Sharon Stone asegura que su activismo contra el sida casi destruye su carrera: “No trabajé durante ocho años”

La actriz estadounidense cuenta en un festival de cine celebrado en Arabia Saudí cómo su decisión de sustituir a Elizabeth Taylor al frente de la fundación amfAR le costó vetos y amenazas de los que no se arrepiente

La actriz Sharon Stone asiste a la gala de apertura del Festival Internacional de Cine del Mar Rojo el pasado 1 de diciembre de 2022.
La actriz Sharon Stone asiste a la gala de apertura del Festival Internacional de Cine del Mar Rojo el pasado 1 de diciembre de 2022.EAMONN MCCORMACK (Getty Images for The Red Sea International Film festival)

La actriz Sharon Stone (Pensilvania, 64 años) ha contado en el Festival de Cine del Mar Rojo, que se celebra estos días en Arabia Saudí, que su decisión de apoyar amfAR, una organización fundada por Elizabeth Taylor que se dedica a recaudar fondos para la investigación del VIH/Sida, supuso una amenaza para su trabajo. “Destruyó mi carrera. No trabajé durante ocho años. Me dijeron que si volvía a hablar de condones se eliminarían los fondos. Me amenazaron de muerte en varias ocasiones y decidí que tenía que seguir adelante”, explicaba la protagonista de Casino (1995) el pasado viernes en una charla, visiblemente emocionada, según recoge la revista People.

La actriz y activista explicó en la misma conversación que fue una gran sorpresa para ella cuando la organización benéfica le pidió por primera vez en 1995 que reemplazase a la entonces presidenta Elizabeth Taylor en su famoso evento anual de recaudación de fondos en el Festival de Cine de Cannes. Stone discutió la propuesta con su entonces publicista, Cindy Berger, que ya le advirtió del peligro que supondría aceptarla. “Ella me dijo: ‘Si lo haces, destruirás tu carrera’. En ese momento no se te permitía hablar sobre sida. Entonces le dije: ‘Lo sé, pero lo voy a hacer, me vas a matar’. Ella respondió: ‘Y si no lo haces, también te voy a matar” explicó la artista.

“No tenía idea de la resistencia, la crueldad, del odio y de la opresión a los que nos enfrentaríamos”, añadió Stone. A pesar de las amenazas a las que se enfrentó, la actriz decidió mantener el rumbo y prometió apoyar la campaña de investigación hasta que se encontraran los medicamentos que podrían combatir el virus. “Me quedé durante 25 años, hasta que tuvimos anuncios de tratamientos contra el sida en la televisión igual que habíamos tenido de aspirinas”, explicaba la intérprete, que aseguró en la misma charla que no se arrepiente de haber tomado esa decisión, a pesar de los riesgos.

La artista también quiso aprovechar el momento para declararse orgullosa muchos de los logros de la organización que lidera, señalando que antes de que se desarrollaran los medicamentos antirretrovirales para combatir el VIH, 40 millones de personas morían tras contraer el virus. “Ahora 37 millones conviven con VIH y pueden hacerlo de manera saludable”, añadía, visiblemente emocionada.

Después de una ausencia de ocho años, Sharon Stone volvió a presentar la Gala amfAR celebrada en el Festival de Cannes el pasado mayo. Su última aparición en el mismo evento fue en 2014, en la 21ª edición, cuando la organización logró recaudar 35 millones de dólares (más de 33 millones de euros) en una noche.

Además de mantener su lucha contra el VIH, desde principios de noviembre la artista afronta una lucha particular contra un tumor fibroide que le fue diagnosticado después de haber obtenido un resultado erróneo tras una primera consulta. Stone lo hizo público a través de su perfil de Instagram, donde anunció también que estará de baja entre cuatro y seis semanas para recuperarse por completo. “Otro diagnóstico erróneo y otro procedimiento incorrecto. Y con doble epidural. Después de que me empeorase el dolor, decidí pedir una segunda opinión: Tengo un gran tumor fibroide que debe extirparse”, ha escrito la intérprete en un Stories publicado en su cuenta, en la que tiene 3,4 millones de seguidores.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS