_
_
_
_
_

Todo lo que debes saber sobre los 'cupcakes'

El planeta de los dulces está viviendo una invasión de pequeños pastelitos con decoraciones fantasiosas y colores chillones denominados cupcakes. Desconocidos para el vulgo español hasta hace pocos años, hoy surgen como setas en tiendas y pastelerías, aparecen en los blogs más reposteros y cada vez son más frecuentes en las celebraciones in. En definitiva, son "tendencia", como diría algún relamido fashionista. Así que conviene saber tres o cuatro cosas sobre ellos, primero para no hacer el ridículo y llamarles "magdalenas" -el mayor insulto que le puedes decir a un cupcake-, y segundo, porque si están bien hechos son una fiesta para la vista y también para el buche.

¿Un 'cupcake' no es una magdalena decorada?

No exactamente. El cupcake suele llevar una cobertura decorativa, por lo general cremosa, pero también es distinta la textura de la masa, más jugosa y esponjosa. Podríamos decir que la magdalena se acerca más al concepto bizcocho, y el cupcake al pastel: la primera alcanza su plenitud mojada en la leche o en el café, mientras que con el segundo nunca harías eso porque sería incómodo y además parecerías un palurdo.

Por lo general los cupcakes son más dulces y tienen muchas más variedades de color y sabor que las magdalenas. "Un cupcake es una magdalena glamurosa, como con maquillaje (frosting) y mucho mas rica y bonita", explica Laura Pérez, de la tienda Happy Day de Madrid. "Es como una pequeña tarta individual".

¿De dónde vienen?

De Estados Unidos. Su traducción literal es "pastel de taza", en referencia a la medida de volumen utilizada en su preparación. Aunque aparecieron en el siglo XIX, el país ha vivido en los últimos años una auténtica fiebre por estos pasteles de formato monodosis, desatada en gran parte tras su aparición estelar en 'Sexo en Nueva York'. Carrie y sus amigas no sólo enseñaron a las americanas que los cupcakes eran cool y te curaban de cualquier tipo de desencuentro con la vida, sino que les hizo vivir la fantasía de que no engordaban. El boom de los cupcakes, con sus decoraciones alegres, adorables y algo naïf, también está relacionado con el gusto por lo "mono" que ha hecho estragos en la reciente cultura pop.

Vaya, otro invento americano. ¿Por qué se pondrán de moda estas cosas en España?

"Creo que porque son realmente bonitos y deliciosos, y tienen su toquecito de glamour", explica Waldesca Zajak, una estadounidense que ha montado con otras dos socias su propia tienda de cupcakes en Alicante, Las Manolitas. Otros aducen otras razones: su formato individual, o que añadan fantasía y diversión al hecho de comer. "Ademas el sabor recuerda a cuando eras pequeño, y el azúcar levanta el ánimo", afirma Laura Pérez.

¿Y se venden a pesar de la crisis?

Sí. En Nueva York, por ejemplo, es uno de los pocos negocios a los que la recesión económica no ha afectado, según el 'Wall Street Journal'. En España, todos los vendedores consultados para escribir esta entrada hablan de ventas en aumento y de su creciente empleo como sustituto de las tartas en los cumpleaños. "La crisis no afecta a los pequeños caprichos", reflexiona Waldesca Zajak. "Si no tenemos dinero para inversiones grandes, a la gente nos gusta tener al menos ratitos para sentirnos felices, un poco de dulzura, ir a un sitio diferente o imaginar que estes en un lugar lejano".

Pero tendrán alguna pega...

Los detractores de los cupcakes les acusan de ser muy dulzones y de contener demasiada grasa y colorantes artificiales. Y es cierto que en sus versiones más cutres son una especie de bomba calórico-química. "Como postre, no llevan más azúcar que cualquier otra tarta o bizcocho", defiende Marta Hidalgo, de Cupcake Madrid, tienda que también envía a domicilio estos pastelitos. "Nosotros pensamos que había que adaptarlos al gusto de aquí", reconoce Manex Susaeta, de la cafetería-pastelería Cup&Cake en Barcelona. "Por eso los aligeramos en materia grasa y en azúcar un 25% respecto a las recetas americanas. Respecto a los colorantes, existen naturales de altísima calidad".

Seguro que son caros.

Depende de lo que consideres caro. Sus precios suelen oscilar entre los 1,80 y los 2,50 euros.

¿Y con qué se hacen?

La masa básica de los cupcakes es muy similar a la de las magdalenas, y lleva harina, azúcar, levadura, huevos, mantequilla y leche en cantidades variables según las recetas. A partir de ahí, hay muchas variantes con otros ingredientes: chocolate, fruta, zanahoria, queso fresco, galleta, frutos secos, especias... Normalmente se mezclan los elementos secos por un lado y los líquidos por otro, se juntan y se hornean en moldes como los de las magdalenas. En cuanto a las coberturas, su mundo es infinito como el Universo: vale todo con tal de que sea colorido y apetitoso.

Foto: Happy Day

¿Qué diferencia un 'cupcake' bueno de uno cutre?

Lo mismo que en cualquier otro producto: que los ingredientes sean de buena calidad y que se haya dedicado tiempo y cariño a la preparación. El buen cupcake debe ser jugoso y no resultar reseco, y la cobertura debe dar el toque cremoso justo. "El secreto está en saborearlos prácticamente recién hechos", añade Marta Hidalgo. También se apunta a la creatividad como un elemento importante: tanto el sabor como el aspecto del cupcake deben sorprender.

¿Cuáles son los que más se venden?

En general, los más llamativos y fantasiosos sobre todo entre el público infantil, aunque algunos adultos prefieren propuestas más tradicionales y con menos colorines. En cuanto a los tipos, los vendedores hablan de grandes éxitos como los brownies, en Las Manolitas; los de galletas Oreo y los Bugs Bunny (con zanahoria) en Cupcake Madrid; los de frambuesa, chocolate y cheesecake (pastel de queso), en Cup&Cake, y los Red Velvet (con chocolate, vainilla y colorante rojo), tanto en Cupcake Madrid como en Happy Day.

¿Dónde puedo comprarlos?

En Madrid: Happy Day (Espíritu Santo, 11, y Cuchilleros, 14), Cupcake Madrid (Velázquez, 126) o Red Velvet Bakery (General Gallegos, 3).

En Barcelona: Cup&Cake (Enric Granados, 145), Lolita Bakery (Portal Nou, 20), Fabulous Baking Co. (Bisbe Sivilla, 48) o Florentine (catering).

En Alicante: Las Manolitas (Canalejas, 20).

¿Y puedo hacerlos en casa si me da la gana?

Sí, porque en sus versiones más simples no son difíciles de preparar. Pero hay que documentarse. El blog de referencia es el estadounidense Cupcakes Take The Cake. Allí hay toneladas de información sobre el asunto, así como enlaces a otros blogs anglosajones consagrados a este arte. Si no sabes inglés, éstas son algunas recetas para ir iniciándose: los 'cupcakes' de zanahoria y naranja de Mi Dulce Tentación, los de chocolate de My Little Things, los de vainilla de Food & Cook, o los de vainilla y coco de Directo al Paladar. En cuanto a libros, puedes probar con Deliciosos pasteles. El mundo de los cupcakes, de María Gómez Martín.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_