Ernesto de Hannover acaba en un psiquiátrico tras golpear a un policía

El príncipe protoganizó un rocambolesco enfrentamiento con los agentes a los que acusó de poner en peligro su vida

El príncipe Ernesto de Hannover-
El príncipe Ernesto de Hannover-

La idílica localidad austriaca de Grünau se convirtió en la madrugada del miércoles en escenario de un raro y violento incidente protagonizado por el polémico Ernesto Augusto de Hannover. Poco después de la una de la madrugada, la policía recibió una llamada de auxilio del príncipe, quien reveló que estaba tirado en una zanja y que terceras personas intentaban asesinarlo.

Dos agentes de la policía se dirigieron al lugar señalado y encontraron a dos personas, un hombre y una mujer, pero no había rastro de Hannover. Los guardias finalmente encontraron al príncipe en su pabellón de caza en Grünau, donde reaccionó con irritación y expulsó de su propiedad tanto a los agentes como a la pareja que les acompañaba. Según el periódico austríaco Kronen Zeitung, el príncipe les dijo a los policías que ese hombre ya había tratado de matarlo tres veces al no darle su medicación.

Según el informe policial en poder del periódico, Ernesto Augusto se fue poniendo cada vez más agresivo y agarró a uno de los dos oficiales por la cabeza. El policía se defendió y le dio un golpe de tal calibre que lo tiró al suelo. Fue entonces cuando el príncipe amenazó a los agentes con un afilador de cuchillos de 30 centímetros. Los oficiales se lo quitaron de la mano y lo retuvieron en el suelo. Después de unos segundos, los agentes permitieron que el príncipe volviera a levantarse y al hacerlo, el bisnieto del último emperador alemán, de 66 años, le dio un puñetazo a un agente. “Se comportó de un modo extremadamente agresivo y atacó”, ha dicho la policía, que decidió internar al príncipe en el departamento de psiquiatría de una clínica.

Pero Hannover ofreció al periódico una versión totalmente diferente de los hechos. “Tenía hipoglucemia, así que llamé al número de emergencias. Les dije que se dieran prisa porque me sentía muy mal, pero no sé por qué vino la policía”. Según el príncipe, los policías le atacaron sin motivo, pero cuando le preguntaron si se había defendido respondió: “Probablemente me defendí. Me sorprendió mucho que fueran tan insolentes. Me esposaron, me bajaron los pantalones y luego me arrastraron por la habitación”. Y añadió: “Un policía me golpeó en la cara. Creo que estaban borrachos, o al menos parecían borrachos. Luego me encadenaron. No me dejaron salir durante cinco horas. Estuve despierto toda la noche. Les dije que soy una persona normal y grité hasta que me dejaron salir”.

El marido de Carolina de Mónaco ya ha anunciado una querella contra la policía y para demostrar que fue víctima de la violencia policial. Además, se dejó fotografiar por el periódico para mostrar las heridas y contusiones que sufrió en la madrugada del miércoles. El periódico publicó varias fotografías que muestran al príncipe con un hematoma en el rostro y pequeñas heridas en el pecho, en el codo y en una mano. ¿”De repente se supone que yo soy el culpable? Soy inocente, nunca fui violento”, dijo.

La fiscalía de Wels, en cambio tiene otra versión. Hannover está acusado de amenazas peligrosas, lesiones corporales graves, intento de lesiones corporales graves e intento de resistencia a la autoridad pública. Según la fiscalía, el príncipe amenazó varias veces de muerte a los oficiales y ordenó que se le requisarán todas las armas de fuego que tiene en su poder, como también su licencia para cazar.

2019 fue para el famoso príncipe un verdadero annus horribilis. En febrero de ese año fue operado de urgencia por un nuevo problema en el páncreas. La intervención se realizó en la clínica austriaca de Feldkirch, a donde fue trasladado en helicóptero. Allí los médicos volvieron a diagnosticarle una inflamación del páncreas que ponía en peligro este órgano y culparon de ello a su estilo de vida inestable y a sus excesos con el alcohol.

El último escándalo con el alcohol que protagonizó el famoso príncipe ocurrió la primavera de 2018 en Lima, en la fiesta de la boda de su hijo Christian de Hannover con la peruana Alessandra de Osma. Durante el festejo, Hannover perdió el conocimiento a causa del alcohol y tuvo que ser internado en una clínica de la capital peruana, donde permaneció dos días. La familia intentó ocultar lo sucedido y señaló que todo se debió a una intoxicación alimentaria.

Poco después de su operación de páncreas, la prensa germana reveló que los médicos habían detectado un tumor maligno en el cuello. Según Bunte, los médicos habían optado por someterle a una crioterapia, una técnica más suave en la que se congela el tumor para luego eliminarlo. Otras publicaciones como Handelsblatt añadieron que la operación había resultado exitosa.

Según la prensa austriaca, el príncipe vive en gran parte aislado en el país alpino donde posee un castillo, en Grünau, rodeado de frondosos bosques donde antaño organizaba cacerías para sus amigos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS