_
_
_
_
_

Paul Anderson, de ‘Peaky Blinders’, tranquiliza a sus seguidores sobre su estado de salud: “¡Me siento bendecido y de vuelta a los negocios!”

El actor alarmó a sus fans cuando se viralizaron unas imágenes en las que costaba reconocerlo por su aspecto demacrado. Según indica ahora en sus redes sociales, solo era una gripe: “A nadie le importa la verdad cuando la mentira es mucho más entretenida”

Paul Anderson 'Peaky Blinders'
El actor Paul Anderson en el estreno de la cuarta temporada de 'Peaky Blinders' en Birmingham, en 2017.Aaron Chown (PA Wire/PA Images / Cordon Press)
El País

Mientras los seguidores de Peaky Blinders presencian el auge al estrellato del protagonista de la serie, Cillian Murphy (Cork, 47 años), que está arrasando en la temporada de premios y es uno de los favoritos al Oscar por su papel en Oppenheimer, también han sido testigos del impactante cambio físico de Paul Anderson (Londres, 46 años), quien interpreta a su hermano mayor en la ficción de gánsteres ingleses. La preocupación por el estado de salud del actor ha acaparado la atención de la prensa británica e internacional después de que el pasado 22 de febrero salieran a la luz unas imágenes captadas por el New York Post en las que costaba reconocer a Anderson. Se le veía paseando por Londres, mientras comía un bocadillo, con un semblante pálido, triste y demacrado, vestido con ropa muy ancha y la mirada perdida. Las fotografías no tardaron en hacerse virales acompañadas de mensajes de seguidores alarmados. Casi una semana después, ha sido el propio actor el que ha acudido a sus redes sociales para tranquilizarlos. “¡Me siento bendecido y de vuelta a los negocios!”, arranca su última publicación de Instagram, de este martes 27 de febrero.

El texto va acompañado de dos fotos que se ha hecho él mismo, una en un coche, sonriendo, y otra en la calle, con los dedos en gesto de la V de victoria. Ninguna de las dos lleva filtros, según advierte él en el texto, en mayúsculas, como queriendo dejar claro que ese es su verdadero aspecto y que luce mucho más sano de lo que se ha hecho creer en las últimas semanas. “Acabo de terminar mis compromisos finales con una obra. Estoy realmente agradecido de haber sido capaz de mostrar un personaje que tengo la fe de que sorprenderá al público cuando salga esta serie”, ha explicado el actor, que próximamente aparecerá en la serie The Gray House, todavía en producción. También ha aprovechado la publicación para agradecer “los mensajes de cariño y apoyo” que ha recibido estos días, pero con advertencia incluida a sus 828.000 seguidores: “Los veo y aprecio humildemente y sinceramente. Recuerda siempre que a nadie le importa la verdad cuando la mentira es mucho más entretenida. He vuelto, no te preocupes por eso”.

La foto en el interior del coche ha ido a parar también a las stories del Instagram de Anderson, donde ha hecho otra aclaración sobre las causas de su desmejorado aspecto de la semana pasada. “He estado absolutamente aplastado por la gripe”, comenta junto a un emoticono con mascarilla.

Puede que la situación actual del actor, que también ha aparecido en películas como Legend o El renacido, no sea tan alarmista como se ha deducido por las fotos que han circulado por las redes y los medios en los últimos días, pero tampoco es tan positiva como él lo pinta en sus redes sociales. Las imágenes se produjeron después de que el pasado 26 de enero Anderson se declarara culpable de posesión de crack y anfetaminas. El intérprete británico estaba tomando algo en un pub londinense con un amigo y su bebé cuando la policía local entró y encontró la droga de clase A y una pipa para fumarla. Cuando Anderson compareció ante el tribunal admitió poseer no solo eso, sino también anfetaminas de clase B y dos sustancias recetadas de clase C. Al final, el veredicto del juez lo declaró culpable de cuatro cargos relacionados con las drogas y lo multó con un total de 1.345 libras (unos 1.573 euros).

“A menudo es reconocido y hace todo lo posible para complacer a los fans de la serie metiéndose en el personaje”, argumentó su abogada, en alusión a su papel de Arthur Shelby en Peaky Blinders, personaje para quien no son ajenos los problemas de adicciones. Pero este comportamiento, que parece más propio de su personaje en la ficción, no hizo más que preocupar a los seguidores de los hermanos Shelby, sobre todo por si ponía en peligro la aparición de Anderson en la próxima película que va a poner punto final a las seis temporadas de la serie. “[El guionista] Steven Knight todavía está escribiendo el guion. Pero este asunto [sus posibles adicciones] creará enormes problemas, ya que será muy difícil tener una película de Peaky Blinders sin un personaje tan fundamental, y será difícil que repita el papel como si nada hubiera pasado”, reconoció una fuente cercana a los creadores de la serie al Daily Mail. “La tercera opción sería cancelar todo. Creo que lo más probable es que siga adelante y solo Steven sabe qué personajes aparecerán”, admitió. De momento, lo único que se sabe es que el rodaje está previsto para este verano.

Paul Anderson y Cillian Murphy en una escena de la tercera temporada de 'Peaky Blinders'.
Paul Anderson y Cillian Murphy en una escena de la tercera temporada de 'Peaky Blinders'.©Netflix/Courtesy Everett Collection (©Netflix/Courtesy Everett Collection / Everett Collection / Cordon Press)


Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_