AMENAZA DE GUERRA | Las pruebas contra Irak

Acusan al Gobierno británico de plagiar el informe contra Irak que citó Powell

Los medios británicoS denuncian que es una copia de tres documentos anteriores, uno de ellos el trabajo de un estudiante

El miércoles ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el secretario de estado de EE UU, Colin Powell, esgrimió un estudio sobre el desarme de Irak de los servicios secretos británicos que califico como "un buen informe". Hoy se ha sabido que es una copia de tres documentos anteriores, uno de ellos el trabajo de postgrado de un estudiante sobre el rearme de Irak antes de 1990.

Así, el Gobierno británico ha sido acusado por varios expertos de plagiar estudios académicos en parte de su último informe sobre el supuesto programa iraquí de armas de destrucción masiva, según publican hoy varios diarios del Reino Unido.

Más información
Los inspectores de la ONU interrogan en privado a otros tres científicos iraquíes
Powell despliega sus pruebas ante la ONU

El documento, de 19 páginas y titulado Irak: su infraestructura de encubrimiento, mentira e intimidación, fue divulgado el pasado lunes y, según el Gobierno británico, se basaba en "material de los servicios secretos", de acuerdo con The Guardian. Sin embargo, varios expertos han señalado que al menos diez páginas del documento fueron copiadas de varios escritos académicos, entre ellos un artículo del estudiante postgraduado Ibrahim al-Marashi, de California (EE UU).

Con los mismos errores gramaticales

El trabajo de Al-Marashi, de 29 años e hijo de padres iraquíes, fue publicado el pasado mes de septiembre en la revista Middle East Review of International Affairs y no analizaba la crisis actual, sino el rearme de Irak previo a la guerra del Golfo (1990). "Incluso los errores gramaticales siguen ahí. Eso invalida el resto del documento", comentó el universitario al diario The Daily Telegraph.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Dan Plesch, experto en defensa del Royal United Services Institute, calificó el plagio de "escandaloso", pues el dossier "claramente se presenta al público británico como un producto basado en los servicios secretos de este país y éste no es el caso". El documento, según Plesch, "parece un análisis obsoleto maquillado como si fuera lo mejor que puede producir el MI6 (servicio británico de espionaje en el exterior) y nuestros colegas internacionales sobre Sadam".

El profesor Glen Rangwala, de la Universidad de Cambridge, indicó que varias páginas "están copiadas directamente" del artículo de Al Marashi, incluidos "los errores gramaticales y tipográficos". Un portavoz del 10 de Downing Street, despacho oficial del primer ministro británico, Tony Blair, ha replicado hoy que el texto difundido por el Gobierno es "correcto".

"El informe fue recopilado por varios funcionarios. Como el propio informe señala, fue elaborado 'a partir de un número de fuentes, incluido material de los servicios secretos'. No se citan las fuentes, pero tampoco se habla de una autoría exclusiva", ha añadido el portavoz. El propio secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, describió ese dossier como un "buen informe", durante su comparecencia del pasado miércoles ante el Consejo de Seguridad de la ONU para aportar pruebas contra el régimen del presidente iraquí, Sadam Husein.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS