_
_
_
_
_

Las últimas y trágicas horas del novio de Bobbi Kristina Brown, la hija de Whitney Houston

Tras la muerte de la cantante y de su única hija, el novio de esta, Nick Gordon, falleció también tras una noche de drogas y alcohol, según se acaba de saber

Nick Gordon y Bobbi Kristina Brown, en los Grammy en octubre de 2012.
Nick Gordon y Bobbi Kristina Brown, en los Grammy en octubre de 2012.FRANCIS SPECKER (Cordon)

Whitney Houston murió en febrero de 2012, hace casi nueve años, cuando tenía solo 48 años. Su única hija, Bobbi Kristina Brown, fallecía en julio de 2016 tras permanecer más de seis meses en coma. Recién estrenado 2020 se conocía que quien había sido su novio y que era hijo adoptivo de la cantante, Nick Gordon, de 30 años, también acababa de morir. Tras fallecimientos trágicos, a edades tempranas y todos ellos relacionados con las drogas.

La mala fortuna, la tragedia o simplemente los vaivenes de una existencia complicada parecen perseguir a Houston y su estirpe. Y las drogas se convirtieron en su vía de escape pero también en su cruz. Ahora se ha sabido que Gordon, que jugó un papel fundamental en la vida de Brown, también murió por complicaciones de una sobredosis de heroína, mezclada con marihuana y con alcohol de alta graduación, como tequila.

Ha sido el diario británico The Daily Mail quien ha sacado a la luz tanto el informe policial como las imágenes de las últimas horas de vida de Gordon. El joven pasó el último día de 2019 en el hotel Sheraton Orlando North, de Florida (EE UU). En su habitación se vivió un auténtico festín de drogas. En ella había jeringuillas dispersas por las mesillas y por el suelo y medicamentos como morfina o soluciones oftalmológicas, además de mecheros, bolsas de plástico, gomas elásticas...todo ello mezclado entre mantas manchadas, ropa sucia por las esquinas, zapatos sueltos, refrescos y comida basura y charcos de sangre y vómito por el suelo.

Unas desagradables instantáneas que demuestran cómo fueron sus últimas horas y a las que se han sumado las declaraciones de quien era su novia hasta su muerte, una compañera de trabajo llamada Airyelle McMahon. Al parecer la joven llamó a los servicios de emergencias después de que Gordon se quedara dormido y empezara a emitir lo que ha calificado como “ruidos extraños”, además de a soltar “una oscura sustancia” por la nariz. Aunque le llevaron al hospital rápidamente, falleció el 1 de enero a causa de lo que la autopsia confirmó como una sobredosis de heroína.

Ese 31 de diciembre la pareja formada por Nick Gordon y Airyelle McMahon acabó su jornada laboral, compró comida rápida tex-mex y algo de alcohol y se dirigió al hotel para comer algo y fumar marihuana. La cosa fue en aumento y acabaron consumiendo heroína y mezclándola con tequila, según el informe del departamento de policía de Maitland, la ciudad de Florida que se hizo cargo de la investigación. “Airyelle sabía que Nicholas iba a llevar alguna droga narcótica esa noche para celebrar el Año Nuevo, pero no sabía cual. Airyelle no sabe dónde obtuvo Nicholas la heroína. Esta fue la primera vez que Airyelle probó la heroína”, se puede leer en dicho informe.

Gordon vivía una etapa mejor después de las muertes de Houston y Brown. Tras culparse durante un tiempo por el fallecimiento de su exnovia, había encontrado trabajo, y su familia pensaba que estaba mejorando en sus adicciones. Pero todo era mucho más complicado. Según los documentos policiales, no tenía hogar fijo y vivía en el Sheraton de Orlando, donde había conocido a su novia, con apenas una mochila de ropa, su viejo y abollado BMW y un teléfono móvil.

No poseía mucho más. De hecho, en septiembre de 2015, pocos meses después de la muerte de Bobbi Kristina Brown, Nick Gordon fue declarado “legalmente responsable” de su fallecimiento. Al parecer, le había suministrado un “coctel tóxico” de drogas antes de abandonarla en una bañera de la vivienda de Roswell, Georgia, en la que convivían. Fue entonces cuando Brown, que entonces solo tenía 22 años, fue encontrada inconsciente. Aquello fue el 31 de enero de 2015 y la joven murió en un hospital seis meses después, tras pasar un largo tiempo en coma. Si bien el fallecimiento de la joven no tuvo consecuencias penales para Gordon, se vio obligado a pagar 36 millones de dólares (unos 33 millones de euros) como indemnización.

Además, Gordon fue arrestado en varias ocasiones en 2018 por violencia doméstica contra su entonces novia, Laura Lean. De hecho, llegó incluso a ingresar en prisión. Se saltó la orden de alejamiento que le había impuesto el juez como medida preventiva, ya que la joven siempre acababa retirando los cargos y culpándose a sí misma por su temperamento y bipolaridad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_