Una boda de lujo, moda y fortuna: se casa Alexandre Arnault, hijo del tercer hombre más rico del mundo

El tercero de los cinco vástagos de Bernard Arnault, con una fortuna de 160.000 millones de euros, ha contraído matrimonio en París con la diseñadora Geraldine Guyot

Alexandre Arnault y Geraldine Guyot, en un desfile de Dior en febrero de 2020 en París.
Alexandre Arnault y Geraldine Guyot, en un desfile de Dior en febrero de 2020 en París.Victor Boyko (Getty Images)

La moda y el lujo se han dado cita este fin de semana en París para celebrar una esperada boda. El matrimonio entre Alexandre Arnault y Geraldine Guyot, una pareja que llevaba junta más de dos décadas y que ha decidido casarse. Una boda, además, con poca repercusión mediática —por propia decisión de los contrayentes—, pero con mucho interés: el novio es hijo de Bernard Arnault, el hombre más rico de Francia y el tercero del mundo solo por detrás de Jeff Bezos y de Elon Musk (con quien está muy empatado). Los Arnault acumulan un patrimonio que se ha duplicado en el último año y que supera los 160.000 millones de euros.

La familia es la fundadora y propietaria del conglomerado de moda LVMH, poseedora entre otras de casas como Louis Vuitton, Christian Dior, Loewe, Givenchy, Sephora, Guerlain, Hublot, Bulgari o Tiffany&Co. Precisamente Alexandre Arnault, el tercer hijo de Bernard, es a sus 29 años el vicepresidente ejecutivo de la marca de joyas desde el pasado enero. Anteriormente, durante más de cuatro años, ha sido CEO de la marca de maletas Rimowa, también parte del conglomerado del lujo.

Por su parte, la novia pertenece también al mundo de la moda, aunque en otra dimensión. Guyot estudió Arte en la prestigiosa escuela londinense Central Saint Martins, hizo prácticas en la casa de subastas Christie’s y tiene una marca propia de accesorios llamada D’estrëe que fundó en 2015 y en la que poco después se le unió su socia, Laetitia Lumbroso. Su primera línea estaba dedicada a los sombreros, y pronto dieron el salto a accesorios de piel y joyería, que han llevado de Beyoncé a Selena Gomez. Los precios de los sombreros rondan los 300 euros, mientras que los de los bolsos andan entre los 600 y los 1.100, y se venden en establecimientos de alta gama como Galeries Lafayette, Nordstrom y Bergdorf Goodman. El pasado 2020 la revista Forbes la nombró como una de las 30 jóvenes de menos de 30 años más prometedoras en el ámbito del comercio.

Para la ocasión, la novia no vistió de su marca, más centrada en los complementos, sino que confió en Jonathan Anderson, director creativo de la firma Loewe, que firmó su vestido: blanco, recto, con manga abullonada, por los tobillos y con aplicaciones de flores, que acompañó con unas sandalias blancas de piel y un ramo de los mismos colores.

Las únicas imágenes públicas de los novios en su enlace son las que ellos mismos han colgado en sus perfiles de redes sociales. “Todo empezó en 1998 y ahora es un SÍ de por vida”, escribía Arnault. Es decir, que ambos —que se comprometieron a finales del pasado diciembre— se conocen desde que eran niños, porque Arnault nació en 1992 y su ya esposa es de una edad similar.

Mientras que Guyot es una de las creadoras más observadas del panorama francés, su ya marido es un consolidado hombre de negocios que sigue la estela familiar creada por Bernard Arnault cuando empezó, allá por 1985, invirtiendo buena parte de su fortuna en hacerse con el control de Christian Dior. El resto del clan Arnault también se dedica al negocio, en distintos departamentos y con diferentes propósitos. La más conocida es Delphine, la mayor, de 49 años y fruto del primer matrimonio de Arnault con Anne Dewavrin. Ella es vicepresidenta de Louis Vuitton y responsable del premio LVMH para jóvenes talentos que creó en 2014. Tras ella está su hermano Antoine, también muy conocido, tanto por su cargo de director de comunicación de todo el conglomerado familiar como por ser el marido de la supermodelo rusa Natalia Vodianova, con quien lleva una década de relación. Del segundo matrimonio de Arnault junto a la pianista canadiense Hélène Mercier nació Alexandre, el novio de esta boda y uno de los máximos responsables de Tiffany. Después de él está Frédéric, de 26 años, que el pasado junio fue nombrado CEO de la firma de relojes Tag Heuer, y tras él está el pequeño, Jean, de 23 años y que ya ha hecho prácticas en la gran tienda Louis Vuitton de los Campos Elíseos de París.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS