La paradoja y el estilo
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Explosivas

A su manera Meghan Markle ha hecho historia, apoyada por dos mujeres de una generación anterior a la suya

Los duques de Sussex presentan a su hijo a la reina Isabel II de Inglaterra y a su esposo Felipe en presencia de Doria Ragland en Londres en mayo de 2019.
Los duques de Sussex presentan a su hijo a la reina Isabel II de Inglaterra y a su esposo Felipe en presencia de Doria Ragland en Londres en mayo de 2019.Handout

Buckingham Palace empleó 61 palabras para responder a la explosiva entrevista de 90 minutos protagonizada por los duques de Sussex. Superada la explosión de las declaraciones a Oprah Winfrey, confirmo que los protagonistas de este boom mediático son mujeres. Meghan, Oprah, Kate, Isabel II, el fantasma de Diana de Gales, madre del príncipe Enrique, nexo y el único varón en el show. Y cuando se ha empezado a sospechar quién podría ser ese miembro racista de la familia real muchas miradas apuntan a mujeres. La cuñada, la madrastra, la princesa Michael de Kent que en su día se puso unas joyas con figuras de moros venecianos para bromear con Markle. Y todo sucede en la semana más políticamente femenina del calendario. Eso ilustra un cambio. Hoy las mujeres importan más, expresan sus verdades. Deciden, encaran y hacen negocios. A su manera Meghan ha hecho historia, apoyada por dos mujeres de una generación anterior a la suya. Aunque no parezca complicidad, existe un hilo conductor, una herencia. Se trata de una historia de mujeres hecha por mujeres.

También hay una mujer al frente de Buckingham, este ha sido su primer comunicado post Trump y resulta impecable en su estrategia de mano tendida a los rebeldes. Ha sabido aprovechar esta crisis para renovar la popularidad de su máxima responsable. ¿Cuánto habrá contribuido la propia reina? Los que la conocemos a través de la serie de ficción The Crown, la imaginamos tan impecable como implacable. La observamos cerrando horizontes a todos los miembros de su familia. A su marido, a su hermana, a su hijo y todo en nombre de la Corona. Conscientes, los Sussex la respetan muchísimo en su explosiva conversación. Y algo más: recordemos que Oprah Winfrey es lo más parecido a una reina en Estados Unidos y que Meghan ha viajado en tren con la reina Isabel. O sea, Meghan sabe cómo envolverlas y hacerlas parte de su explosión.

Fruto de un inesperado efecto mariposa, apenas se publicó el comunicado de Buckingham, se advirtió de la disolución el gobierno autonómico de Murcia y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso anunció el adelanto de las elecciones en Madrid: “Socialismo o libertad”, proclamó, ya en campaña. Libertad es lo que quería Meghan dentro del palacio. Inés Arrimadas y Ayuso deben sentir la misma fascinación por Buckingham Palace que disfrutamos los demás. Tienen la edad de Meghan e igual que ella, saben mover fichas, adelantarse a la jugada del otro, hacer que lo explosivo se vuelva truco de magia, audiencia o terremoto político.

Y entonces, apareció sobre ruedas María Teresa Campos en Campos móvil su nuevo programa para Telecinco. En ese vehículo, e igual que Meghan aprovechó para confesarse con Winfrey, sabedora de que los estadunidenses la consideran la portadora femenina de la verdad, Díaz Ayuso apareció haciendo un ejercicio similar con nuestra querida conductora María Teresa. Y fue todo rodado, ni un bache. Si Meghan departió en un jardín californiano muy perfiladito, vestida de princesa Netflix, Díaz Ayuso se subió al Campos móvil con pantalón y botines, como si fuera a un concierto de Depeche Mode. Y Campos, que se las sabe todas, lució independientes cuadros escoceses.

Sé que a las líderes femeninas no les gusta que se comente su vestuario, pero es innegable la fuerza del metalenguaje. Y lo que quedó claro después de esta explosión es que el mundo cambia y que con sus armas, las mujeres también lideran.

Otra mujer bien armada y que ha estado un poquito explosiva es Nawja Ninri, que figuró entre las mejor vestidas de los Goya pero se enfrentó, un poco como Meghan, a unos reporteros de asfalto, al llegar malhumorada a Madrid. Se sintió acosada y golpeó, suavemente, una de las cámaras. No fue un acierto y la actriz ofreció sus disculpas. Pero se multiplicaron las teorías acerca de su actitud. Lo más indicado sería que Nawja se subiese al Campos Móvil para dinamitarlas sentada, como Meghan con Oprah.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS