Opinión
i

Te lo dije

El crédito de 3,5 millones de euros para casi 200.000 autónomos en la ciudad de Madrid resulta “irrisorio” para la concejal Emma López

ENMA LÓPEZ
Terraza de un restaurante de la Plaza Mayor de Madrid.
Terraza de un restaurante de la Plaza Mayor de Madrid.Joaquín Corchero / Europa Press

En la gestión económica del Ayuntamiento de Almeida y Villacis cada vez padezco más el síndrome de Casandra. Esa pobre mujer que tenía el don de ver el futuro y cuya condena era que nadie le hacía caso.

Hace un año y pico, antes de los Acuerdos de la Villa, propusimos que el Ayuntamiento sacara ayudas directas para los autónomos. Defendimos y defendemos que, si un negocio era viable antes de la covid, debía seguir siéndolo después. Aquel día nos dijeron que les encantaría pero que no era posible porque no tenían personal para gestionarlas.

Un año más tarde empezaron a anunciar ayudas. Ya saben que en este ayuntamiento, anunciar y convocar son dos verbos que no van de la mano. Uno se conjuga muchas veces y el otro, ya si eso, los días de luna llena y de alineación de astros.

Sacaron unas ayudas al ocio nocturno. Unos locales que han estado cerrados entorno a un año, y de dos millones de subvenciones previstas, consiguieron dar menos de 50.000 euros. Quizá deberían plantearse que algo no han hecho bien.

Pero no. Las vuelven a convocar y las sacan en agosto y reducen el crédito. Eso sí, amplían el número de posibles beneficiarios en un 10%. Na y menos que se dice en mi tierra adoptiva. Y venden a bombo y platillo, que las ayudas pasan de 4.000 a 10.000 euros. Efectivamente, antes eran 4 meses y ahora 10, a 1.000 euros el mes como mucho.

Y llegamos al famoso Plan Relanza, que sin duda saca el nombre de la cantidad de veces que lo han lanzado desde el Ayuntamiento.

Nos quejamos de tres cosas.

Que el crédito sea irrisorio (3,5 millones), poco más de 1.000 ayudas de 3.000 euros. En una ciudad con casi 200.000 autónomos.

Que las fechas no podían ser peores, prácticamente en agosto.

Y que tememos que suceda lo mismo que con las ayudas al ocio nocturno.

Hoy sabemos que, además, el sistema ha colapsado.

En esta crisis, como en todas, ha habido dos formas distintas de hacer oposición. La destructiva del Partido Popular y la constructiva del Partido Socialista. Si necesitan más pruebas, a los Pactos de la Villa me remito.

Nadie puede dudar de la voluntad constructiva del Partido Socialista.

Queremos que las ayudas sean un éxito, pero es difícil que así lo sean. Les garantizo que nada me gustaría más que poder felicitarles y salir de este ya te lo dije y del síndrome de Casandra permanente. Pero nos lo ponen difícil cuando en la capital del Reino, en una ciudad con mas 7.000 millones de presupuesto, sacan ocho veces menos ayudas que en Valencia y, además, lo hacen un año más tarde.

Van tarde y van mal, pero más vale tarde que nunca. Estamos deseando dejar de tener razón y que el dinero por fin llegue a quien lo necesita pero por lo que parece, Casandra nos acompañará una buena temporada más.

Enma López es concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50