Charlène de Mónaco, ingresada por un profundo “agotamiento emocional y físico”

El príncipe Alberto desvela que su esposa está recibiendo tratamiento en un centro médico fuera de Mónaco, donde permanecerá varias semanas

Charlène y Alberto de Mónaco, el 18 de diciembre de 2019 en Montecarlo.
Charlène y Alberto de Mónaco, el 18 de diciembre de 2019 en Montecarlo.

La princesa Charlène de Mónaco está ingresada en un centro fuera de Mónaco donde sigue un tratamiento para recuperarse de su “profundo agotamiento, tanto emocional como físico”. Así lo ha desvelado su propio marido, el príncipe Alberto de Mónaco, en una entrevista con la revista estadounidense People, donde ha querido zanjar las habladurías que relacionan la ausencia de la exnadadora sudafricana con una crisis en su matrimonio. “Probablemente tenga que decir esto varias veces, pero no tiene nada que ver con nuestra relación. Quiero dejarlo claro. No son problemas entre nosotros, esto tiene una naturaleza diferente”, ha sentenciado.

Fue el pasado martes cuando el Palacio de Mónaco anunció que la princesa, de 43 años, se ausentaría de los actos de la fiesta nacional del Principado para este viernes, debido a la necesidad de Charlène de tomarse “un período de calma y descanso para recuperarse” de la complicada infección que sufrió a raíz de una intervención dental que la ha mantenido durante ocho meses en su país natal. La princesa, que regresó a Mónaco de Sudáfrica la pasada semana, ha decidido ingresar en un centro por voluntad propia y arropada por toda su familia para tratar esa profunda fatiga que, según el príncipe Alberto, arrastra desde hace un tiempo.

Reencuentro de Charlène con su marido y sus hijos en Mónaco tras seis meses separados, el pasado día 8.
Reencuentro de Charlène con su marido y sus hijos en Mónaco tras seis meses separados, el pasado día 8.Eric Mathon / Palais Princier

Según el Príncipe, su estado se debe en parte a las secuelas de las operaciones y tratamiento a los que se sometió en los últimos meses, pero no se trata solo de eso. “Puedo decir que estaba sufriendo una fatiga increíble. No podía dormir bien durante varios días, no estaba comiendo bien tampoco. Ha perdido mucho peso, lo que la hace más vulnerable a las enfermedades, como un catarro, una gripe o, Dios nos libre, la covid”, ha explicado.

La decisión la tomaron de manera conjunta cuando el soberano regresó el pasado fin de semana de un viaje oficial a Dubái. Fue él quien sentó a la princesa junto a sus hermanos y una de sus cuñadas. “Ella ya lo había decidido y solo queríamos que nos lo confirmara. Ella lo quería así. Sabía que lo mejor que podía hacer era irse, descansar y recibir el tratamiento médico adecuado”, ha contado el príncipe Alberto asegurando que el destino de Charlène no podía estar en Mónaco, por razones de privacidad, aunque confirma que sí está en Europa.

Sobre el momento de reunirse junto a su familia, Alberto de Mónaco, ha contado que todo fue muy bien. “Estaba muy tranquila y muy comprensiva. Se dio cuenta de que necesitaba ayuda. No se puede obligar a nadie a entender que necesita tratamiento, tienen que aceptarlo ellos mismos”, ha dicho. Y ha añadido: “Ella estaba de acuerdo. Y lo sabíamos, solo queríamos que se reafirmara delante de nosotros. Queríamos transmitirle que la queremos mucho, que estamos aquí para ella y que lo más importante es la salud, no debe preocuparse por nada más. Todos las queremos, sus hijos la quieren y queremos lo mejor para ella”.

El príncipe Alberto ha asegurado a People que tan pronto como puedan tanto él como sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella de Mónaco, de seis años, irán a visitar a Charléne, como ya hicieron en verano tras meses separados por la operación a la que se sometió la princesa. “La visitaremos. No en los próximos días, pero en cuanto tengamos el permiso del médico iremos allí. Este tipo de tratamientos, estos períodos de descanso, suelen ser de varias semanas”. Este viernes, durante la celebración del Día Nacional de Mónaco, los mellizos han querido rendir homenaje a su madre y, en su tradicional salida al balcón para saludar a los ciudadanos han mostrado sendos carteles con emotivos mensajes: “Te echamos de menos, mami” y “Te queremos”.

El príncipe Alberto de Mónaco junto a sus hijos, Gabriella y Jacques, que sostienen sendos carteles con mensajes de apoyo a la princesa Charlène, este viernes en el Día Nacional del Princiado.
El príncipe Alberto de Mónaco junto a sus hijos, Gabriella y Jacques, que sostienen sendos carteles con mensajes de apoyo a la princesa Charlène, este viernes en el Día Nacional del Princiado.VALERY HACHE (AFP)

Además de los rumores de crisis en su matrimonio, que acompañan a la pareja prácticamente desde que se casaron hace una década, durante los últimos días también se había especulado sobre una posible grave enfermedad como el cáncer o la covid, algo que Alberto de Mónaco también ha querido descartar. “Como sé que hay rumores, déjame decir: esto no es covid. Y no está relacionado con el cáncer. Tampoco es un problema de nuestra relación personal. Y si quieres discutir otra especulación, no está relacionado en absoluto con la cirugía estética”, ha zanjado antes de pedir respeto y privacidad: “Ella necesita privacidad; como familia necesitamos privacidad. Necesita tiempo para descansar en el mejor ambiente posible. Cuando las figuras públicas tienen problemas de salud, merecen privacidad como cualquier otra persona. Espero que todos lo entiendan. Dadnos el tiempo que necesitamos; dadle el tiempo que necesita ella para curarse, mejorar y estar de regreso con su familia en Mónaco. Charlène nunca pidió tener estos problemas, pero están ahí, desafortunadamente, y necesitamos espacio y privacidad para abordarlos. Así que les ruego a todos que lo entiendan y que por favor dejen a mi familia en paz durante las próximas semanas”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS