Mia Farrow habla por primera vez de la muerte de tres de sus 14 hijos

La actriz ha contado las causas de los fallecimientos de Tam a los 17 años, de Lark a los 35 y de Thaddeus a los 29, después de que circularan “rumores despiadados”

La actriz Mia Farrow.
La actriz Mia Farrow.

Mia Farrow ha hablado por primera vez sobre la muerte de tres de sus hijos, Tam, Lark y Thaddeus. La actriz, de 76 años, ha publicado un extenso comunicado en sus redes sociales para abordar lo que ella ha calificado como “rumores despiadados” que, según dice, han estado circulando recientemente sobre el fallecimiento de sus vástagos.

“Como madre de 14 hijos, mi familia lo es todo para mí”, comienza Farrow. “Si bien elegí una carrera que me colocó en el ámbito público, la mayoría de mis hijos han optado por llevar una vida muy privada”. Farrow explica que es “selectiva” en lo que publica en las redes sociales y quiere respetar sus deseos de permanecer como personas privadas, pero en vista de los “rumores despiadados basados en falsedades” que, según dice, “aparecieron online” sobre sus tres hijos adoptivos ha decidido hablar.

“Mi amada hija Tam falleció a los 17 años de una sobredosis accidental relacionada con las migrañas agonizantes que sufría y su enfermedad cardíaca”, explica Farrow. Tam fue adoptada en febrero de 1992, en Vietnam. Era ciega. En un principio la representante de la intérprete aseguró que su muerte era el resultado de una afección cardíaca, sin embargo, en 2018 Moses, otro de los hijos adoptivos de Farrow, apuntaba en su blog que su hermana se había quitado la vida tras una pelea con su madre. “Tam luchó contra la depresión durante gran parte de su vida, una situación acrecentada por el hecho de que mi madre se negó a ayudarla porque no creía en su enfermedad. Una tarde, después de una gran pelea que terminó cuando mi madre se fue de casa, ella se suicidó con una sobredosis de pastillas. Mi madre le diría a todo el mundo que fue un accidente, que Tam no sabía qué pastillas estaba tomando. Pero mi hermana tenía buena memoria y sabía dónde estaban las cosas. Y, lógicamente, sabía contar”, escribió entonces Moses.

Una historia que, según el joven, también podría haber verificado su hermano Thaddeus, si no se hubiera quitado la vida en 2016. Ese año se dijo que Thaddeus había fallecido por un accidente de tráfico, pero entonces ya circulaban los rumores sobre un posible suicidio, la misma versión que Moses dio en el extenso texto que publicó. “Trágicamente, él ya no puede confirmar los detalles de la pelea entre Tam y Mia. Hace solo dos años, también se suicidó disparándose en su coche, a menos de 10 minutos de la casa de mi madre”, dijo sobre su hermano. Farrow ha dicho ahora que su “valiente” hijo Thaddeus que se quitó la vida a los 29 años después de que una relación que mantenía terminara de manera abrupta.

Lark, su otra hija que murió en este caso en 2008, ha sido descrita por Farrow como una “mujer extraordinaria, una maravillosa hija, hermana, compañera y madre de sus propios hijos”. “Murió a los 35 años por complicaciones del VIH que contrajo de una pareja anterior”, escribe. “A pesar de su enfermedad, vivió una vida fructífera y amorosa con sus hijos y su pareja de toda la vida. Sucumbió a su enfermedad y murió repentinamente en el hospital en Navidad”. También de origen vietnamita, fue adoptada en 1973. Estaba muy unida a su hermana Soon-Yi, esposa de Woody Allen, quien aseguró en una entrevista que en casa ambas eran tratadas como “sirvientas a tiempo completo”. “Hacíamos la compra para toda la familia. Las dos hacíamos la lista de lo que se necesitaba, lo comprábamos y lo guardábamos en casa. Y, después, recogíamos a nuestros hermanos”, narró la mujer del cineasta. “En Connecticut Lark cocinaba y limpiábamos los baños, lavábamos los platos…”, añadió entonces Soon-Yi.

Las especulaciones sobre la muerte de Tam, Lark y Thaddeus se han reactivado después de que no se mencionaran en el reciente documental de HBO Allen v. Farrow. “Estas son tragedias indescriptibles”, dice Farrow en su perfil social. “Cualquier otra especulación sobre sus muertes es deshonrar sus vidas y las vidas de sus hijos y seres queridos”.

La actriz concluye su publicación diciendo que está “agradecida” de ser madre de 14 hijos y abuela de 16 nietos. “Aunque hemos conocido el dolor, nuestras vidas hoy están llenas de amor y alegría”, escribe. “Cada uno tiene su propia batalla que pelear; sus propias penas que carcomen. Les envío mis mejores esperanzas y mi amor”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS