchos colegios se ha hecho cola desde muy temprano.

La batalla de KwaZulu-Natal

Diez años después de las primeras elecciones multiraciales y democráticas en 1994 que pusieron fin al apartheid, los sudafricanos está convocados para renovar la Asamblea Nacional, la que elegirá a su vez al futuro jefe del Estado el 23 de abril, y las Asambleas de nueve provincias del país. Aunque 37 partidos políticos participan en estas elecciones, el Congreso Nacional Africano (CNA) de Mbeki, la fuerza que gobierna el país desde 1994, parte como claro favorito, ya que las últimas encuestas le otorgan más de un 65% de los votos, muy por delante de su rival más cercano, la opositora Alianza Democrática (AD), con un 17%. Así, salvo sorpresas, los surafricanos otorgarán al sucesor de Nelson Mandela un segundo y último mandato de cinco años.

Debido a que la victoria del CNA a nivel nacional se da por hecho, el interés en estos comicios radica en las únicas dos provincias cuyos gobiernos no están encabezados por el partido de Mbeki: Cabo Occidental y KwaZulu Natal. Así, uno de los puntos claves de la elección será la provincia de KwaZulu Natal, al este, donde el CNA, de la etnia xhosa, podría por primera vez gobernar en solitario, sin el Partido por la Libertad Inkhata (IFP, que representa a la población zulú), presidido por el ministro del Interior, Mangosuthu Buthelezi. Entre 1985 y 1995, esta provincia fue escenario de fuertes enfrentamientos entre partidarios del CNA y del IFP que dejaron 12.000 muertos.

En esta ocasión, la campaña electoral ha provocado algunos incidentes aislados con varios asesinatos entre partidarios de los dos bandos en KwaZulu pero, debido a los trágicos precedentes y lo que está en juego, las autoridades han desplegado hoy a 2.000 policías. El ministro Buthelezi ya ha advertido que podría recurrir los resultados de la votación en esta provincia si el CNA intenta intimidar a los votantes zulúes. La Comisión Electoral ha establecido en estos comicios más colegios en las zonas rurales, hecho que los analistas creen favorecerá a Inkatha en KwaZulu Natal, pero que beneficiará al CNA en el resto del país.