Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEFENSA

Chirac aboga por un plan europeo anti misiles en detrimento del escudo de EE UU

La postura europea tiende a la negociación diplomática frente al despliegue de fuerza estadounidense

En un discurso ante el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, el presidente francés ha propuesto que el consorcio espacial europeo Arianespace ofrezca condiciones "privilegiadas" de lanzamiento a los países que renuncien a dotarse de capacidades balísticas propias.

"Francia sería partidaria" de que la Unión Europea convoque una conferencia internacional para relanzar a nivel político los esfuerzos de no proliferación balística, ha manifestado Chirac, que planteará esta cuestión en la cumbre comunitaria de Gotemburgo (Suecia), a mediados de mes.

Europa, a favor de la diplomacia

El jefe de la diplomacia norteamericana, Colin Powell, ofreció a Europa participar en su proyecto de construir un escudo anti misiles durante su viaje al continente el pasado mes de febrero.

A los países europeos les preocupa que apoyar el plan de EE UU les convierta en objetivo potencial

Sólo Josep Piqué ha apoyado abiertamente el plan estadounidense

"He percibido una comprensión generalizada sobre el programa de defensa antimisiles, pero sobre todo una coincidencia de que existe una amenaza [de "países irresponsables" como Irak, Corea del Norte, Irán y Libia]", dijo Powell.

Entonces, y pese al entusiasmo del ministro español de Exteriores, Josep Piqué, que hablaba de "clima muy conciliador", Francia ya expresó sus reservas al plan estadounidense.

Su ministro de Exteriores, Hubert Védrine, opinó que habría que esperar a saber cúando y cómo pone en marcha EE UU su plan. Francia y Alemania, principalmente, estiman que el escudo antimisiles no debe ser la única estrategia a desarrollar para afrontar los peligros de la proliferación incontrolada de armas de destrucción masiva, y que hay que explorar otras vías como el fortalecimiento de los actuales tratados de control de armamento o incluso el diálogo diplomático con los países que plantean esas amenazas.

Miedo a las represalias

El pasado mes de mayo, varios representantes europeos expresaron a EE UU su temor de que, si finalmente se desarrolla el escudo antimisiles, algunos países de Europa pueden acabar convirtiéndose en objetivos de lo que los estadounidenses han definido como Estados irresponsables o gamberros.

En una reunión con los responsables militares estadounidenses del plan anti misiles, los embajadores europeos coincidieron con la idea de que hay ciertos países que constituyen una amenaza para la paz mundial, pero mantuvieron sus sobre cómo reaccionar ante esta situación, abogando por una solución diplomática.

Además, los representantes europeos insistieron en que sus países no se consideran hoy amenazados por esos Estados, pero quizá sí lo acaben estando si participan en el desarrollo del escudo que según EE UU incluirá bases de interceptores o radar en suelo europeo. Algún embajador también advirtió de que si Europa tiene que participar en el desarrollo del escudo, tendrá fuertes dificultades presupuestarias para acometer a la vez sus propios proyectos de defensa que tiene planificados.