Iker Jiménez, el misterio de trabajar 30 años sin guion

El periodista, presentador de ‘Cuarto Milenio’, celebra un aniversario profesional interesado en difundir temas esotéricos a través de las nuevas tecnologías

Iker Jiménez, en el plató de 'Cuarto Milenio', en Villaviciosa de Odón (Madrid), en 2015.
Iker Jiménez, en el plató de 'Cuarto Milenio', en Villaviciosa de Odón (Madrid), en 2015.Mediaset España / Mediaset España

Iker Jiménez está de celebración. Estos días se cumplen tres décadas desde que el presentador de Cuarto Milenio empezó a hacer sus pinitos en la radio, en una profesión que define como “artesanal y vocacional”: el periodismo. Demuestra que lo es con un discurso apasionado y recuerda sus inicios en emisoras muy modestas cuando no imaginaba que pisaría un plató de televisión. El periodista publicó este miércoles en sus redes sociales: “Empecé en la radio hace 30 años. Tenía 17. Antes de la carrera. En 30 años he logrado hacer mis programas hablando al micro o mirando a la cámara sin leer. Sin leer y sin hacer un guion. Yo, fuera de la norma. Alucinantemente libre”.

El periodista asegura a EL PAÍS en conversación telefónica que nunca ha leído un guion en sus programas porque busca comunicar de los temas que le gustan con el corazón: “Delante de un micro y delante de una cámara no tengo ni guion ni telepronter [herramienta de texto que se sitúa enfrente de una cámara] ni leches”. Reconoce que este tipo de apoyo escrito es necesario para los informativos o los boletines radiofónicos, pero no para los programas que él hace. Jiménez es ahora una de las caras más representativas de Cuatro y dirigió durante más de diez años Milenio 3 en Cadena SER, emisora que considera su casa y de la que guarda un grato recuerdo. “He trabajado en Prisa, Mediaset, Televisión Española y Antena 3, y no entiendo que nunca me hayan obligado a leer”, dice asombrado, como si se tratara de uno de los misterios que intenta resolver cada semana.

Conocido por abordar temas como el esoterismo, el ocultismo o la ufología —invitó a uno de sus programas a Iñaki Gabilondo para que narrase cómo fue avistar un ovni cuando viajaba a China con los Reyes de España—, eso le ha acarreado críticas y burlas. Pero insiste en que lo lleva “fenomenal” y que incluso le llaman empresas y médicos para que les enseñe cómo sobrevivir a los comentarios negativos: “El mundo de las redes sociales es una selva. Hay gente que siempre le va a sentar mal lo que hagas y hay que saber vivir con eso”.

En ese aspecto le ayuda su esposa, Carmen Porter, compañera en lo personal y en lo profesional, pues ambos trabajan juntos desde hace 25 años. “Tiene mucho criterio, me pone mucho los pies en la tierra y los consejos que me ha dado casi siempre son buenos”, dice Jiménez, que se define a sí mismo como una persona vehemente. “Nos ha ido bien porque hemos creído que había que intentar ser auténticos en lo que hacemos”, afirma volviendo la vista atrás. El matrimonio tiene una hija de ocho años, llamada Alma. La pequeña tiene este peculiar nombre porque “hay que poner alma en todas las cosas, el alma es lo que nos identifica, el alma es lo que nunca puedes vender”. Alma Jiménez todavía no piensa en lo que quiere ser de mayor, le gusta el baile y el circo, y vive en una casa repleta de libros, cámaras, mesas de mezclas y pantallas que ha aprendido a manejar. A lo mejor algún día sigue el mismo camino que sus padres.

Iker Jiménez y Carmen Porter, en Cadena SER.
Iker Jiménez y Carmen Porter, en Cadena SER.

A Jiménez le llegó la vocación con 11 años. En sus manos cayó un libro sobre ovnis que le dio mucho miedo, pero a la vez despertó su curiosidad. “Fue una historia muy de niño, muy de Stranger Things”, reconoce riéndose. Su primo Roberto y él gastaron todos sus ahorros en una grabadora con la que recoger testimonios de diferentes vecinos de Álava que supuestamente habían avistado un objeto extraño. “Estaba impresionado porque ni sabía lo que era ser periodista ni hacer entrevistas”, recuerda. Con 12 años ambos niños, junto a su amigo Borja, se convirtieron en los pequeños colaboradores del programa Entre dos mundos, de Radio Vitoria, presentado por Prudencio Muguruza. Los niños, con una larga lista de preguntas, solían acudir a la librería de Muguruza para resolver sus dudas y este les invitó durante dos meses a participar en la radio.

Pero su verdadero debut radiofónico no llega hasta que cumple los 17 años. Instalado en Madrid, conoció más lo que era estar en antena en Puerto Viejo Radio, de información generalista, y en Radio Alameda, donde presentó el programa La otra dimensión. “Lo hacía con mi amigo Lorenzo y nos íbamos desde Madrid hasta allí haciendo autoestop. Así nos pasábamos los domingos”. Más tarde llegó la hora de ir a la universidad y le supo a poco: “No me gustaba lo de examinarme, no me gustaba nada la carrera. Cuando dábamos prácticas de micro en cuarto curso yo llevaba seis años haciendo programas”.

Además de la importancia que le da a la práctica, Jiménez también valora la capacidad de adaptarse a los avances tecnológicos y experimentar. Su programa en Cadena SER fue de los primeros de España en introducir los SMS en el directo y en emitir en diferentes países de Latinoamérica. “Me fui porque pensé que me repetía, que no estaba disfrutando del proceso. Hicimos cosas muy chulas, pero son ciclos”. El periodista y su esposa compaginan ahora la televisión con el programa Milenio Live, que emiten en YouTube desde su casa. Empezó como un podcast pero pasó a ser también un proyecto audiovisual cuando un día encendió cuatro cámaras y contactó por videollamada con diferentes amigos. La naturalidad que le aporta el directo —a veces se mete en el plano su gata— y el contacto con gente de todo el mundo le lleva a pensar que puede ser lo mejor que ha hecho en los últimos años. “Hemos llegado a meter robots con cámaras dentro de unas montañas del País Vasco donde no había entrado nadie”, exclama y opina que este nuevo periodismo es su futuro profesional y el de futuras generaciones de comunicadores. Por 30 años más.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50