Lady Gaga habla sobre los antipsicóticos que toma por su salud mental

"No siempre soy capaz de controlar las cosas que hace mi cerebro", se sincera la cantante

Lady Gaga
Lady Gaga

Lady Gaga se ha abierto emocionalmente y ha hablado sobre los problemas de salud mental que le afectan desde hace años. Aunque no es la primera vez que hace referencia a esta situación, ahora, la cantante, de 34 años, se ha sincerado en el programa Radio Beats 1 de Apple Music, conducido por Zane Lowe, y ha hablado sobre la medicación antipsicótica que toma para poder llevar una vida normal. “No siempre puedo controlar las cosas que hace mi cerebro y tengo que tomar ese medicamento para detener los procesos en los que incurre mi mente”, ha explicado.

La artista, cuyo verdadero nombre es Stefani Joanne Angelina Germanotta, es consciente de los problemas que tiene. No se avergüenza y no tiene problemas para decir en voz alta que toma antipsicóticos porque quiere “borrar el estigma en torno a esto”. De hecho, Gaga ha dedicado uno de los temas de su nuevo disco, Chromatica, a hablar de ello. “Escribí esta canción que se llama 911 y que habla de un antipsicótico que consumo”, ha dicho Gaga en referencia a la olanzapina, el fármaco que se utiliza habitualmente para tratar el trastorno bipolar y la esquizofrenia. “Sé que tengo problemas mentales y sé que a veces pueden convertirme en un ser humano no funcional”, ha añadido la neoyorkina sobre el efecto que pueden llegar a tener este tipo de medicamentos en las personas.

No es la primera vez que la intérprete de éxitos como Born this way o Rain on me habla sobre estos problemas que la persiguen desde su juventud. Gaga ya ha revelado en más de una ocasión que sufre estrés postraumático debido a que a los 19 años fue violada repetidas veces. Una agresión cometida por parte de alguien de la industria de la que nunca ha desvelado su nombre. La artista habló por primera vez de su violación en 2014, en el programa de Howard Stern, y su discurso lleno de valentía le ha llevado a compartir charlas y conferencias con otras víctimas de abuso sexual, como por ejemplo cuando en 2016 subió al escenario de los Oscar a interpretar Till it happens to you, una canción que habla precisamente del acoso, acompañada de un grupo de víctimas de abusos sexuales.

Este mismo año, en una entrevista con Oprah Winfrey, Lady Gaga le reveló uno de los episodios incontrolables más difíciles que ha tenido que sufrir debido a su situación mental. La artista estaba preparándose para dar un discurso cuando, de repente, sintió cómo se le caía el brazo. “La mano se golpeó [contra el estrado] y todo mi cuerpo comenzó a temblar, tuve que gritar”, recordó. “Es muy difícil describir lo que se siente durante todo esto, un hormigueo completo desde la cabeza hasta los pies. Y luego un gran entumecimiento. Lo que está sucediendo en ese momento, realmente, es que el cerebro dice: ‘Suficiente, ya no quiero pensar más, ya no quiero sentir esto”, contó y explicó que gracias a los medicamentos y a la terapia cada vez más puede controlar estos episodios.

Chromatica, el nuevo disco de Gaga que llega cuatro años después ha servido para devolver a la estrella al terreno musical, pues llega cuatro años después desde que publicara su último disco, Joanne, y también para liberarse de sus demonios. Durante el lanzamiento de su primer sencillo, Stupid Love, la artista también reveló que ha sido un álbum muy difícil de hacer porque ha tenido que luchar cada día contra su depresión y su alcoholismo. “Puedo ser muy dura conmigo misma cada día por el hecho de que sigo bebiendo o puedo optar por ser feliz y apreciar que sigo viva y trabajando, y sentir que lo estoy haciendo bastante bien. Estoy lo suficientemente bien. Soy imperfecta de una manera perfecta”, contó la cantante en otra entrevista admitiendo que, al menos, sí ha dejado de fumar.

Gaga, que acumula más de 43 millones de seguidores en Instagram y una gran legión de admiradores que se hacen llamar little monster (monstruitos), sabe que todo lo que haga o diga es observado por millones de personas, por ello con sus revelaciones busca empatizar con todos aquellos que viven situaciones parecidas y concienciar especialmente a la juventud de los problemas de la salud mental. Por ello, la artista quiso ilustrar en su documental Five foot two de Netflix lanzado en 2017, otros problemas que padece, en esta ocasión derivados de la fibromialgia que sufre. Esta afección crónica de origen desconocido que causa dolor en todo el cuerpo y otros males como fatiga o problemas cognitivos ha impedido a Lady Gaga a llevar una vida normal y la ha obligado a cancelar algunos conciertos, como ocurrió con las últimas actuaciones de su Joanne World Tour en 2017.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS