_
_
_
_
_

Pollo asado con dátiles, almendras y limón confitado

Paradojas de la vida: una de las mejores cosas que cociné en mi reciente semanita de semivacaciones en Francia fue un plato que huele a Marruecos por los cuatro costados. La compra de unos limones confitados (o encurtidos) en un puesto de un mercado de Tolouse fue el detonante de este pollo con almendras y dátiles, cuya única justificación geopolítica podría ser la colonización francesa de aquel país o la importante presencia de población de origen magrebí en tierras de Sarko.

Aunque en el fondo, me da que la manera de hacer el plato tiene poco de marroquí: nada de largas cocciones en tajine o similares, ni de esas elaboraciones detallistas que convierten aquella cocina en una de las mejores del planeta. Más bien se trata de un pollo para vagos, de esos que haces cuando estás de vacaciones y no tienes demasiadas ganas de complicarte la existencia. Los toques morunos le dan al asado el punto dulce-ácido-salado-exótico necesario para salir de la rutina del pollo convencional.

Si no se encuentra limón confitado en sal en tiendas de comida árabe, se puede hacer en casa siguiendo ésta receta o ésta otra (en italiano). Lo malo es que tardan un mes en estar listos. En último caso, usar limón normal, aunque entonces habría que aumentar la cantidad de sal.

Dificultad: Para ultracuerpos.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 1 pollo de corral
  • 2 limones confitados (se venden en tiendas de comida árabe; si no, limones normales)
  • 100 gr. de almendras crudas
  • 100 gr. de dátiles
  • 16 cebollitas (o un par de cebollas medianas)
  • 2 6 dientes de ajo
  • 200 ml. de caldo de pollo sin sal (si no, agua)
  • 1 cucharada de comino en grano
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 2 cucharadas de miel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Instrucciones

1.
Precalentar el horno a 180 grados.
2.
Mezclar la miel en un bol con el comino, el pimentón, el tomillo, 2 cucharadas de aceite de oliva, pimienta negra y una pizca de sal. Poner el pollo en una fuente de horno y pintarlo bien con la mezcla anterior.
3.
Partir cada limón en cuatro trozos y ponerlos en la fuente pegados al pollo (también se pueden meter dentro del pollo; yo no lo hice porque estaba muy bien atadito). Añadir a la fuente las cebollitas o las cebollas cortadas en gajos, los dátiles, las almendras y los dientes de ajo sin pelar, y mojarlos con el caldo o el agua.
4.
Hornear durante una hora aproximadamente (el tiempo dependerá del tamaño y la clase del pollo; lo mejor es ir probando si se despega bien la carne del hueso), echándole su propia salsa por encima cada 20 minutos y cambiándolo de posición.
5.
Sacar y dejar reposar 10 minutos para que los jugos se redistribuyan (un truco que dicen que va bien para que la pechuga quede jugosa es ponerlo boca abajo, con las patas para arriba... pero confieso que nunca me acuerdo de probarlo).

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga

Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_