ideas
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

La cultura de la intolerancia

La carta de 153 personalidades contra la “intolerancia” de cierto activismo en la Red abre debates sobre los límites en los combates ideológicos en el siglo XXI

La escritora J.K. Rowling, señalada por sus críticas hacia las teorías queer sobre el género y firmante de la carta de los 153, en una entrega de premios en Nueva York en diciembre de 2019.
La escritora J.K. Rowling, señalada por sus críticas hacia las teorías queer sobre el género y firmante de la carta de los 153, en una entrega de premios en Nueva York en diciembre de 2019.Dia Dipasupil (Getty Images)

Casi nada de lo que hoy ocurre en la política se entiende sin dar cuenta de la verdadera revolución de nuestro tiempo, la reestructuración del espacio público a partir del activismo en la Red. En cierto modo, solo ahora hemos accedido de verdad a una auténtica política de masas. Sin intermediaciones. Cada cual puede hacerse presente en todo momento en cualquier debate político; nadie puede establecer restricciones de entrada ni filtros. La tradicional disputa ideológica, eso que Hobbes llamaba la “guerra con la pluma”, lo propio de las élites intelectuales, se ha democratizado. Lo que ahora prevalece es la “guerra con los teclados” que emprenden ciudadanos de a pie. Puede que la verdadera lucha de ideas precise todavía de libros y artículos, pero su difusión e impacto depende del continuo intervencionismo en el ciberespacio.

Se trata, desde luego, de una “guerra de representaciones”, de una pugna por imponer una determinada lectura de la realidad o de apropiarse del significado de hechos y palabras; lo que importa, a la postre, es que siempre esté en oposición a las de algún adversario. Es, si se quiere, la tradicional lucha por la hegemonía entre posicionamientos morales y políticos —guerras de poder, claro—, solo que por otros medios.

Y entre estos se encuentra eso que lleva el enigmático nombre de “cultura de la cancelación”. Por tal se entiende la estrategia de señalar, atacar o desprestigiar a alguien con el fin de destruir su reputación. El hecho diferencial respecto a otras formas de trollismo consiste, sin embargo, en que en este caso se busca que tenga consecuencias concretas, que provoque el despido de alguien en un periódico, por ejemplo. En general, que la persona sea anulada, “cancelada”, en todas las dimensiones posibles.

Es lo que ha ocurrido a algunas celebridades, como Woody Allen o Kevin Spacey, a los que en Estados Unidos se ha dejado fuera de juego, o un dibujante anónimo de The New York Times al que se despidió por ser acusado de antisemita en la Red por una caricatura sobre Netanyahu. Lo malo del caso es que esta práctica se ha trasladado a la propia lucha política, sobre todo frente a aquellos cuyas opiniones divergen de lo que algunos de estos ejércitos del teclado estiman que “debería ser”. Más aun en estos momentos de polarización ideológica, marcados por la rehabilitación del discurso antirracista y la sensibilidad hacia cuestiones identitarias, la madre de casi todas las batallas políticas estadounidenses.

Si quieres apoyar la elaboración de noticias como esta, suscríbete a EL PAÍS
Suscríbete
Lo que está en juego en estos momentos es nuestra propia identidad como sociedad tolerante y plural

Es importante, por tanto, que tengamos en cuenta algunas de las peculiaridades de Estados Unidos para entender el fenómeno en toda su extensión. Porque, curiosamente, es el país donde se establecen menos trabas legales a la libertad de expresión y donde a la vez impera la corrección política y la autocensura cuando se trata de pronunciarse sobre cuestiones delicadas. Al menos hasta la llegada de la alt-right y Trump, los primeros en romper los tabúes tradicionales, que han sido replicados luego por el otro extremo. Es allí también donde la cultura de la cancelación consigue más eficazmente el efecto deseado: despidos de profesores, restricciones para publicar a personas señaladas, etc.

Sobre este trasfondo es como debemos analizar la famosa Carta de los 153 de Harper’s, a la que aquí voy a dar por leída. Las críticas que ha recibido muestran a las claras algo de lo que ya dimos cuenta en estas páginas, cómo el poder de los intelectuales ya no es lo que era. Una de estas críticas incide sobre esto mismo: que ellos, los que consiguen publicar en todo el mundo sin ninguna cortapisa, hablen de límites a la libertad de expresión suena, en efecto, a postureo, a actitud bienpensante desde detrás del confort de su bien merecido estatus. Lo que importaría es la disputa de los ciudadanos de a pie que tienen que abrirse paso en sus luchas con poco más que su activismo en la red y, encima, representando posiciones presuntamente justas. Los 153 han conseguido avalar a los ya convencidos, pero han excitado a la vez a los amantes de las guerras políticas en la Red; les ha brindado otra ocasión para reafirmarse en su caza de gigantes. Como decíamos al principio, el debate intelectual se dirime hoy en este otro frente.

Y, sin embargo, hay una denuncia en la carta que merece toda nuestra atención, la necesidad de no confrontar justicia a libertad. Bien mirado, aquí es donde reside la semilla de todo el enfrentamiento ideológico desde el siglo XIX. En su versión del siglo XXI se presenta como la amenaza a la libertad de expresión en nombre de lo que se considera la opinión correcta sustentada sobre presuntos principios morales, y amenazada tanto por la derecha como por la izquierda. La cultura de la cancelación sería expresión, por tanto, de prácticas iliberales. Lo que quedaría así vulnerado es, pues, tanto el pluralismo como la tolerancia, los dos pilares de la cultura liberal. Y es difícil no estar de acuerdo con esta frase de la Carta: “La forma de derrotar las malas ideas es mediante la exposición, la discusión y la persuasión, no tratando de silenciarlas o desecharlas”.

Por cierto, la palabra “tolerancia” no aparece ni una sola vez en el texto. Quizá porque hemos perdido de vista su auténtico significado, que está lleno de recovecos y paradojas. Porque, recordemos, aquello que toleramos es algo que no nos gusta, que “rechazamos”, que no coincide con la propia opinión, pero que, por respeto a la autonomía del otro para pensar o actuar por sí mismo, toleramos. Justo lo contrario de lo que vemos en la Red, donde el no coincidente, el que discrepa de nuestra posición, es visto siempre como alguien deleznable y merecedor de ser reprendido. Pero, y aquí es donde está el problema, no todo puede ser tolerado porque si no carecería de sentido el concepto. Hay límites a la permissio mali, a la aceptación de lo que no nos gusta. Los discursos del odio, por ejemplo, son intolerables.

A lo que estamos asistiendo hoy es al estrechamiento partidista de estas líneas rojas. Oscilamos entre la indiferencia —nos da igual lo que piense o haga el otro— y la intolerancia pura, cuando aquello a lo que nos conmina esa virtud política es a respetarnos en nuestras diferencias y a dirimir dialógicamente las discrepancias. Otra cosa ya es, desde luego, que el “mercado de las ideas” tenga restricciones de entrada y sea un oligopolio de las élites, muchas de las cuales, por cierto, se han comprado su propio ejército de mercenarios del teclado y juegan descaradamente a la política posverdad. Pero porque la realidad no se ajuste al ideal no es motivo para tirarlo por la borda. ¿Alguno de ustedes discrepa de la frase antes citada? Si no es así, ¿por qué no tratar de alcanzarlo? Lo que está en juego es nuestra propia identidad como sociedad tolerante y plural.


Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS