Ernesto de Hannover sufre cáncer

Al delicado estado de salud por sus problemas con el alcohol, el príncipe y todavía marido de Carolina de Mónaco, de 64 años, suma ahora un tumor maligno en el cuello

Ernesto de Hannover en la boda de su hijo, en Lima, en marzo de 2018.
Ernesto de Hannover en la boda de su hijo, en Lima, en marzo de 2018.gtresonline
Más información
Ernesto de Hannover, operado de urgencia por un problema de páncreas
Ruina y guerra de Ernesto de Hannover
Ernesto de Hannover toca fondo con su alcoholismo

Ernesto de Hannover sufre cáncer. Según ha revelado el miércoles la revista alemana Bunte, al todavía marido de Carolina de Mónaco, de 64 años, le han detectado un tumor maligno en el cuello, un diagnóstico que llega apenas una semana después de que se conociera que el príncipe Ernesto había sido operado de urgencias por una pancreatitis.

Según Bunte, dado su delicado estado de salud, que arrastra en parte por sus excesos con el alcohol, los médicos han optado por someterle a una crioterapia, una técnica más suave en la que se congela el tumor para luego eliminarlo. Otras publicaciones alemanas como Handelsblatt aseguran que la operación ha resultado todo un éxito y que el príncipe, que continúa en observación en la clínica Feldkrich de Austria, tendrá una buena recuperación.

Se trata de la misma clínica austriaca donde Ernesto de Hannover ingresó hace unas semanas por un problema grave en el páncreas, donde fue trasladado en helicóptero. También allí fue operado de urgencia de una deficiencia vascular en abril de 2017. En 2005 sufrió otro ataque de pancreatitis por el que se temió por su vida, y aunque prometió dejar de beber y cuidar su dieta, en 2011 volvió a ser ingresado en un hospital de Ibiza por problemas derivados de su excesiva afición al alcohol.

El último escándalo con el alcohol que protagonizó el famoso príncipe tuvo lugar la primavera pasada en Lima, en la fiesta de la boda de su hijo Christian de Hannover con la peruana Alessandra de Osma. Durante el festejo, Hannover perdió el conocimiento a causa del alcohol y tuvo que ser internado en una clínica de Lim, donde permaneció dos días. La familia intentó ocultar lo sucedido y señaló que todo se debió a una intoxicación alimentaria.

Su último problema de salud llega en medio del enfrentamiento que el príncipe mantiene con su hijo por la venta del castillo familiar de Marienburg al estado de Baja Sajonia. La venta de la propiedad fue negociada durante siete largos años por el heredero de la casa Güelfa, de 35 años, pero ahora, cuando todo estaba preparado para la firma de compraventa por la simbólica suma de un euro, el gobierno regional de Baja Sajonia recibió una carta firmada por el príncipe Ernesto de Hannover senior que ha paralizado todo el proceso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS