_
_
_
_
_

Crema de castañas con setas


Un buen comienzo para una comida de Navidad. / AINHOA GOMÀ
Un buen comienzo para una comida de Navidad. / AINHOA GOMÀ

Si tuviera que clasificar el plato de hoy, lo denominaría "comida confortable". Sé que es una mala traducción del comfort food inglés, pero creo que define muy bien la agradable sensación casera, cómoda y cálida que transmite esta contundente crema.

Esta sopa te produciría un jamacuco hipercalórico en cualquier otra época del año, pero para cuando llega el frío es simplemente perfecta. Tras haberla tomado un par de veces, puedo afimar sin temor a exagerar que devolvería la vida a un hombre prehistórico de esos que de cuando en cuando se encuentran momificados en la nieve.

No me quiero poner poético, pero de la unión de las castañas, el puerro y las setas nace un sabor que yo utilizaría para explicar lo que es el otoño a un extraterrestre o a un ser humano que sólo haya vivido en zonas tropicales. El toque final se lo da el regustillo ligeramente malteado de la leche evaporada, que para mí funciona bastante mejor que la nata (y es menos engordante, algo muy apropiado en un plato que ya de por sí va fuertecito de hidratos de carbono).

Si no sabes qué demonios es la leche evaporada, no entres en pánico, porque se vende en muchísimos supermercados de España junto a la condensada. En cuanto a las setas deshidratadas, yo usé las de una tienda clásica de Barcelona, Bolets Petràs, pero cada vez son más fáciles de encontrar en toda clase de establecimientos.

Dificultad: Para australopithecus.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 600 g de castañas
  • 50 gramos de boletus deshidratados (en su defecto, cualquier otra seta al gusto)
  • 1 patata pequeña
  • 1 puerro grande
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 100 ml de moscatel o vino dulce
  • 100 ml de leche evaporada (tipo Ideal)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Instrucciones

1.
Precalentar el horno a 200º.
2.
Poner a remojo las setas en un bol con agua para que se rehidraten.
3.
Hacer un corte lateral a las castañas con un cuchillo de sierra para que luego se puedan pelar fácilmente.
4.
Poner las castañas sobre una bandeja de horno y asarlas unos 15 minutos.
5.
Picar el puerro y ponerlo a rehogar a fuego suave en una cazuela grande con un chorro de aceite unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando.
6.
Sacar las castañas y en cuanto se puedan coger, frotarlas aún calientes con las dos manos para desprenderles la piel y quitársela con cuidado.
7.
Pelar y cortar en cuatro trozos la patata.
8.
Incorporar las castañas y la patata al puerro, salpimentar y rehogar un par de minutos. Remojarlas con el vino, y dejar que este reduzca 2 o 3 minutos hasta que deje de oler a alcohol.
9.
Mojar con un litro de caldo y reservar el resto. Llevar a ebullición y cocer unos 20 minutos.
10.
Triturar la sopa y añadir unos 100 ml del líquido de las setas. Sumar la leche evaporada, mezclar y reservar. Si queda muy espesa, se puede aligerar con más caldo o más líquido de las setas (pero sin pasarse con este último para que no domine demasiado el sabor). Hasta aquí se puede hacer con antelación.
11.
Cuando se vaya a tomar la crema, escurrir bien las setas, secarlas un poco con un paño o papel de cocina y saltearlas con un chorrito de aceite en una sartén. Salpimentarlas y servirlas como guarnición de la crema caliente.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_