Los dos contratos del Ayuntamiento de Madrid investigados son las compras municipales más caras de la pandemia

La Fiscalía Anticorrupción examina las posibles comisiones de dos empresarios madrileños en unas compras públicas de mascarillas y tests de anticuerpos a una cadena de bazares malayos

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, interviene en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, interviene en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid.Carlos Lujan (Europa Press)

La investigación de la Fiscalía Anticorrupción a los contratos sanitarios del Ayuntamiento de Madrid conocida este jueves afecta a dos compras en una cadena de bazares malayos de productos de belleza y hogar hechas en marzo de 2020 supuestamente por dos empresarios que cobraron comisiones millonarias. Fueron las adquisiciones municipales más caras de toda la pandemia (6,2 euros por cada unidad de FFP2 y 16 euros por cada test de anticuerpos), según un examen de compras sanitarias municipales publicado en octubre del año pasado por el Tribunal de Cuentas.

Dos años después, el Ayuntamiento aún no ha publicado los dos contratos públicos para que cualquier ciudadano los consulte, pero EL PAÍS ha tenido acceso a los documentos. El alcalde, José Luis Martínez Almeida se ha defendido diciendo que la oposición dio el visto bueno a estas compras, pero los contratos con el empresario malayo que vieron en su momento los representantes de otros partidos no especificaban ningún pago a terceros.

Si no puede ver el contrato de los anticuerpos pinche aquí.

Si no puede ver el contrato de las mascarillas pinche aquí.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Ayuntamiento adquirió un millón de mascarillas KN95 (equivalentes a FFP2) por 6,6 millones de euros y 250.000 tests de anticuerpos por 4,2 millones de euros. Lo hizo a través de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios, entidad que centralizó las compras municipales porque tiene capacidad para pagar por adelantado, como exigían los vendedores asiáticos en los primeros meses de la pandemia, cuando los países desarrollados pujaban desesperados por el material de protección. Los productos de los dos contratos fueron hechos en China, pero los comercializaba una empresa malaya de tipo bazar, Leno, que en su página de Facebook ha estado promocionando casi a diario “grandes ofertas” de guantes quirúrgicos que “se acababan rápido”. La empresa no ha contestado a las solicitudes hechas por este periódico.

Según la información adelantada por Eldiario.es, los dos empresarios investigados son Luis Medina Abascal ―hijo de la modelo de alta costura Naty Abascal y el ya fallecido duque de Feria, Rafael Medina― y Alberto Luceño Cerón, también empresario y amigo de este. Presuntamente, tenían contacto con un cargo del Ayuntamiento que se dedicó a buscar proveedores y habrían cobrado seis millones de euros de comisión. Las posibles ilicitudes de los contratos de emergencia son dos años después objeto de creciente atención. Esta investigación de la Fiscalía Anticorrupción, abierta hace año y medio pero conocida ahora, se suma a la reciente apertura de diligencias sobre el contrato que benefició al hermano de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. A las indagaciones de ese otro caso se ha sumado la Fiscalía Europea. Al igual que Almeida, Ayuso ha alegado que el expediente del contrato ligado a su hermano es impecable. Pero la clave de estas investigaciones reside en conocer si tras la fachada de legalidad se esconden comisiones indebidas a terceros.

Almeida ha dicho este viernes en Sevilla, donde asiste al congreso nacional del PP, que los contratos tenían un precio según “la oferta y la demanda del momento”. Y aunque es cierto que las dos compras investigadas fueron hechas en el pico de demanda de final de marzo, el precio es extremadamente elevado si se compara con otras compras municipales de aquella época. Por ejemplo, mientras que Madrid pagó 6,2 euros por cada mascarilla el 24 de marzo, Zaragoza las compró a 1,6 euros la unidad el 23 de marzo y Barcelona a 2,5 euros la unidad el 26 de marzo. En cuanto a los tests de anticuerpo, Madrid pagó 16 euros por unidad el 25 de marzo, mientras que por ejemplo Barcelona los adquirió ese mismo día a 7, 36 euros.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS