La Telemadrid de Ayuso: 17 nombramientos, siete millones menos, más publicidad y Bertín Osborne

José Antonio Sánchez, administrador provisional del ente, presenta su proyecto

José Antonio Sánchez, en la Asamblea de Madrid.
José Antonio Sánchez, en la Asamblea de Madrid.

Así es la Telemadrid de Isabel Díaz Ayuso: una televisión con siete millones menos de presupuesto para 2022, en la que se quiere aumentar la publicidad, y donde el cambio legal que ha permitido controlar la compañía a PP y Vox se ha traducido en 17 nombramientos en los servicios informativos. Así lo ha resumido este viernes en la Asamblea regional José Antonio Sánchez, el polémico administrador provisional elegido por la presidenta de Madrid para pilotar la televisión autonómica tras confesar que es votante del PP y que aparece en los papeles de Bárcenas. Un directivo con un pasado lleno de controversias informativas en la RTVE de Mariano Rajoy que se ha desenvuelto frente a las preguntas de la oposición con una mezcla de desparpajo, ironía y desinterés.

“Ya lo dice el poeta, desde el día que nacemos, a la muerte caminamos. Efectivamente, provisionales somos todos”, ha dicho Sánchez sobre la temporalidad de su mandato, que en realidad no es tal, puesto que la ley de Telemadrid pactada por PP y Vox no recoge ningún mecanismo para destituirle, ni tiene fecha de caducidad, y su sustitución exige el nombramiento de un nuevo director general, para lo que sería necesario que la izquierda y la derecha alcanzaran un improbable acuerdo en la Asamblea.

“Yo no soy diana para semejante lanzada”, se ha quejado sobre una crítica a su proyecto para Telemadrid, que ha incluido comprar un programa de entrevistas de Bertín Osborne que ya se ha emitido previamente en Canal Sur de Andalucía.

“A lo mejor mentí en la comparecencia [en la que dijo que era votante del PP] y soy votante de Podemos”, ha ironizado cuando le han reprochado que es difícil que sea objetivo en su gestión tras reconocer sus preferencias políticas y hacer parte de su carrera gracias a nombramientos decididos por la formación conservadora. “Le pido perdón si usted considera que le he tomado el pelo”, ha añadido luego.

A todas esas afirmaciones han asistido los representantes de Más Madrid, PSOE y Podemos mientras intentaban lograr datos sobre cómo operará Telemadrid bajo el mandato de Sánchez. El directivo ocupa el cargo de administrador provisional, un puesto de nueva creación con un sueldo de casi 100.000 euros anuales, porque el PP y Vox se aliaron para reformar la ley de Telemadrid en la Asamblea. Un pacto que sirvió para expulsar a la anterior dirección, que era incómoda para Díaz Ayuso, y reducir en un 10% el presupuesto de la compañía.

Redaccion y plato del programa La Redaccion, en Telemadrid.
Redaccion y plato del programa La Redaccion, en Telemadrid. Olmo Calvo

“La reducción del 10% [pactada por PP y Vox a cambio de que la extrema derecha ratificara su nombramiento] se hace efectiva por la Comunidad mediante la reducción de su aportación anual a RTVM”, ha explicado Sánchez, que ha cifrado el recorte en 7,4 millones de euros para 2022. “Para absorber la reducción vamos a trabajar en incrementar los ingresos comerciales por venta de publicidad y en reducir el capítulo de producción exterior, en particular de las productoras”, ha añadido. “Vamos a potenciar también la venta de programas e imágenes. Y se está analizando la posibilidad de ceder nuestras instalaciones a productoras que estén interesadas”.

Además, Sánchez ha defendido la profesionalidad de los servicios informativos de Telemadrid, y que los 17 nombramientos que ha decidido desde que llegó al cargo han tenido como protagonistas a profesionales de la casa, con dos excepciones: José Antonio Álvarez Gundín, director de informativos, con el que coincidió en la RTVE de Rajoy, y Víctor Arribas, presentador y editor de informativos, con una larga trayectoria previa en el ente. Condimentos que la oposición considera ingredientes principales para una receta informativa en la que, opina, se favorece a PP y Vox.

“El principio de igualdad se quiebra también cuando situaciones distintas se tratan de igual manera”, ha argumentado Sánchez, intentando ejemplificar con una analogía con equipos de fútbol que no se le puede dar el mismo espacio informativo al partido del Gobierno (PP) que al último partido de la oposición (Podemos). “Si yo doy un tratamiento distinto al Real Madrid y al Atlético, que son dos grandes equipos en Primera, estoy rompiendo el principio de igualdad, pero si yo al Real Madrid le doy el mismo trato que al equipo de fútbol de mi pueblo, también”, ha dicho. “No se puede dar el mismo tratamiento a cosas que no son iguales”, ha seguido. Y ha justificado: “La provisionalidad no está reñida con la administración. Que yo sea provisional no quiere decir que me quede acostado”.

Sin embargo, la declaración más importante sobre el futuro de Telemadrid no la ha dejado Sánchez. En las dos últimas legislaturas, el PP ha dependido para todo de Vox. No se sabe qué ocurrirá tras las elecciones de 2023, pero sí que se conoce cuál es el proyecto de la extrema derecha para la compañía. Así lo ha recordado el diputado José Luis Ruíz Bartolomé: “Puede ser usted un buen administrador para preparar Telemadrid bien para la venta, bien para el cierre, en función de lo que decidan los madrileños en las próximas elecciones”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS