_
_
_
_

¿Quién era Cynthia Powell, la primera mujer de John Lennon, que rompió con su imagen de santo y pasó sus últimos días en Mallorca?

En 2015, la británica falleció en su casa de Calvià, pero durante la década de los sesenta, su papel resultó fundamental para evitar la separación de The Beatles y en los ochenta dio al mundo una versión muy diferente de aquella estrella y activista que el público idolatraba

John Lennon y su esposa Cynthia, en el aeropuerto Heathrow de Londres en el verano de 1968.
John Lennon y su esposa Cynthia, en el aeropuerto Heathrow de Londres en el verano de 1968.Cordon Press
Amanda Rojo

Cynthia Powell conoció a John Lennon en 1957, cuando ninguno de los dos había cumplido aún los 20 años. En la Escuela de Arte de Liverpool nada parecía presagiar que aquel joven, que acababa de formar un grupo llamado The Beatles, se convertiría en un ídolo. “Era un dejado, un teddy boy [subcultura basada en el rock and roll surgida tras la Segunda Guerra Mundial]”, recordó Powell en una entrevista que concedió a The Sun poco antes de fallecer. “Parecía que te fuese a pegar si le mirabas. Acabó en mi clase de caligrafía, pero él no quería estar allí”, le contó al periodista Alex Belfield.

Lennon tenía sus pensamientos muy lejos de aquellas aulas. Por aquel entonces, ya había empezado a escribir canciones junto a Paul McCartney. No tardó demasiado en unirse George Harrison y, junto a otros dos componentes que después abandonarían la banda, dieron sus primeros conciertos en Liverpool. Mientras, Powell seguía empeñada en convertirse en profesora de dibujo, una determinación que había tenido desde que a los 12 años ganara su primer concurso dibujando una bailarina para un periódico local por el que recibió una libra.

La historia de la pareja comenzó con un ataque de celos de Lennon en el pub Ye Cracke. Después de ignorar a Cynthia durante toda la noche, la tomó con fuerza de la mano y en una habitación de un hostal cercano hicieron el amor por primera vez. Después de aquello, Powell se deshizo de sus gafas y se tiñó el pelo de rubio a lo Brigitte Bardot, como a Lennon le gustaba. Juntos se lanzaron al estilo de vida del sexo, drogas y rock and roll. El coito en callejones era frecuente. Los ataques de celos, también.

Las cosas se pusieron realmente feas cuando el músico abofeteó a su novia tras verla bailar con su mejor amigo. Este suceso los haría separarse durante tres meses. La víctima lo recordó muchos años después en una entrevista para la BBC. “Se puso rojo. Pero no fue hasta al día siguiente, después de haber estado dándole vueltas toda la noche, cuando me cogió a la salida de los baños de mujeres en el sótano de la Universidad y me dio un tortazo. Me golpeé con la cabeza en la parte trasera de las tuberías y él se marchó”.

Cynthia Powell y John Lennon llegan al aeropuerto de Londres en 1964.
Cynthia Powell y John Lennon llegan al aeropuerto de Londres en 1964.Cordon Press

No fue ella la única que calificó la naturaleza del músico como violenta. En 1980, durante una entrevista concedida a Playboy poco antes de su muerte, él mismo habló sin tapujos sobre su temperamento machista. “Solía ser cruel con mi mujer. Pegaba mucho. No sabía cómo expresarme y pegaba. Peleaba con hombres y golpeaba a las mujeres”. A lo largo de los años, Powell dibujó en numerosas ocasiones el perfil de un hombre celoso y posesivo, que no conseguía deshacerse de sus demonios internos. “Yo perdí a mi padre con 17 años y él perdió a su madre después de un accidente de coche también a los 17 años. Aunque no hablamos sobre ello hasta mucho tiempo después, creo que aquello nos unió. Sentíamos empatía por la tragedia”, señaló años después Cynthia.

La culpa de todo (no) la tiene Yoko Ono

Cuando Powell se quedó embarazada “como resultado de una noche de sábado”, según comentaría después Lennon, a la joven no le quedó más remedio que casarse con el músico. Juntos se mudaron a un piso que el mánager del grupo, Brian Epstein, había buscado para ellos. Por aquel entonces, en 1962, la banda ya había empezado a tener éxito actuando en Hamburgo y se acercaba la publicación de su primer álbum.

