_
_
_
_
_

Hacer tu propio regalo es más fácil de lo que parece (y cambiar la forma de consumir también)

Cada europeo adquiere 26 kilos de ropa al año, y se deshace de 11. Proyectos como Maktub Sostenible y MenosTrash proponen repensar nuestra forma de consumir y recuperar la tradición de reparar y crear por nosotros mismos

Taller de costura para alumnos de Formación Profesional.
Taller de costura para alumnos de Formación Profesional.jenifer Santarén

En el espacio Impact Hub (calle de la Alameda, 22), en los aledaños de la madrileña estación de Atocha, Silvia Toledano (35 años, Madrid) hace una demostración de magia textil: cómo convertir una antigua camiseta de poliéster en otras prendas, accesorios u objetos de decoración. “Esta camiseta ya cumplió su función, me ha acompañado en muchos momentos”, se ríe, “pero ahora, en lugar de tirarla, la voy a transformar en trapillo, un material que se vende ya en ovillos en cualquier tienda especializada”, añade Toledano, fundadora de Maktub Sostenible, un proyecto textil que busca crear conciencia sobre nuestros hábitos de consumo.

Las participantes de este taller puede que se vayan con varios artículos hechos por ellas mismas. Con el trapillo se pueden hacer desde muñecos, llaveros o broches, hasta maceteros, alfombras o bolsos. Regalos navideños originales y mucho más baratos que comprar un artículo nuevo. Según una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), cada español gastará 735 euros durante esta Navidad, de los cuales más de la mitad (393 euros) será para comprar regalos.

A través de este tipo de talleres, Maktub Sostenible muestra también el coste de producir nuevas prendas y las consecuencias medioambientales y sociales de esta forma voraz de consumo que fomenta la filosofía del usar y tirar. Para ponerlo en perspectiva, cada europeo compra al año 26 kilos de ropa y se deshace de 11 kilos, según datos de la Unión Europea.

Nuestro consumo de ropa se ha duplicado en los últimos años debido al crecimiento de la fast fashion (moda rápida), una forma de producir que ha cambiado radicalmente la industria textil fomentando precios más bajos, pero también productos de peor calidad.

Según la Conferencia de la Organización de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la moda se ha convertido en el segundo sector económico más contaminante del mundo. Un ejemplo de ello es el malgasto de agua: para la fabricación de una camiseta de algodón se necesitan 2.700 litros, el equivalente a lo que bebe una persona en dos años y medio, y para unos vaqueros se requieren hasta 7.500 litros.

La industria textil a gran escala también es responsable de la contaminación del 20% del agua potable mundial, según el Parlamento Europeo, generada por los tintes y materiales sintéticos elaborados a partir de microplásticos; y de la décima parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Hazlo tú mismo, repáralo tú mismo

“La moda rápida ha conseguido que seamos capaces de tirar un pantalón porque tiene un simple roto, a veces inapreciable, para comprar otro”, apunta la fundadora de Maktub Sostenible. Este proyecto busca recuperar la tradición de la transformación y reparación textil. “Se trata de comprar menos, de cuidar y arreglar lo que ya tenemos, como se hacía antes, con un remiendo, un parche etc.”, añade Toledano.

Los talleres de Maktub Sostenible son adaptables a todo tipo de habilidades y edades. “No hace falta saber coser o tener una máquina”, apunta Toledano, que destaca los talleres que realiza con niños. “Ellos son los consumidores del futuro, por eso es tan importante que sean conscientes y responsables en su forma de consumir”, reflexiona.

Además de la propuesta de convertir camisetas en otros objetos, Maktub Sostenible también organiza otro tipo de talleres —en Impact Hub y en otros espacios de Madrid— para aprender a crear adornos navideños o para otros eventos, y descubrir el arte textil, mostrando el carácter antropológico de la ropa a lo largo de la historia.

Antes de comprar, comprueba la reciclabilidad del producto

Cambiar la forma de consumir también pasa por ser conscientes de lo que se está adquiriendo, como explica Carolina Carabajal Ruiz (31 años, Tierra del Fuego, Argentina), fundadora del proyecto MenosTrash, que también busca crear conciencia entre la ciudadanía: “Que seamos capaces de pensar antes de comprar”.

Carabajal incide en la necesidad de consumir menos, apostar por aquellos productos elaborados con materiales reciclados y, sobre todo, que se puedan volver a reciclar. Y pone de ejemplo: “La etiqueta de un bote de vidrio se debe poder despegar fácilmente porque, si no, disminuye su reciclabilidad. Deberíamos aplicar este criterio a cualquier cosa que compramos para garantizar la circularidad de nuestro consumo”.

Con su proyecto MenosTrash, Carabajal investiga desde hace dos años las posibilidades del reciclaje textil, especialmente de las fibras mixtas que, debido a su composición sintética en multifilamentos, son más difíciles de reciclar: “Son desechos que complican la separación de las fibras. Y este tipo de material está presente en gran parte de nuestras prendas”.

En MenosTrash han creado un tipo de material, denominado bioaglomerado, que se hace a partir de residuos textiles sintéticos, con el que se puede fabricar, por ejemplo, material de oficina como portabolígrafos, agendas, cuadernos, lámparas, e incluso mobiliario. Muchos de estos artículos se pueden adquirir en su tienda.

Su creadora imparte talleres para empresas y público en general en los que explica proceso de elaboración del bioaglomerado, sus posibilidades y la importancia de la sostenibilidad en el diseño. “El mejor diseño es aquel que busca durabilidad. Con productos que duren podremos también fomentar un consumo más responsable”, apunta Carabajal.

Tanto MenosTrash como Maktub Sostenible formarán parte con sus propuestas sobre reciclaje y consumo textil del evento Mercadillo Circular, que tendrá lugar en Impact Hub de Madrid el 28 de enero de 2023.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_