Joana Lemos, la piloto portuguesa y última novia del reinventado Lapo Elkann

La pareja del heredero de Fiat fue una de las primeras mujeres y de las más jóvenes en correr el París-Dakar y realiza labores solidarias en Sudán y Chad

Lapo Elkann y Joana Lemos en la presentación de la campaña "No nos Rendiremos", el 24 de junio en Madrid.
Lapo Elkann y Joana Lemos en la presentación de la campaña "No nos Rendiremos", el 24 de junio en Madrid.Daniel Gonzalez / GTRES

Ibiza todavía no cuenta con demasiados famosos bañándose en sus playas, en este extraño y delicado verano del coronavirus. Sin embargo, uno de los clásicos de Baleares ya está en la isla pitusa: Lapo Elkann. El empresario italiano de 42 años llegó hace unos días a la isla y esta vez no está solo. Le acompaña su novia, la portuguesa Joana Lemos. Juntos se les ha visto paseando por la isla vestidos de amarillo, casi a juego, o llevando llamativas mascarillas: él con la bandera de Italia, ella con la palabra “Lapo” en grandes letras. Aunque Lemos no es demasiado conocida a este lado de la Península Ibérica, en el otro la deportista de 47 años es toda una institución en cuestiones de motor, solidaridad y empoderamiento femenino.

Desde niña, Lemos ha practicado todo tipo de deportes: gimnasia, tenis, natación... Aunque estuvo a punto de dedicar su carrera a la equitación, finalmente le tiraron más las cuatro ruedas. En cuanto fue mayor de edad empezó a conducir y a especializarse en competiciones de motos, primero, y de coches, poco después. Entonces se convirtió en una de las primeras mujeres que participaban en carreras por el desierto, la primera portuguesa y la más joven. En 1997 y con tan solo 25 años llegó a ganar el rally Paris-Dakar.

Tras su retirada como piloto, en el año 2005, empezó a dedicarse a la gestión de ese tipo de carreras. De hecho, tanto en 2006 como en 2007 logró que la clásica prueba por el desierto se convirtiera en Lisboa-Dakar, haciendo su salida desde la capital portuguesa. Además, ha participado como comentarista televisiva en cuestiones de motor para la cadena lusa TVI. Unas apariciones que le han dado una gran popularidad en los últimos años, tanta que es una habitual de las revistas y que ha llegado a participar como invitada especial en alguna edición del programa Tu cara me suena en su edición portuguesa. Le apasiona cantar.

Lapo Elkann y Joana Lemos en Ibiza el 28 de junio.
Lapo Elkann y Joana Lemos en Ibiza el 28 de junio.GSLV / GTRESONLINE

En su vida personal, Lemos ha estado casada en una ocasión, con el también portugués Manuel Reymão Nogueira, un conocido banquero tres años mayor que ella y con quien pasó un par de años separada físicamente, puesto que el trabajaba para la entidad Espirito Santo en Polonia. Juntos han tenido dos hijos, Tomás y Martim, que ya tienen 21 y 19 años. El matrimonio se divorció a principios de 2014.

Además, Lemos está implicada en cestiones de ayuda humanitaria, algo que la unió especialmente a Lapo Elkann cuando se conocieron, en enero de este año. Como explicaba ella en una entrevista a Elkann en El País Semanal, esas acciones que ha realizado en Sudán y Chad con la colaboración de António Guterres, hoy secretario general de la ONU, son “por puro egoísmo”: “Porque ayudar me alimenta, me da fuerza y vida”

“Lapo es un visionario”, decía con orgullo Lemos de su actual pareja, dando a conocer que su relación había empezado a fraguarse en enero “sin ninguna expectativa más allá de la amistad”, como ella misma reconocía.

Lapo Elkann y Joana Lemos, con mascarillas por las playas de Ibiza.
Lapo Elkann y Joana Lemos, con mascarillas por las playas de Ibiza.SLV / GTRES

Lapo Elkann ha sido un vividor, uno de esos aristócratas que cambiaban de nombre, país y profesión cada año. Sin embargo, un grave accidente de coche en diciembre en Tel Aviv (Israel) dio la vuelta literal y metafóricamente a la vida del heredero de la dinastía Agnelli, los fundadores y dueños de Fiat. En un vídeo que grabó después del siniestro —por el que incluso pasó un tiempo en silla de ruedas— aseguraba: “Quiero dedicar mi tiempo, mi corazón y mis recursos económicos trabajando con mi fundación. No es un capricho de niño mimado” Y afirmaba sobre sí mismo: “Humanamente, Lapo Elkann no es como le han descrito, sino un hombre con un gran corazón que quiere hacer el bien. El accidente me ha hecho comprender que este es mi nuevo lema de vida”.

Por eso, explica que “desde que apareció el coronavirus en Italia” ha dedicado “el 75%” de su tiempo a la solidaridad. “He dejado la dirección de mis empresas y me dedico a lo más urgente, a que la gente no se muera de hambre. Creo que el problema número uno de las secuelas del coronavirus era la pobreza, es el hambre, y que va a ir a más, a mucho más. La realidad es peor que la que comentan los medios. No puede ser que en el siglo XXI la gente se muera de hambre”, argumentaba.

Como parte de esa campaña, desde Fiat —muy afectada por la pandemia, como todas las empresas automovilísticas— ha donado 10 millones de euros para la lucha contra la covid-19, pero además Elkann realizó una gran compra de material para hospitales. Además, ha lanzado una campaña bajo el lema Never Give Up, No Nos Rendiremos, que le trajo a Madrid para una acción solidaria junto a la ONG Acción contra el hambre en junio. También se ha unido a tres fundaciones de su querida Ibiza (llamadas Magna Pityusa, Apneef y Fundación Conciencia) para colaborar en acciones reales. Como le decía a El País Semanal: “Yo soy un hombre bueno y quiero ser el empresario de la solidaridad”. Y ahora ha encontrado su alma gemela para llevar a cabo sus planes.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50