Cynthia abandonó sus deseos y su vida. Se convirtió en la mujer de. “Fue un matrimonio extrañísimo en comparación con los demás. No hubo ni un fotógrafo. No tenemos ni una sola foto de aquel día. El hombre que nos casó parecía que estaba en un funeral y no en una boda”, le contó a The Sun.

El mánager de The Beatles prohibió que el embarazo de Powell se hiciese público. Así se trataba de evitar que el músico perdiese a sus seguidoras, que ya eran legión. Pero aunque la pareja se mantenía alejada del tumulto del centro de la ciudad, Cynthia sufría el acoso por parte de las fans. “Tuve que esconder mi embarazo durante meses. Me preguntaban constantemente si era la mujer de John, y yo tenía que negarlo y decir: ‘No, no. Soy otra persona’”, recordó para una entrevista en la radio pública de Estados Unidos en 1985.

Cynthia Lennon, en la presentación de la biografía 'John' en 2005.
Cynthia Lennon, en la presentación de la biografía 'John' en 2005.David Westing

“Lo fundamental para mí es que ambos se enamoraron cuando ella tenía 18 y él 17”, contó el dramaturgo Mike Howl a The Guardian con motivo de su obra de teatro This Girl –basada en la vida de Cynthia– en 2019. “Siempre me molestó que nadie reparase en la influencia de Cynthia [en la banda]”. Howl aseguraba que si no hubiese sido por el apoyo de Powell, que escuchaba los lamentos de su marido a diario, el músico “hubiese perdido totalmente el control” y, como consecuencia, seguramente, habría abandonado el grupo.

Con todo, el amor de Powell, que luchaba desde la distancia en su casa de Weybridge (Londres) por sacar adelante al primer hijo de ambos, Julian, no resultó suficiente para salvar la relación. En 1968, después de encontrar a su marido junto a Yoko Ono en su cama, le pidió el divorcio. Cynthia culpó al consumo de LSD por parte de Lennon del colapso de su matrimonio. Años después, el músico lo negó a través de una carta: “Como ambos sabemos, lo nuestro estaba ya acabado antes del LSD o de Yoko Ono. ¡Esa es la realidad!”.

En la misiva, que data de 1976 y que fue subastada años después, Lennon insiste además en que “los viajes [de ácido] eran de los dos” y que su exmujer le había rogado tras el fin de su relación que se separase de Ono y se volviesen a casar. Para acabar, le pedía que dejara de hablar de su banda y de él en los medios.

Un divorcio, una muerte y una herencia

Powell tuvo que cuidar a su hijo sola. Tras la separación, recibió 100.000 libras, pero el dinero pronto se acabó. Entonces, Cynthia decidió subastar algunos objetos personales vinculados al que había sido su marido, como una guitarra eléctrica con dedicatoria (“Para Julian, de papá. Navidades de 1973”) o la letra que Paul McCartney había escrito para su hijo durante el divorcio de sus padres (“Hey Jules” en vez de “Hey Jude”). También lo intentó con varios restaurantes dedicados a The Beatles en los que la decoración la formaban objetos relacionados con la banda que Cynthia conservaba. En 1995, Paul McCartney le produjo un álbum que pasó sin pena ni gloria.

Julian Lennon abraza a su madre Cynthia en Liverpool durante la inauguración de un monumento a la paz para celebrar el 70 cumpleaños de John Lennon, en octubre de 2010.
Julian Lennon abraza a su madre Cynthia en Liverpool durante la inauguración de un monumento a la paz para celebrar el 70 cumpleaños de John Lennon, en octubre de 2010.Nathan Cox (Getty)

También escribió dos biografías en las que recordaba los primeros años del cantante junto a ella: A twist of Lennon (1978) y John (2005). Sobre este último libro, Powell reconoció que el único propósito de la publicación había sido ganar dinero para pagar las adicciones de su hijo, Julian, quien poco después, tras más de una década de litigio, lograría que Yoko Ono abonara el segundo pago (unos 25 millones de dólares) sobre lo que legalmente le correspondía de la herencia de su padre. En el que hubiera sido el 70º aniversario de Lennon, se reunieron por primera vez Yoko y Cynthia, aprovechando una exposición de fotos de Julian en Nueva York. Tres décadas antes, cuando Lennon fue asesinado, la artista conceptual había vetado a Powell en el funeral: “No eres una amiga mía del colegio”. En 2002, la primera esposa de Lennon empezó una relación sentimental con el empresario Noel Charles, con el que vivió en Calvià, Mallorca. Dedicó el tiempo a dibujar. Cynthia Powell falleció en 2015.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_