Villacís en la aldea gala de Ciudadanos: pide organizar en Madrid “la resistencia” para no desaparecer

Tras las debacles de las elecciones en Madrid, Castilla y León y Andalucía, la vicealcaldesa de la capital arenga al partido en una cena privada en el hipódromo

Begoña Villacís, en el hipódromo de la Zarzuela.
Begoña Villacís, en el hipódromo de la Zarzuela.

Es ya noche cerrada cuando Begoña Villacís, la vicealcaldesa de la capital de España, empuña el micrófono y proclama a Madrid como la aldea gala de Ciudadanos: aquí, dice, hay que instalar “la resistencia” frente a la crisis que amenaza con llevarse por delante el partido, engullendo para siempre un proyecto político que llegó a tener 57 diputados en el Congreso, a ganar las elecciones en Cataluña y a cogobernar cuatro comunidades autónomas. Ocurre el viernes en un restaurante del hipódromo de la Zarzuela. Bajo la luz de las estrellas, aprovechando la noche de verano, escuchan unas 150 personas que han pagado 30 euros por asistir a la cita. Es, dicen fuentes presenciales, una especie de conjura. “La grasa ha quedado separada del músculo”, viene a decir Villacís, señalando que en Cs quedan los verdaderos creyentes, aquellos tan convencidos por el ideario del partido como para no abandonarlo ni cuando amenaza ruina.

Porque la supervivencia del partido está más que en cuestión. Ciudadanos entró en el verano de 2019 cogobernando Andalucía, Madrid, Murcia y Castilla y León. Con 57 diputados en el Congreso. Y siendo el partido más votado en Cataluña (36 representantes). Poco más de tres años después, el mismo partido se ha quedado sin representación autonómica en Andalucía y Madrid; y apenas mantiene un procurador en Castilla y León. La última encuesta de 40dB. le otorga dos diputados y un 2,9% de los votos si hoy hubiera elecciones generales. Se ha hundido hasta los seis representantes en Cataluña. Y su líder nacional, Inés Arrimadas, ha iniciado un proceso de refundación que quiere ser global, pero que inevitablemente tiene que mirar hacia Madrid.

“Sin menospreciar al resto de compañeros en España, que hacen un trabajo muy duro, hoy Madrid es la resistencia y debe ser quien lidere el resurgir de nuestro proyecto político, que es el mejor para España y sus ciudadanos”, le dijo Villacís a los asistentes a la cena del hipódromo del viernes, según una fuente presente en la cita. “Los que hoy estamos aquí somos el músculo, no la grasa, somos la verdadera esencia de Cs y os pido a todos vuestro apoyo para refundar nuestro partido, y que os ayudéis los unos a los otros”, añadió la vicealcaldesa, nominada por Arrimadas como coordinadora del equipo de refundación. “Seguiremos peleando hasta el final para mantener vivo nuestro proyecto político”, alentó. Y reconoció: “Hemos caído muy bajo. Luchar contra el bipartidismo es muy difícil cuando el dilema que hay en la opinión pública es o echar a Sánchez o frenar a Vox”.

En Madrid está el cargo público más importante del partido: Villacís, vicealcaldesa de la capital de España. En Madrid está el alcalde que gobierna una ciudad clave para Cs: Aitor Retolaza, en Alcobendas (116.000 habitantes). Y en Madrid está previsto organizar el 15 de julio un gran cónclave municipalista: será en Paracuellos del Jarama (26.235 vecinos, Madrid), donde Ciudadanos logró ser la fuerza más votada en las elecciones municipales de 2019, con el 23,54 % de los votos y un total de 2.621 papeletas.

Pero nada de eso tapa que la crisis nacional ha afectado a la estructura regional, obligando a tomar decisiones que hace tres años habrían sido impensables.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ignacio Aguado y César Zafra, que lanzaron el partido en Madrid, transformándolo de una organización en la que ellos mismos fregaban el suelo de la sede a un partido de moda, ya no están en política. Históricos de la formación naranja como Toni Cantó, Marta Rivera de la Cruz o Marta Marbán trabajan ahora para la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, del PP. Y pese a que Villacís gobierna la capital con ese partido, Cs ha entrado en los gobiernos del PSOE de Alcalá de Henares y de Leganés, y ha logrado la alcaldía de Alcobendas, también en coalición con los socialistas.

“Ya no hay ni rastro de las viejas glorias madrileñas como Aguado o Zafra”, ironiza un afiliado sobre la cena, en la que estuvieron presentes cargos reconocibles como el diputado Miguel Ángel Gutiérrez o el concejal capitalino Miguel Ángel Redondo. “Lo que nos dijo Begoña fue muy interesante”.

La clave, por lo tanto, está en la joya de la corona: Madrid capital. La convivencia entre el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, del PP, y su vicealcaldesa, Villacís, de Cs, es cada vez más complicada. Tras ver cómo los conservadores rompían unilateralmente los gobiernos de Madrid y Castilla y León, la situación es de calma tensa: a ninguno le conviene romper con elecciones en menos de un año, pero hay heridas abiertas que supuran a diario. En mayo de 2023 se votarán las municipales. Los estrategas de Cs están convencidos de que lograrán mantener representación en el Ayuntamiento que ahora vicegobiernan, logrando entre cuatro y cinco concejales y el 7 y el 9% del voto. De ahí que en Madrid Villacís vea “un oasis” con respecto a la situación del partido. Pero nada es seguro, y el partido se juega en la capital su supervivencia: aquí está la aldea gala de la resistencia de Cs.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS