Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
APOYO EUROPEO

La UE avala las represalias "selectivas" de Estados Unidos

Los Quince dan su apoyo decisivo a la instauración de una orden europea de detención y entrega

Los quince gobernantes de la Unión Europea han decidido dar un claro aval a las represalias que EE UU está preparando como respuesta a los sangrientos atentados del 11 de septiembre atribuidos al extremismo islámico. Al término de una cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas, los Quince han considerado "legítima" la intención de Washington de responder a los ataques y han anunciado que participarán, cada uno según sus medios, en las acciones de castigo.

Dichas medidas deberán ser "selectivas", pero podrán dirigirse no sólo contra las organizaciones armadas, sino igualmente "contra los estados que ayuden, sostengan o den cobijo a los terroristas", han puntualizado los Quince. El Consejo Europeo aprobó paralelamente un ambicioso plan de acción para impulsar, en el plano interno, la cooperación policial y judicial, poner fin a la financiación del terrorismo y reforzar la seguridad aérea.

Los líderes dieron, en particular, un apoyo decisivo a la instauración de una orden europea de detención y entrega "que sustituirá al sistema actual de extradición". Encargaron a sus ministros de Interior y Justicia, algunos de los cuales expresaron el jueves reservas "técnicas" o "constitucionales" a la propuesta de la Comisión, que precisen en diciembre próximo ese acuerdo y fijen "con urgencia" sus modalidades. "Los procedimientos de extradición actuales", argumentan los líderes, "no reflejan el nivel de integración y de confianza entre los estados miembros de la UE".

La orden de detención y entrega, propugnada por España desde hace meses, "permitirá la entrega directa de las personas buscadas de autoridad judicial a autoridad judicial". Según los dirigentes comunitarios, esta revolucionaria reforma legislativa se llevará a cabo garantizando los derechos y las libertades fundamentales propias de las democracias europeas. Además, el Consejo Europeo pidió a los ministros que "procedan a la identificación de presuntos terroristas en Europa, así como de las organizaciones que les apoyan, a fin de establecer una lista común de organizaciones terroristas".

Los líderes de la Unión también reconocieron que "se impone una mejor cooperación y un mejor intercambio de informaciones entre todos los servicios de información y espionaje de la UE. Con este objetivo, se crearán equipos comunes de investigación". Todos se comprometieron a "compartir con Europol, sin demora y de forma sistemática, cualquier dato útil en materia de terrorismo".

El Consejo Europeo se declaró "enteramente solidario con el pueblo americano" tras los sangrientos atentados terroristas perpetrados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, en el que pueden haber muerto cerca de 7.000 personas. La Unión "cooperará con EE UU para llevar ante la justicia y castigar a los autores, los responsables y los cómplices de estos actos de barbarie".

"Amplia coalición"

Los Quince apelaron a la formación de "una coalición lo más amplia posible contra el terrorismo, bajo la égida de las Naciones Unidas". Aparte de la UE y los EE UU, la coalición "deberá incluir al menos a los países candidatos a la adhesión, la Federación Rusa, nuestros socios árabes y musulmanes, así como cualquier otro país dispuesto a defender nuestros valores comunes". La Unión "intensificará su compromiso contra el terrorismo mediante un enfoque coordinado" que incorporará "todas las políticas".

Las conclusiones de la cumbre subrayan que "el terrorismo es un verdadero desafío para el mundo y para Europa" y que la UE "ha decidido que la lucha contra el terrorismo será más que nunca un objetivo prioritario de la UE".

Al propio tiempo, los líderes rechazaron solemnemente toda "confusión entre grupos terroristas fanáticos y el mundo árabe y musulmán". Reafirmaron por último su "firme determinación a actuar de común acuerdo en cualquier circunstancia".