_
_
_
_
ensayos de persuasión
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¡Europa, despertemos!

Está en juego el alma europea, si la UE es un proyecto de élites y si puede democratizarse

Elecciones Europeas
Protesta contra la ultraderecha y el movimiento fascista el pasado 19 de mayo en Madrid.Miguel Candela ( Zuma Press / Contacto)
Joaquín Estefanía

Ha tenido que ser el más viejo de todos, Edgar Morin, de 103 años, intelectual comprometido, el que ha tenido que publicar este bocinazo (¡Despertemos!, Paidós) para alertar sobre la situación de la Tierra y cómo abordarla bajo un pensamiento complejo. Y es una suerte poder leerlo en medio de la campaña de las elecciones europeas, pues Europa es una de las zonas más afectadas por la emergencia climática. Morin hace un llamamiento a despertar las conciencias ante un conjunto compuesto por los atentados terroristas, crisis económicas, el hundimiento del mito del progreso eterno, la incertidumbre que suscita el presente y todavía más el futuro y, finalmente, la policrisis de la pandemia. Ello ha generado una fuerte angustia en la ciudadanía y, en ausencia de un gran movimiento político portador de esperanza, estas inquietudes favorecen el repliegue identitario, revitalizan los racismos que se confunden con las raíces, y despiertan los supremacismos.

Las últimas elecciones al Parlamento Europeo, en 2019, estuvieron marcadas por las movilizaciones. Hong Kong, París, Beirut, Argelia, Santiago de Chile, Bogotá, etcétera, hasta el punto de que aquel año quedó marcado como “el año de las protestas”. El estallido de ira visibilizó el descontento, la desigualdad y la polarización política. Se habló de la globalización del malestar, de la ira global. Pronto se fueron los Trump, Bolsonaro, Piñera, Boris Johnson, etcétera, y llegaron los Gabriel Boric, Lula da Silva, Biden, etcétera. En España la doble cita electoral dejó un escenario de inestabilidad. Nunca hubo tanto desconcierto, nunca el mañana pareció tan imprevisible. La sentencia del procés y las consiguientes protestas callejeras en Barcelona, el descalabro de Ciudadanos y el ascenso de Vox preludiaban otros tiempos. No en todos los lugares las movilizaciones tuvieron idénticas causas. Hubo una reivindicación democrática pero también protestas contra la corrupción, la desastrosa situación de los servicios públicos, el aumento de los precios, del desempleo y de las desigualdades. Y la ineptitud de los gobiernos.

Ahora, ante las elecciones de estos días al Parlamento Europeo, todos los sondeos indican que hay un giro hacia la derecha, e incluso hacia la extrema derecha. Y en EE UU existe la posibilidad nada irreal de que Donald Trump vuelva a ocupar la Casa Blanca. La cuestión es que esas fuerzas extremas (entre las que se ha instalado la española Vox) se salen de casi todos los parámetros (ampliación, financiación, inmigración,…) y están fuera del consenso europeísta. Por ello se han convertido estas elecciones en tan significativas. Es factible una nueva mayoría que recoja el malestar social. Además, la brecha urbano-rural, que se ha plasmado en las manifestaciones continuas de agricultores y ganaderos, describe una nueva “geografía del descontento” a la que parece haberse sumado una parte al menos de la derecha tradicional. Se estima que alrededor del 70% de la legislación nacional tiene su origen en decisiones comunitarias.

Entre los asuntos que deberá tomar el nuevo Europarlamento (y la nueva Comisión) están la agenda verde, la ampliación de la UE a nuevos miembros (con decisiones tan sustantivas como qué hacer con Ucrania), la política de defensa y la autonomía estratégica de la región, y el debate sobre los recursos propios de la Unión. Si los ultras avanzan mucho se endurecerá aun más una errática política migratoria, se fulminará el pacto verde, la defensa de la familia tradicional conllevará retrocesos en los derechos del colectivo LGTBI, se promoverán de nuevo las políticas económicas de ajuste y control del gasto independientemente de las condiciones de cada país y, sobre todo, tratarán de recuperar el poder “nacional” (la soberanía) que la UE les ha confiscado. Todo ello supondría destruir una buena parte de lo que se ha construido en las últimas décadas.

Ideas que inspiran, desafían y cambian, no te pierdas nada
SIGUE LEYENDO

Los más europeístas entienden que en estas elecciones está en juego el alma de Europa. La cuestión de fondo es si Europa es un proyecto de élites y si puede democratizarse más.

Apúntate aquí a la newsletter semanal de Ideas.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_