Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUSTICIA INTERNACIONAL

Milosevic: "Este tribunal no tiene competencia para juzgarme"

En su primera comparecencia en el juicio, el ex presidente yugoslavo reitera su rechazo a la "legalidad" del TPIY.- La corte reanuda el proceso con la lectura de los argumentos de la acusación por los delitos cometidos en Bosnia

El histórico proceso del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia contra Slobodan Milosevic entra en su segunda jornada. Tras la presentación ayer de los cargos, Milosevic se ha sentado por fin en el banquillo de los acusados. El ex presidente serbio ha vuelto a reiterar que no reconoce la "legalidad" del tribunal que le juzga por genocidio y crímenes contra la humanidad.

"Este tribunal no tiene competencia para juzgarme", ha dicho Milosevic en su primera intervención en su defensa. Milosevic reitera que no acepta la base legal de TPIY y ha declarado que el tribunal no ha contestado a sus preguntas sobre la "legalidad" de su detención y traslado a La Haya. El ex mandatario serbio, con una actitud menos agresiva que en anteriores ocasiones, ha declarado que su traslado ante el TPIY constituyó una "detención ilegal".

El juez británico Richard May ha rechazado entrar en una discusión sobre la legalidad del TPIY con Milosevic y ha afirmado que estas cuestiones ya habían sido resueltas antes del comienzo del proceso, que el acusado no hizo uso de su derecho de apelación anteriormente y que no era el momento de volver a plantearlas.

Milosevic, además, ha acusado a la fiscal del Tribunal, Carla del Ponte, de tener "de antemano" una sentencia contra él y ha denunciado "el proceso mediático paralelo" en su contra dirigido por del Ponte, por lo que considera imposible contar con un juicio "justo e imparcial".

Tal y como establece el reglamento del Tribunal, Milosevic ha sido invitado por el juez a hacer una primera declaración después de la intervención de la Fiscalía, pero el acusado ha replicado que "después de dos días enteros escuchándoles, empezar ahora para tener que terminar en media hora me parece que no tiene sentido", por lo que la sesión ha concluido hacia las 16.00 horas como estaba previsto. El juicio se reanudará mañana con la intervención de Milosevic, y puede durar todo el día.

Genocidio y crímenes contra la humanidad

La jornada se ha reanudado a las 9.30 hora española con la presentación, por parte de la acusación, de los cargos contra Milosevic, que el martes escuchó los argumentos de la fiscalía para imputarle delitos presuntamente cometidos durante su mandato.

En el primer día del proceso, la fiscal general del TPI, Carla del Ponte, acusó al ex mandatario de causar "indecibles sufrimientos" en la ex Yugoslavia y de "salvajismo medieval". Según la acusación, Milosevic, de 60 años, cometió los "peores crímenes posibles", movido por su ansia desmedida de poder en los 13 años que gobernó Yugoslavia (1987-2000).

Un plan sistemático

Geoffrey Nice, abogado del equipo de la fiscal jefe, es el encargado de concluir la presentación cronológica de los hechos por los cuales se acusa a Milosevic con los datos correspondientes a Croacia (1991-95) y Bosnia (1992-95), donde el acta de la acusación habla de "800.000 desplazados forzosos albaneses y de la muerte de unos 900 mujeres y niños". Un presunto delito de genocidio por el que puede ser condenado a cadena perpetua.

Nice ha abierto su intervención con detalles de sucesos ocurridos en Bosnia que, según la Fiscalía, demuestran la relación entre las fuerzas paramilitares serbias lideradas por Arkan y el ministerio serbio de Defensa, así como con el Ejército Nacional Yugoslavo.

El abogado ha recordado que, como en el caso de Croacia, la intención del Ejército y las autoridades serbias era proceder a "la conquista de ciudades y localidades" para crear una entidad étnica uniforme, la Gran Serbia.

Ese plan atribuido a las autoridades serbias -que forma parte del argumento de la acusación para probar los delitos por los que se imputa a Milosevic- causó la muerte de musulmanes a manos de las fuerzas paramilitares enviadas a territorio bosnio con el apoyo de material procedente de Serbia, según ha explicado Nice.

El abogado ha hablado del "asesinato sistemático" de ciudadanos musulmanes bosnios en la región de Prijedor, al noroeste de Bosnia, en 1992, como prueba de la existencia de prácticas destinadas a eliminar a la población no serbia.

Nice ha anunciado su intención de concluir durante la sesión de la mañana con la exposición de la acusación sobre Bosnia y abordar la correspondiente a Kosovo (1998-99), donde Milosevic está también acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad.

Milosevic, ante la opinión pública

Posteriormente ha llegado la declaración de Milosevic, que ya había afirmado que no se dirigiría en su defensa a los jueces del TPI, sino "a la opinión pública mundial".

Entre los casi 200 testigos que desfilarán por la sala en la que se celebra el macroproceso, estará el líder de la Liga Democrática de Kosovo (LDK), Ibrahim Rugova, según se ha conocido hoy.

"Seré uno de los testigos. Me siento honrado, naturalmente, de brindar testimonio por mi pueblo y por Kosovo", ha señalado Rugova tras un encuentro un alto responsable estadounidense, el embajador en la provincia, John Menzies.

Rugova, crítico literario de 57 años, condujo una campaña de resistencia pacífica contra el Gobierno de Belgrado a comienzo de los años 1990. El líder albano-kosovar se reunió por última vez con Milosevic en Belgrado en abril de 1999 cuando las fuerzas yugoslavas se enfrentaban en Kosovo a la guerrilla albanesa del Ejército Nacional de Kosovo (UCK) y la aviación de la OTAN bombardeaba Yugoslavia.