_
_
_
_
_

Olivia Wilde recibe los documentos legales sobre la custodia de sus hijos en la presentación de su película en Las Vegas

Mientras mostraba el tráiler de su segunda película como directora ante 4.100 espectadores, la actriz recibió un sobre de los abogados de su expareja, Jason Sudeikis, que afirma que desconocía cuándo y dónde se iban a entregar

Olivia Wilde, con los documentos legales recibidos en el escenario del CinemaCon de Las Vegas, el 26 de abril de 2022.
Olivia Wilde, con los documentos legales recibidos en el escenario del CinemaCon de Las Vegas, el 26 de abril de 2022.VALERIE MACON (AFP)
María Porcel

Hace ya año y medio que la hasta entonces estable pareja formada por los actores Olivia Wilde (Trece en la serie House) y Jason Sudeikis (protagonista de Cómo acabar con tu jefe y Ted Lasso) decidió tomar caminos separados. Durante casi una década, fueron una de las más reconocidas de Hollywood: empezaron a salir en noviembre de 2011, se prometieron en 2013 —nunca se casaron— y tienen dos hijos en común, Otis Alexander y Daisy Josephine. Sin embargo, a finales de 2020 anunciaron su separación y apenas unas semanas después se conoció la nueva relación de Wilde: salía con el cantante Harry Styles. Ahora, un nuevo paso en el guion de su separación ha tomado un giro inesperado y se ha convertido en asunto de portada de los medios estadounidenses. Un momento rocambolesco al que ninguno de los protagonistas logra dar una explicación clara.

Todo empezó la noche del martes, cuando Wilde, de 38 años, se subía al escenario del Caesars Palace’s de Las Vegas (Nevada, EE UU) durante un evento cinematográfico llamado CinemaCon. En él presentó la película Don’t Worry Darling, la segunda que dirige tras Súper Empollonas, y que protagoniza ella misma junto a Florence Pugh, Chris Pine y Styles, su actual pareja y a quien conoció en el rodaje. Vestida con un traje azul oscuro y ante el público congregado, Wilde estaba empezando a hablar de su cinta, ambientada en los años cincuenta y que llegará el próximo otoño, cuando una mujer se acercó al escenario.

La mujer le tendió a Wilde un sobre grande, marrón, sobre el que se leía: “Personal y confidencial”. “¿Esto es para mí?”, contestó ella con cierta sorpresa, comentando que le resultaba “muy misterioso”. Todo ello en plena presentación, tal y como han afirmado testigos presenciales en varios medios, que creyeron que se trataba de un guion. Después de agregar: “Vale, gracias, lo tengo”, la actriz y directora abrió el sobre, miró su contenido y siguió adelante con su presentación, mostrando un tráiler de la película y explicando detalles sobre ella. Sin pestañear. La anécdota podría quedar ahí. Sin embargo, el portal especializado en cine Deadline ha dado a conocer que el sobre contenía una serie de documentos judiciales relativos al acuerdo de custodia de sus dos hijos enviados por el equipo legal de su expareja, Sudeikis.

Olivia Wilde y Jason Sudeikis en una entrega de premios en Santa Mónica, California, el 12 de enero de 2020.
Olivia Wilde y Jason Sudeikis en una entrega de premios en Santa Mónica, California, el 12 de enero de 2020.DANNY MOLOSHOK (Reuters)

Ninguno de los representantes de ambos han querido explicar nada sobre el asunto, aunque fuentes cercanas al actor le han explicado tanto a Variety como a People que Sudeikis “no tenía conocimiento previo” de que le iban a dar a Wilde los documentos en plena presentación ni del “momento o el lugar en que se iba a entregar el sobre”. “Eso dependía solo de la empresa de reparto involucrada, y él nunca aprobaría que se realizara una entrega de un modo tan inapropiado”, han dicho sobre esos documentos, que “buscaban establecer la jurisdicción acerca de los niños de Wilde y Sudeikis”, afirman esas fuentes. Por otra parte, un abogado especializado en asuntos de familia que ha hablado con la revista People ha asegurado que es “altamente improbable” que Sudeikis no supiera los detalles de cómo se entregaría esa documentación legal a Wilde. “Si vas a llegar a tal extremo de hacerlo de manera pública, de modo que avergonzarás al otro, no puedo comprender que el cliente no lo sepa. Como abogado, estás obligado a compartir este tipo de detalles con tu cliente”.

Ese sabotaje, inesperado o calculado, también ha afectado a la organización del festival. Wilde estaba hablando de su cinta ante un público de más de 4.100 personas de la industria del cine, que la aplaudieron tras la presentación de un tráiler que ella introdujo con toda naturalidad tras recibir los papeles. Según Deadline, toda persona que accede a la sala y que no pertenece al mundo del cine (actores, productores, exhibidores...) deben adquirir una entrada específica con una chapa; por tanto, la mujer que le entregó el sobre debería estar identificada al haberla comprado.

El director de la cita cinematográfica ha asegurado que “jamás, en la historia de la convención” les había ocurrido algo así: “un incidente donde un delegado se haya aproximado al escenario sin estar autorizado”. “A la luz de este hecho, estamos reevaluando los procesos de seguridad para todos aquellos que acudan”, ha explicado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

María Porcel
Es corresponsal en Los Ángeles (California), donde vive en y escribe sobre Hollywood y sus rutilantes estrellas. En Madrid ha coordinado la sección de Gente y Estilo de Vida. Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, lleva más de una década vinculada a Prisa, pasando por Cadena Ser, SModa y ElHuffPost.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_