Hilary Duff desvela que sufrió desordenes alimenticios de adolescente: “Era horrible”

La actriz se desnuda física y emocionalmente en una entrevista con la revista ‘Women’s Health’, donde explica cómo ha evolucionado su relación con su cuerpo: “Cuanto mayor me hago, más segura estoy de mí misma”

Hilary Duff posa ante los fotógrafos en la gala Baby2Baby en noviembre de 2021 en Hollywood, California.
Hilary Duff posa ante los fotógrafos en la gala Baby2Baby en noviembre de 2021 en Hollywood, California.Emma McIntyre (Getty)

Hilary Duff (Houston, Estados Unidos, 34 años) se ha desnudado literal y metafóricamente para la revista Women’s Health. La actriz de Cómo conocí a vuestro padre ha hablado sobre la complicada relación que ha tenido con su cuerpo a lo largo de los años. Lo hizo el pasado mayo en la versión estadounidense de la revista y lo ha vuelto a hacer ahora para su edición australiana. En esta última, Duff ha admitido que la “horrible” presión por tener una determinada talla cuando era adolescente la llevó a enfrentarse a un trastorno alimenticio a los 17 años. Ahora, asegura, ha llegado a un punto en el que acepta plenamente su cuerpo, independientemente de si cumple o no los estándares de Hollywood.

Hilary Duff saltó a la fama con 14 años, cuando empezó a emitirse la serie de Disney Chanel Lizzie McGuire (2001-2004). A pesar de contar con solo dos temporadas y una película, la ficción alcanzó la fama global y convirtió a su protagonista en un ídolo adolescente. Tanto es así que en la actualidad, 20 años después, se prepara una nueva temporada. Paralelamente, y siempre ligada al universo Disney, Duff lanzó una exitosa carrera musical.

Fue durante esta época, explica la estrella, cuando empezó a obsesionarse con su cuerpo. “Debido a mi carrera, no podía evitar pensar: ‘Estoy ante las cámaras y las actrices están delgadas’. Era horrible”, ha explicado a la revista.

La actriz ha vuelto a estar en el foco en los últimos meses gracias a la telecomedia Cómo conocí a vuestro padre (disponible en España en Disney+). Pero según explica ahora sabe lidiar con la atención mediática con mayor serenidad y ha desarrollado una nueva relación con su cuerpo. “Creo que cuanto mayor me hago, más segura estoy de mí misma. Mi cuerpo ha tenido muchas formas y tamaños diferentes, y me fascina, en primer lugar, ser mujer. Y también todos los cambios que puede sufrir tu cuerpo a lo largo de la vida”, ha explicado.

Duff ha dado esta entrevista a una revista especializada en deporte y bienestar físico. Acompañan sus declaraciones fotos de la actriz desnuda (en la versión estadounidense) y en bañador (en la australiana) con un cuerpo que encaja a la perfección en los estándares de Hollywood. Su perfil se completa con declaraciones de su entrenador personal alabando su desempeño en el deporte. “Valoro mi salud, hago actividades que me hacen sentir fuerte en lugar de solo mejorar el exterior”, explica la actriz en la revista. “Paso tiempo con gente que me hace sentir bien y que comparte puntos de vista similares sobre la salud y la positividad corporal, duermo lo suficiente y mantengo una dieta equilibrada”.

Así, la historia que cuenta Hilary Duff en la revista no es tanto una de alguien que haya dejado de intentar encajar en los estándares de un cuerpo normativo, sino más bien la de alguien que ha dejado atrás un trastorno alimentario. Sigue cuidándose, explica, pero no está obsesionada como lo estuvo de adolescente. “Creo que a mis 34 años he ganado mucho respeto por mi cuerpo. Me ha llevado a todos los sitios a los que necesitaba ir. Me ha ayudado a construir una hermosa familia”, explica la actriz. Duff tiene tres hijos. El primero, Luca, de nueve años, fue fruto de su primer matrimonio con del exjugador de hockey sobre hielo Mike Comrie, del que se separó en 2014. Los dos siguientes, Violet, de tres, y Mae Mae, de uno, los tuvo con su actual marido, el músico Matthew Koma, con quien se casó hace dos años. “Amo este caos” dijo hace unos meses sobre su numerosa familia a la revista People. “Aunque cuente, con ayuda, porque trabajo mucho y tengo niñeras, a veces nunca es suficiente. Y los niños siempre quieren a su mamá, parece que soy la única en la habitación”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS