El PP de Casado deja en pausa la guerra con Ayuso para usar su tirón en las elecciones de Castilla y León

El secretario de organización, García-Egea, y la presidenta regional madrileña escenifican una tregua durante un acto preelectoral con el candidato popular Mañueco

El presidente de Castilla y León y candidato a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el secretario general del PP, Teodoro García-Egea.
El presidente de Castilla y León y candidato a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el secretario general del PP, Teodoro García-Egea.Eduardo Parra (Europa Press)

No hay guerra interna que valga cuando el poder institucional está en juego. El PP de Pablo Casado ha puesto en pausa el pulso que le enfrenta a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para aprovechar su tirón en las elecciones autonómicas de Castilla y León (13 de febrero). Así lo han reflejado ambas partes este lunes, durante un desayuno informativo al que la líder regional ha llegado acompañada por su némesis en Génova, el secretario general, Teodoro García-Egea. Durante el acto, el candidato popular en los comicios castellanoleoneses, Alfonso Fernández-Mañueco, la ha señalado como gran referente personal y del partido. Queda para más adelante la resolución del choque entre la dirección nacional y Díaz Ayuso por el control del PP de Madrid, cuyo congreso sigue sin convocarse.

“Ayuso es el modelo de éxito del PP en la Comunidad de Madrid (...) Isabel y yo compartimos algo muy importante”, ha arrancado Fernández-Mañueco, que ha intentado establecer un paralelismo entre su decisión de romper el gobierno con Ciudadanos (Cs) en Castilla y León, adelantando las elecciones, y la que tomó en marzo de 2021 Díaz Ayuso. “Me preguntaban si me estoy ayusizando. Me lo tomé como un halago”, ha bromeado durante el acto con la prensa organizado por Nueva Economía Fórum. “Si los dos somos del PP, lógicamente tenemos que tomar políticas muy similares”, ha subrayado. “Estas políticas, las de Ayuso en Madrid, son las que yo quiero llevar a cabo en Castilla y León”, ha insistido. Y ha rematado: “Nos unen también las maniobras de Sánchez para intentar hacerse en los despachos con los gobiernos. Y por esto tanto ella como yo hemos tenido que tomar la misma decisión: convocar a las elecciones”.

Igual que Díaz Ayuso hace menos de un año, Fernández-Mañueco ha apostado por el riesgo: el líder autonómico del PP en Castilla y León ha puesto en juego la presidencia regional, lograda en 2019 gracias a un pacto con Cs, para deshacerse de un socio gubernamental que le resultaba incómodo. La formación conservadora espera trasladar a las nuevas elecciones el triunfo logrado por Díaz Ayuso en los comicios del 4-M, que supusieron la absorción de los votos de Cs (desaparecido del Parlamento regional) y la contención de Vox (aún así clave para la gobernabilidad de Madrid). Por eso la presidenta de Madrid, convertida en la política de moda en la derecha, tendrá un papel clave en la campaña de Fernández-Mañueco, un barón adscrito al sector moderado del PP que ahora se lanza a los brazos de la líder del ala más conservadora.

“Sabes lo que necesita tu tierra, y sabes que cuentas con la Comunidad de Madrid para ello”, ha contestado Díaz Ayuso a Fernández-Mañueco. “Nada desearía más que gane el presidente Fernández-Mañueco con mayoría absoluta y que pueda gobernar con libertad, sin tantas trabas como hasta el momento [en referencia a Cs], y ojalá tenga mejores resultados que los míos”, ha añadido. Y sobre la polémica por el control del PP de Madrid, ha subrayado: “Es verdad que hemos estado el último trimestre dando algunos titulares, pero la relación es de total normalidad. Estamos encabezando un periodo muy importante para España, somos la alternativa política. El presidente del PP va a liderar el cambio político en España, y mi única labor va a ser estar a su lado para que llegue lo antes posible [a La Moncloa]”.

Por si el mensaje no hubiera quedado claro, el PP ha cargado el acto de este lunes de imágenes simbólicas. Junto a Díaz Ayuso ha llegado García-Egea, el número dos de Casado y su gran rival interno. No coincidían desde hace meses. Tras ellos, otro integrante de la dirección nacional, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos. Y entre los asistentes, otros políticos de referencia en Génova: la vicesecretaria de Organización, Ana Beltrán; el de Territorial, Antonio González Terol; la de Sectorial, Elvira Rodríguez; el de Participación, Jaime de Olano; y el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto. El gran contrapeso regional de Díaz Ayuso, el alcalde José Luis Martínez-Almeida, ha excusado su asistencia porque aún se recupera de la covid, enfermedad que también ha afectado a Pablo Casado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
La presidenta Isabel Díaz Ayuso junto al presidente de Castilla y León y candidato a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco.
La presidenta Isabel Díaz Ayuso junto al presidente de Castilla y León y candidato a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco. COMUNIDAD DE MADRID (Europa Press)

“Van a intentar durante todo este año buscar cualquier tipo de enfrentamiento entre distintas partes de un mismo partido unido y cohesionado como es el PP”, ha asegurado García-Egea, achacando a los rivales políticos de la formación conservadora su enfrentamiento con Díaz Ayuso. “Entiendo que a los adversarios políticos les interesa que en el PP no haya la armonía necesaria para hacer frente a esos ataques que vienen tanto de la izquierda como desde la falsa derecha [en referencia a Vox]”, ha añadido, con las elecciones de Castilla y León ya en la diana.

Antes, y con las elecciones de 2023 ya en el horizonte, Díaz Ayuso continuará con el esprint legislativo con el que quiere llenar de contenido su Gobierno. Para empezar, este lunes ha anunciado un plan para fomentar la natalidad y facilitar la conciliación familiar. A falta de más detalles, la líder conservadora ha cifrado que se destinarán 4.500 millones en los próximos cinco años para activar 80 medidas de un plan que presentará a finales de mes, y que incluirá una ampliación de las deducciones por nacimiento o adopción, facilidades para acceder a la reproducción asistida, o la creación de un banco de ovocitos.

Así ha comenzado el curso político de 2022 el PP: con Díaz Ayuso marcando el ritmo y las elecciones de Castilla y León como excusa para lograr una tregua interna en la guerra entre la presidenta regional y la dirección nacional de Pablo Casado.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS