Realeza

Dos horas de conversación de Carlos de Inglaterra con sus hijos para acercar posturas

El duque de Sussex permanece todavía en Londres y planea quedarse al menos hasta el miércoles para acompañar a la reina en su 95º cumpleaños

Guillermo y Enrique, con Kate Middleton, de camino al castillo de Windsor tras el funeral.
Guillermo y Enrique, con Kate Middleton, de camino al castillo de Windsor tras el funeral.Berzane Nasser/ABACA / GTRES

Los coches estaban preparados a las puertas del castillo de Windsor tras el funeral por Felipe de Edimburgo, celebrado el pasado sábado, para llevar a la familia real de regreso a casa, pero el príncipe Carlos dio la orden de que todos hicieran el camino de vuelta a pie. Solo la reina se subió en un coche con su dama de compañía. La propuesta del heredero no era casual. Millones de personas en todo el mundo observaban los gestos que se dispensaban unos a otros y en especial los príncipes Guillermo y Enrique, dos hermanos en el pasado muy unidos y ahora distanciados tras la marcha del menor a Estados Unidos. La táctica tuvo su efecto. Con la complicidad de Kate Middleton, el duque de Cambridge y el de Sussex caminaron juntos y cruzaron unas palabras.

Según señala el diario Daily Mail, que ha contratado a un experto lector de labios, el príncipe Enrique le dijo a su hermano mayor que el funeral del duque de Edimburgo fue “como él hubiera querido”. “Sí, fue genial, ¿no?”, respondió Guillermo, a lo que Enrique apostilló: “Fue como él quería”. Las imágenes pronto dieron la vuelta al mundo. Ahora se ha sabido que a esa charla le siguió otra de dos horas en la que también participó Carlos de Inglaterra.

Hace tiempo que los asuntos de la familia real británica van a dos velocidades. Una, la que marca la oficialidad, y otra, la que dictan los portavoces no oficiales. Son estos últimos, los que se encargan de filtrar a los medios de comunicación lo que los conductos habituales no pueden hacer. Uno de ellos ha sido quien ha dado a conocer la existencia de esta conversación pendiente entre los príncipes como la intención del menor de quedarse en Londres al menos hasta el miércoles, día en que la reina cumple 95 años. La familia real sigue de luto una semana más pero todos están de acuerdo en acompañar a Isabel II en estas fechas para ayudarla a sobrellevar su nueva soledad.

La prensa británica asegura este lunes que además de la conversación entre los dos hermanos hubo otra de ambos con su padre después del funeral de Felipe de Edimburgo. Estos encuentros fueron los primeros de Enrique con su familia, ya que tras llegar el lunes en un vuelo de línea regular desde Los Ángeles, California, tuvo que guardar cinco días de cuarentena y presentar una prueba de covid-19 negativa antes de poder salir de su casa, según las normas establecidas por las autoridades sanitarias del país. De vuelta también tendrá que aislarse en California antes de encontrarse con su esposa, Meghan Markle, y su hijo Archie, de 23 meses.

Más información

Los protagonistas de este desencuentro familiar fueron quienes contaron el estado de su relación. Enrique desveló a Oprah Winfrey que su padre no respondía a sus llamadas tras decidir instalarse en Estados Unidos. Y Guillermo desveló, horas después de la emisión de la entrevista, que no había hablado con él pero lo haría. Pocas veces se había visto al duque de Cambridge tan enfadado en público y tan deseoso de dejar claro que su familia no era racista. Todo ello después de que Enrique y Meghan aseguraran que en su decisión de dejar la casa real pesaron mucho esos gestos racistas que, según su versión, sufrieron.

La reunión se celebró en el castillo de Windsor, después de que terminaran el funeral y la posterior reunión familiar. A ella llegó Carlos de Inglaterra visiblemente afectado. Como se pudo comprobar en la retransmisión, ese paseo que ordenó a la familia lo hizo llorando, con un pañuelo blanco en la mano y con su esposa Camila intentando darle consuelo.

Los próximos días permitirán tener más detalles del resultado de esa reunión. Se espera que los hermanos se reúnan de nuevo en verano, cuando inauguren una nueva estatua en memoria de la princesa Diana en el palacio de Kensington. Está previsto que sea el 1 de julio, para conmemorar el que hubiera sido el 60º cumpleaños de su madre.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50