Alberto de Mónaco responde a los rumores de crisis matrimonial: “Charlene no se ha exiliado”

El soberano explica que solo la enfermedad ha mantenido a su esposa lejos de casa y que en ningún caso hay un distanciamiento, como se ha especulado: “Éramos un objetivo sencillo porque estamos en el ojo público”

Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco en una gala en Montecarlo en septiembre de 2020.
Los príncipes Alberto y Charlene de Mónaco en una gala en Montecarlo en septiembre de 2020.ERIC GAILLARD (Reuters)

Ni ha huido ni se ha exiliado. Alberto de Mónaco, cansado de los rumores y habladurías acerca de su matrimonio que se publican casi a diario desde hace meses en la prensa internacional, ha querido zanjar el asunto con una entrevista concedida a la revista estadounidense People. En ella ha hablado de la situación en la que se encuentran él y su esposa, Charlene de Mónaco, que vive desde hace meses en Sudáfrica, su país natal, lejos de su marido y de sus dos hijos.

Más información
Charlene de Mónaco, en un acto con niños en el palacio de Mónaco el 16 de diciembre de 2020.
Charlene de Mónaco, o cuando raparse el pelo es símbolo, reafirmación y viraje
Alberto y Charlene de Mónaco, 10 años de un matrimonio en eterna duda

En su entrevista, Alberto reitera que lo que mantiene lejos de su hogar a su esposa es una enfermedad. “¡Charlene no se fue de Mónaco exiliada!”, explica el príncipe. “No se fue porque estuviera enfadada conmigo o con alguien más. Se fue a Sudáfrica para comprobar el trabajo de su fundación allí y para pasar algo de tiempo con su hermano y sus amigos”, ha explicado el soberano monegasco, de 63 años, sobre su esposa, de 43.

“Se suponía que iba a ser una estancia de una semana larga, máximo diez días, y todavía sigue allí a causa de su infección y de todas las complicaciones médicas que han surgido”, ha afirmado, enfatizando: “No se ha exiliado. Ha sido un problema médico que ha necesitado tratamiento, simplemente”. En cualquier caso, Alberto parece positivo con la recuperación de Charlene y afirma que “está lista para volver a casa”. “Ya bromea con que está preparada para convertirse en polizón en un barco de vuelta a Europa”.

Charlene de Mónaco ha pasado meses sin aparecer por el principado. Ni siquiera pudo estar con su marido para celebrar los 10 años de su matrimonio, el pasado julio. Como ella misma contó en una entrevista en una radio en julio, durante una visita a Sudáfrica en mayo contrajo una “infección de oídos, nariz y garganta” que la ha mantenido lejos de su familia. “Lo que ha sido extremadamente difícil para mí fue cuando mi equipo médico me indicó que no podía regresar a casa para mi décimo aniversario de boda. Sin su amor [en referencia a Alberto] y apoyo no habría podido superar este momento doloroso”, relataba. En agosto tuvo que ser operada y su marido explicó que la cirugía, de cuatro horas de duración había ido bien. Finalmente, al acabar agosto el príncipe y sus hijos, Jacques y Gabriela, de seis años, fueron a ver a la princesa a Sudáfrica, donde publicaron algunas imágenes del reencuentro.

Pese a todo, con tantos meses de distanciamiento y como Charlene no volvía, los rumores empezaron a extenderse. El príncipe Alberto reconoce: “Probablemente debería haber dado carpetazo” a los rumores antes. “Pero estaba concentrado en cuidar de los niños. Y pensé que posiblemente se irían”, asegura en la revista. “Ya sabes que si intentas responder a todo lo que surge entonces estás respondiendo constantemente, estás desperdiciando tu tiempo”, asegura. Pero ahora ha decidido hacerlo porque, entre otras cosas, reconoce que esos rumores van cobrando su importancia y, poco a poco, van calando. “Por supuesto que la afectan a ella, y por supuesto que me afectan a mí. Una lectura incorrecta de los acontecimientos siempre causa problemas. Éramos un objetivo sencillo, fácil de golpear, porque estamos muchísimo en el ojo público”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS