Familia real británica

Meghan Markle, obligada a pagar 75.000 euros por perder la primera batalla contra la prensa británica

La duquesa de Sussex denunció a un periódico por publicar extractos de una carta personal que mandó a su padre, con el que no mantiene una buena relación

Meghan Markle y, al fondo, el príncipe Enrique.
Meghan Markle y, al fondo, el príncipe Enrique.GETTY

Los duques de Sussex tienen varios frentes abiertos contra los medios de comunicación después de hacerle la vida imposible a Meghan Markle desde que llegó a la vida de Enrique de Inglaterra. Sin embargo, esta semana la esposa del príncipe ha perdido la primera batalla contra Associated Newspapers, editora del Mail on Sunday, que publicó en febrero de 2019 extractos de una carta “privada y confidencial” enviada a su padre, Thomas Markle, en agosto de 2018, tres meses después de su boda. Aunque todavía quedan por resolver varios puntos de la demanda que presentaron los abogados de la exactriz, el juez del Tribunal Superior de Londres desestimó el pasado mayo tres puntos de dicho documento y ahora se ha conocido que Markle deberá pagar por las costas judiciales, 67.888 libras (75.000 euros).

Así lo ha anunciado el mismo medio al que demandó, el diario Daily Mail, que ha señalado que la nuera de Carlos de Inglaterra se ha comprometido a abonar la cantidad. Ahora el objetivo de Markle durante las diligencias previas al juicio, que no comenzará hasta el año que viene, es impedir que la publicación británica revele los nombres de las cinco amigas entrevistadas de forma anónima por la revista People y que, según los representantes legales de Associated Newspapers, hablaron de la existencia de la misiva cuando defendieron a Markle del “comportamiento intimidatorio de los tabloides británicos”, por lo que el medio estimó tener vía libre para publicarla. La duquesa siempre ha afirmado que desconocía que sus amigas fueran a hablar con la revista estadounidense, por lo que sus nombres han permanecido en el anonimato. Pero ahora Associated Newspapers solicita que comparezcan como testigos en el proceso judicial porque considera que contaron con el consentimiento de la esposa de Enrique de Inglaterra.

Thomas Markle, en California, en 2018.
Thomas Markle, en California, en 2018.GTRESONLINE

Para Markle hacer los nombres de dominio público no tiene otra finalidad que conseguir “ganancias comerciales” y supone una amenaza para el “bienestar emocional y mental” de dichas personas. A lo que la defensa del periódico británico responde que “informar de estos asuntos sin hacer referencia a los nombres sería una fuerte restricción sobre los derechos de los medios y del acusado a denunciar este caso, y del derecho del público a saberlo”.

La carta a su padre, con el que no tiene una buena relación, decía: “Tus acciones han roto mi corazón en un millón de pedazos, no solo porque has fabricado un dolor innecesario e injustificado, sino por la elección de no contar la verdad cuando eres un títere en esto”. En el escrito Markle se mostró molesta por los ataques públicos de su padre en entrevistas a la prensa —llegó a pedir en público a la reina Isabel II que le ayudara en la reconciliación con la joven—, por inventarse historias y también por atacar al príncipe Enrique. “Si me quieres, como le dices a la prensa, por favor, detente. Por favor, permítenos vivir nuestras vidas en paz. Deja de mentir, deja de crear tanto dolor, deja de explotar mi relación con mi marido”, continuó.

La exactriz llega a decir que nunca supo que su padre no acudiría a la boda, ni tampoco de sus problemas de corazón —según contó él, tuvo un ataque al corazón días antes del enlace—. “Le dijiste a la prensa que me llamaste para decirme que no ibas a asistir a la boda, pero eso nunca sucedió, porque nunca me llamaste. Solo te he amado, protegido y defendido, ofreciéndote todo el apoyo financiero que puedo, preocupándome por tu salud. Así que cuando la semana de la boda leí en los tabloides que habías tenido un ataque al corazón fue horrible”, escribió.

Según contó la duquesa, intentó ponerse en contacto con su padre en varias ocasiones, pero fue en vano, porque nunca obtenía respuesta. Thomas Markle aseguró que no tenía constancia de esos “mensajes perdidos” entre él y su hija antes del enlace, algo que contrasta con la versión que contaron las amigas de Markle a la revista People. “Él sabe cómo ponerse en contacto con ella. Jamás la ha llamado, jamás le ha escrito. Es tremendamente doloroso”, contaban sobre la relación de la duquesa y su padre. Precisamente fue la intervención de estas amigas de la duquesa en la publicación lo que supuestamente motivó a Thomas Markle a publicar la carta de su hija. Dijo sentirse obligado a hacerlo después de las declaraciones que leyó en la revista estadounidense.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50