Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENSIÓN EN EL GOLFO

Irak acepta el regreso de los inspectores de la ONU sólo con observadores neutrales

Bagdad busca evitar que las inspecciones se conviertan en misiones de espionaje estadounidenses

Irak está dispuesto a aceptar el regreso de inspectores de desarme de las Naciones Unidas si vienen acompañados de observadores neutrales, como religiosos, sindicalistas y periodistas, según publica hoy el diario británico The Independent.

Las autoridades iraquíes han solicitado en una carta al secretario general de la ONU, Kofi Annan, la presencia de observadores, para evitar que las visitas de los inspectores se transformen en misiones de espionaje, de acuerdo con fuentes diplomáticas.

Los inspectores de la ONU, encargados de verificar que Irak no produzca armas de destrucción masiva, abandonaron el país en 1998 al ser acusados de actuar como espías de EE UU. Desde entonces, Naciones Unidas y Bagdag han estado negociando el regreso sin éxito. Hace un mes, las autoridades iraquíes invitaron al jefe de inspectores a sostener "conversaciones técnicas", pero la ONU dijo que primero Bagdag debía aceptar el regreso en forma plena.

EE UU, decidido a atacar

Washington asegura que, de esta forma, Bagdag busca ocultar su producción de armas y lo esgrime como un argumento más para lanzar un ataque contra el régimen del presidente Sadam Husein. Ayer, Condoleezza Rice, consejera de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo que Estados Unidos no se podía "permitir el lujo" de no atacar Irak.

De acuerdo con el rotativo británico, Irak ahora desea además que la mayor parte de estos observadores sean europeos y que la ONU impida a Estados Unidos ejercer su derecho de veto en la composición de la delegación.

Bagdag también ha pedido en la misiva que "el falso hallazgo de armas de destrucción masiva" no sea utilizado como pretexto para un ataque de EE UU contra el régimen iraquí.