Camila rompe una de las tradiciones históricas de la monarquía: no tendrá damas de compañía

La reina consorte británica ha escogido a seis confidentes y amigas íntimas que la acompañarán en el día a día y ejercerán funciones muy diferentes a las que hacían las antiguas ‘ladies in waiting’

La reina consorte acude a la fundación Barnardo's para donar los osos Paddington con los que los británicos homenajearon a Isabel II, el 24 de noviembre de 2022, en Londres.
La reina consorte acude a la fundación Barnardo's para donar los osos Paddington con los que los británicos homenajearon a Isabel II, el 24 de noviembre de 2022, en Londres.ANDY RAIN (EFE)

Apenas tres meses después de su proclamación como reina consorte, Camila ya ha roto una de las tradiciones más antiguas de la monarquía británica: será la primera reina desde hace siglos que no tenga damas de compañía. Ha sido el palacio de Buckingham quien ha confirmado el cambio en un comunicado emitido este fin de semana y que ya adelantó el tabloide británico Daily Mail en octubre.

A partir de este momento, Camila contará con la ayuda de las llamadas compañeras de la reina o Queen’s companions, un puesto que no existía hasta ahora y que reemplazará al de dama de compañía o ladies in waiting (cuya traducción literal es “mujeres a la espera”) que han formado parte de la monarquía desde la Edad Media. Durante la vida de Isabel II, tanto ella como su hermana, la princesa Margarita, estuvieron acompañadas por sus damas de compañía, conocidas cariñosamente como Head Girls, en giras reales y deberes oficiales, que hacían de consejeras y ejercían funciones de secretarias. Una tarea que no va a volver a verse en la monarquía británica, al menos por el momento.

Según ha anunciado Buckingham, Camila ha reclutado a seis confidentes y amigas íntimas que la ayudarán en el día a día. Sarah Troughton ostenta el cargo de lord teniente de Wiltshire desde 2012, además de ser prima segunda de Carlos III. Lady Sarah Keswick es amiga íntima de los reyes desde hace años. Carlyn Chisholm forma parte de la Cámara de los Lores por el ala conservadora como miembro vitalicio. Fiona Shelburne, marquesa de Lansdowne, es diseñadora de interiores profesional y cuenta con su propio estudio desde hace más de tres décadas. Katherine Brooke también es amiga íntima de los reyes, además de ser hija de una de las exdamas de honor de Isabel II durante su reinado. Acompañará a su madre en palacio, puesto que esta seguirá ayudando al rey bajo el título de dama de la casa. Jane von Westenholz es amiga de los reyes desde hace décadas. Su hija es también amiga íntima del príncipe Enrique y fue precisamente quien le presentó a Meghan Markle.

“La reina consorte no quería ni necesitaba damas de honor. Las acompañantes tendrán un papel diferente. Estarán ahí para brindarle apoyo y compañía. Al final de un día muy ajetreado, es bueno tener un viejo amigo a tu lado”, ha explicado una fuente cercana al diario The Sunday Times.

Con este cambio, las antiguas damas de compañía de la reina Isabel II, que todavía seguían en palacio, continuarán junto a los nuevos reyes, pero en este caso cambiarán de título y pasarán a ser conocidas como damas de la casa. Lady Susan Hussey, la dama Mary Morrison y la también dama Annabel Whitehead ayudarán a Carlos III en la organización de eventos formales en el palacio de Buckingham. Por el contrario, no se encargarán de atender la correspondencia real ni de planificar la agenda, función que desempeñaban hasta el momento bajo ese papel de damas de compañía; a partir de ahora solo tendrán que acompañar a Camila en actos oficiales de manera más ocasional. Aunque no recibirán un salario por ello, sí cobrarán dietas para cubrir sus gastos.

En los últimos años, a Isabel II la acompañaron un total de siete damas de compañía. Sin embargo, su avanzada edad —similar a la de la soberana— hizo que, poco a poco, fueran dejando el puesto o falleciendo. De hecho, a principios de diciembre de 2021 moría a los 101 años Ann Fortune, duquesa de Grafton, su dama de compañía desde nada menos que 1967 y que ostentaba el cargo de Mistress of the Robes, algo como “señora de los vestidos” o “de los ropajes”. Según el diario The Times, ese curioso título existe desde finales del siglo XVI, con el reinado de Isabel I (que llegó a tener, al menos, una treintena de damas), y originalmente implicaba que la así nombrada se ocupara de las ropas y las joyas de la reina; con el tiempo evolucionó para implicar ser la cabeza de las damas de compañía de la soberana, gestionar sus tiempos y organizar a las demás en los eventos referentes a la reina. También en diciembre, unas semanas después que Fortune, moría quien era dama de compañía de Isabel desde 1987 y su amiga durante décadas, Diana Maxwell, lady Farnham, a los 90 años. En 2022 han fallecido otras dos de las antiguas damas de la difunta monarca. Hace apenas una semana moría también lady Frances Campbell-Preston, a los 104 años, que pasó 37 años junto a la reina madre.

El debut de las compañeras de la reina se producirá este martes en el palacio de Buckingham, cuando la reina consorte reciba a otras mujeres de la realeza como Rania de Jordania, Matilde de Bélgica y la princesa Mary de Dinamarca. Se tratará de una recepción en palacio que pretenderá dar visibilidad a la violencia contra las mujeres y las niñas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS