Metro contradice a la Comunidad: el recorte de trenes es por la menor demanda, no por el precio de la luz

La oposición, los usuarios y los sindicatos critican la reducción del servicio público, mientras el Gobierno de Ayuso intenta culpar al de Sánchez

Un andén del Metro de Madrid abarrotado este viernes 29 de abril.
Un andén del Metro de Madrid abarrotado este viernes 29 de abril.Víctor Sainz

La retirada del servicio del 10% de los trenes del Metro de Madrid no se debe al aumento de la factura eléctrica, como defendió el miércoles y el jueves el Gobierno de la Comunidad, sino al descenso del número de viajeros. Así lo ha explicado este viernes Silvia Roldán, la consejera delegada de la compañía pública, en un video difundido en redes sociales, con el que añade leña al fuego de la crisis comunicativa abierta por el Ejecutivo regional, al querer justificar el empeoramiento del servicio con el coste de la energía, del que culpa al Gobierno central. Una polémica que ha movilizado a la oposición al completo para denunciar la erosión de la calidad de un medio de transporte esencial para la región, ya que 1,4 millones de ciudadanos lo usan cada día de media.

“En estos momentos, en los que hay una recuperación de la demanda del 80% si comparamos con datos antes de la covid, el consorcio de transportes ha resuelto una reducción de las tablas de trenes en términos medios del 10%, con un 4% en las horas punta”, ha explicado la consejera delegada de la compañía pública, Silvia Roldán, que asegura haber recuperado un 96% del servicio que daba antes de la pandemia para un 20% menos de usuarios. “Esta reducción en ningún caso supone una afección para los usuarios, porque no se toca la calidad del servicio”, ha asegurado. Y ha rematado: “Se monitoriza constantemente, día a día, y se adecúa la oferta. En un contexto en el que el precio del megavatio hora es tan elevado, esta medida, además de adecuar la oferta a la demanda, va a suponer un beneficio para la cuenta de resultados de Metro de Madrid”.

Esas afirmaciones contradicen el grueso de lo afirmado hasta ahora por los principales portavoces de la Comunidad en la materia, que insisten en subrayar que la decisión se toma por el incremento de la factura eléctrica, y que ese aumento es culpa del Gobierno de España, con el que Madrid mantiene una política de confrontación constante.

Esto dijo el jueves David Pérez, el consejero de Transportes, sobre el recorte de trenes: “Es una medida razonable y necesaria en un momento en el que ha subido tanto la electricidad. Sería muy irresponsable no adoptar ninguna medida para reducir el consumo mientras dure la subida del precio de la luz”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Y esto dijo el miércoles el portavoz del gobierno, Enrique Ossorio: “La factura eléctrica a la que tiene que hacer Metro cada día se ha disparado, algo conocido por todos, quizás menos por el señor Sánchez. El coste normal en Metro era de 120.000 euros al día, y ha llegado a costar 800.000. Ese desorbitado precio de la energía ha obligado a tomar medidas que supondrán un ahorro de los costes diarios, prestando un servicio de calidad con las cuentas más saneadas para garantizar la sostenibilidad de la empresa en un futuro”.

Frente a esos argumentos, que contrastan con los de la empresa Metro, la compañía ha apostado por vincular la factura del suministro de energía al mercado diario (disparado) y no a una tarifa fija. Esa posibilidad, recogida en los cinco contratos de suministro de la compañía, podría amortiguar en teoría el golpe económico, al fijar un techo en el gasto potencialmente inferior al del mercado abierto. Metro, no obstante, argumenta que la usó parcialmente en 2021, y que ahora la empresa que le asesora en este campo (a cambio de 72.358 euros) ha desaconsejado hacerlo.

Convoyes perdidos

Las consecuencias del recorte del servicio se miden en minutos perdidos por convoyes que no pasan. Entre las 7.00 horas y las 9.30, considerada la hora punta, circulan 15 trenes menos que antes, según la plataforma sindical EMT. De 9.30 a 14.00, el recorte se dispara hasta los 42. Entre las 15.00 y las 16.00, se quedan en 36. Y de 17.00 a 18.00 alcanzan su techo: 55 trenes menos que antes. De media, eso supone un recorte del 4% cuando arranca la jornada laboral, y del 10% en el conjunto del día, según datos proporcionados por la compañía, que argumenta que había recuperado casi el 100% del servicio pre-pandemia para una demanda un 20% inferior.

“Llueve sobre mojado”, se quejó Mónica García, la líder de Más Madrid, que ha pedido una reunión con la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, para buscar alternativas al recorte, y ha registrado varias iniciativas al respecto en la Asamblea. “Cuando más refuerzo necesitamos del transporte público, Ayuso decide recortar en trenes”, ilustró. “La escalada de precios no la pueden pagar los madrileños y madrileñas con su tiempo”, añadió en referencia al aumento de las esperas en los andenes.

“En el PSOE apostamos por un transporte público de calidad en la Comunidad, en lugar de recortar trenes”, criticó en sus redes sociales Juan Lobato, el secretario general de los socialistas madrileños.

“Ayuso recortó el 10% de los trenes del metro porque la luz está muy cara, pero luego rechaza las medidas del gobierno para bajar la luz y los carburantes, porque son ETA”, apuntó Carolina Alonso, de Podemos, en referencia a que el PP no ha apoyado el decreto con medidas para combatir la crisis, que salió adelante gracias a Bildu.

Las quejas de los políticos, a las que también se unió Vox, no han sido las únicas. En las redes sociales han abundado estos días los mensajes de los usuarios preocupados por el empeoramiento del servicio. Y, pese al compromiso expresado por el consejero David Pérez, que aseguró que la calidad del mismo está garantizada, también las plataformas de consumidores criticaron la retirada de los trenes.

“El gobierno de Isabel Díaz Ayuso usa el pretexto de la reducción del gasto a la vez que continúa con su política de bajada de impuestos”, lamentó la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios en Madrid (FACUA Madrid) a través de un comunicado. “Merma los recursos destinados a los servicios públicos y apuesta por profundizar en su recorte, lo que solo redunda en el beneficio de los más pudientes, perjudicando al resto de ciudadanos que necesitan de dichos servicios”, siguió. “Esta medida de recortar el número de trenes disponibles sólo incentivará el uso del coche privado en la ciudad”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS