Cumbre de la OTAN en Madrid: huir, teletrabajar o cómo sobrevivir a una capital sitiada durante cinco días

La ciudad vivirá desde este domingo cortes de tráfico y peatonales constantes y, sobre todo, durante los días 29 y 30

Dos policías vigilan el pasado martes el Museo del Prado, con motivo de la celebración de la cumbre de la OTAN.
Dos policías vigilan el pasado martes el Museo del Prado, con motivo de la celebración de la cumbre de la OTAN.MARISCAL (EFE)

Una señal de tráfico roja y azul ha aparecido sigilosa estos últimos días por sorpresa en los alrededores del recinto ferial Ifema, en el norte de la capital. Lleva la estampa de la Policía Municipal de Madrid. “Con motivo de celebrarse la cumbre 2022, quedará prohibido el estacionamiento de vehículos en esta calle desde la 1.00 del día 27 de junio hasta la 1.00 del día 2 de julio”, avisa. “Por lo que se retirará el vehículo que permanezca estacionado, en aplicación de la normativa de tráfico vigente”. No ha sido la única baliza. Un paseo por los alrededores sirve para comprobar que, cada vez, hay más y más. La cumbre de la OTAN, aunque no se sienta, lleva en Madrid desde hace semanas. Otro ejemplo: desde este sábado y hasta el 30 de junio, se ha prohibido colocar en varias zonas del interior de la M-30 los escombros de las obras: en Atocha, el barrio de Las Letras y las calles del distrito de Puente de Vallecas.

La capital será el centro de la información mundial durante el miércoles 29 y el jueves 30. Tanto el Ayuntamiento como el Gobierno han recomendado a los funcionarios y empresas teletrabajar en la medida de lo posible. No será fácil moverse con el coche. “Van a ser días muy complicados”, ha dicho el alcalde, José Luis Martínez-Almeida. “Es una excelente oportunidad para la proyección de Madrid, pero es cierto que va a estar prácticamente bloqueada”, ha admitido.

El 40 aniversario de la entrada de España en la OTAN es el motivo por el que se celebra este cónclave en Madrid. Los 30 dirigentes que forman parte de la Alianza Atlántica ―Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Noruega, Reino Unido, Portugal, entre otros— y socios invitados como Japón, Corea del Sur y Nueva Zelanda, también estarán presentes, con sus respectivos asesores. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, también participará, aunque nadie confirma si acudirá presencialmente o participará a través de videoconferencia.

Todas las cifras son gigantescas y rimbombantes. Cerca de 5.000 participantes, 2.000 periodistas acreditados, 2.000 delegados y 40 delegaciones ocuparán los hoteles, taxis, restaurantes y plazas de aparcamiento la próxima semana. La mayoría se alojará en los hoteles de cuatro y cinco estrellas de la capital, ubicados en su mayor parte en la zona centro, especialmente a lo largo del paseo de la Castellana. Todos los coches de los particulares que estén estacionados en un radio de entre 300 y 400 metros de estos alojamientos serán retirados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por eso, lo mejor es guardar el coche y no sacarlo hasta el sábado siguiente. Aparcar será toda una odisea. El despliegue policial afectará principalmente al paseo de la Castellana, a la avenida de América, a los alrededores de Ifema, a la autovía A-2, al aeropuerto de Adolfo Suárez-Barajas y a la base aérea de Torrejón de Ardoz. La mayoría de los cortes de tráfico se producirán entre las nueve y las once de la mañana y entre las cinco y las siete de la tarde.

En una circular enviada por la dirección de Recursos Humanos del Congreso a los diputados, se precisa que los días 28 y 29 estará prohibido el tráfico en el eje Atocha-Recoletos, La Castellana y la M-11 hasta Ifema, entre las ocho de la mañana y las once de la noche, aunque permanecerán abiertas todas las vías transversales que cruzan este recorrido. Por ejemplo, detalla la nota, se podrá acceder al Congreso (o los ciudadanos a sus casas) por las calles de Alfonso XII, Antonio Maura, la plaza de la Lealtad, junto al hotel Ritz, la plaza de Cánovas del Castillo y la plaza de las Cortes, “salvo cortes de última hora”. “El tráfico por las vías aledañas será muy intenso, por lo que se recomienda realizar los desplazamientos con antelación”, advierten. El día 30 volverán a cerrarse las mismas calles, pero menos horas, entre las ocho de la mañana y las cuatro de la tarde. “En esta zona y en los horarios indicados, además de vehículos particulares, no circularán vehículos de la EMT, taxis ni otros vehículos destinados al transporte de personas”, indica la circular, un cierre a cal y canto.

La cultura también se verá afectada. El Museo del Prado estará cerrado durante dos días, el 28 y 29 de junio. El 28 está prevista una cena de gala con todos los mandatarios en el Palacio Real y el 29 en el mismo museo.

Será muy difícil adaptarse a un ecosistema de seguridad inusual y sin precedentes. Cazas, aviones militares y helicópteros sobrevolarán los tejados de los madrileños todos los días y, prácticamente, a todas horas. El mayor despliegue de vigilancia hasta la fecha. “En cualquier momento podrá pasar un coche oficial por cualquier calle y habrá que cortar el tráfico durante varios minutos”, subraya un portavoz del área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid que conoce el operativo. Seguridad, seguridad y seguridad. Esa es la consigna, con lo que eso conlleva para los tres millones de madrileños.

El despliegue policial ha recibido el nombre de Operación Eirene. Es el nombre, en griego clásico, de la diosa que traía la paz. Se calcula que más de 10.000 agentes formarán parte de este dispositivo, entre ellos 6.000 policías nacionales y 2.400 guardias civiles. Solo el Ayuntamiento aportará 1.200 policías municipales al evento ―prácticamente uno de cada diez estará vigilando la cumbre―, a los que hay que sumar 800 bomberos y numerosos servicios de emergencia.

Cortes desde este domingo

La Plataforma Estatal por la Paz OTAN NO, creada el pasado mayo, ha convocado para este domingo una manifestación en contra de la cumbre por ser un “obstáculo” para la paz. Comenzará al mediodía en la glorieta de Carlos V, junto a la estación de Atocha, y terminará a las dos de la tarde en la plaza de España. Con los cortes con motivo de esta protesta, la cumbre comenzará extraoficialmente en Madrid.

Durante los días 29 y 30, Metro de Madrid ha anunciado que reforzará las líneas 1, 5, 6 y 10 y, “si fuera necesario”, también las líneas 4 y 9. También asegura que incrementará el personal en todas las estaciones, sin precisar cuánto. Es posible que se produzcan cortes en la línea 8 entre Nuevos Ministerios y Mar de Cristal.

El Consorcio Regional de Transportes ha autorizado un servicio especial de lanzadera que comenzará el día 27 y terminará el 30 desde la estación de Mar de Cristal hasta Norte de Ifema. El horario será desde las nueve de la mañana hasta las diez de la noche, a excepción del día 29, que se hará de manera ininterrumpida las 24 horas. Los autobuses capitalinos, eso sí, serán todos gratuitos durante la celebración de la cumbre. “Recomendamos usar el transporte público continuamente”, concluye el alcalde.

Pero la cumbre también traerá beneficios. El sector de la hostelería ha estimado que el cónclave de la OTAN acarreará un ingreso de medio millón de euros para la restauración local. El director general de Hostelería Madrid, Juan José Blardony, ha afirmado que lo notarán especialmente los restaurantes de gama media y alta, con un gasto medio de 50 euros por comensal.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Manuel Viejo

Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS