MÚSICA

‘Ves tranquila’: un chotis que denuncia el acoso callejero que sufren las mujeres

El grupo Variedades Azafrán y la compañía Livianas Provincianas recuperan este género castizo con humor y crítica social

El grupo Variedades Azafrán y la compañía Livianas Provincianas, cerca de la plaza de Tirso de Molina.
El grupo Variedades Azafrán y la compañía Livianas Provincianas, cerca de la plaza de Tirso de Molina.Santi Burgos

Ves tranquila surge de la experiencia personal de la escritora y periodista Sabina Urraca, pero refleja una realidad de acoso callejero que muchas mujeres han vivido en primera persona. Un San Isidro volvía a casa vestida de chulapa, y en una calle vacía del barrio de Usera se encontró con un grupo de cinco chicos que tenían que pasar a su lado. “Ellos eran conscientes de que estaba tensa y lo estaban disfrutando. De golpe me gritaron con todas sus fuerzas y me quedé paralizada. Salí corriendo y desde mi portal les increpé. No me iban a hacer nada, pero jugaron con un miedo presente en ese momento en nuestra sociedad, porque el juicio de La Manada estaba en el candelero”, relata Urraca.

Variedades Azafrán, un grupo que propone la renovación de los géneros musicales urbanos de Madrid, quiso difundir el mensaje de Sabina Urraca, a la que ya conocían, y le ofrecieron escribir la letra de Ves tranquila. Estos madrileños apasionados de lo castizo decidieron transformar esta vivencia en un chotis con grandes dosis de humor y crítica social para devolver a este género el carácter de crónica urbana que una vez tuvo. Y para cantarlo escogieron a Livianas Provincianas, una compañía de artes escénicas formada por Irene Doher y Paloma García-Consuegra, dos cupletistas que realizan cabarets reivindicativos y gamberros, y que ahora actúan en Nave 73 una vez al mes.

Desde el primer momento en que Irene Doher, de 33 años, leyó Ves tranquila se sintió identificada. “Hace unos años tuve tres encontronazos con tíos en un mismo día por la noche, y el último de ellos fue muy violento. Unos chavales me siguieron en un coche por Marqués de Vadillo, y llegué a mi casa con un estado de nervios, de rabia, de injusticia, que lo único que se me ocurrió fue publicar un post en Facebook. Un desahogo que no sé si sirve o no”, confiesa la actriz.

El concepto de piropo

Su escrito reflexionaba sobre el concepto de piropo para poner el punto de mira en la importancia de las palabras y el lenguaje. “Decirte “guapa” y mierdas por la calle no es un piropo, sino una agresión; porque yo llegué con la sensación de haber sido agredida”, afirma. Por eso, cuando se posó en sus manos esta letra pensó que era un regalo que le permitía cantar y reivindicar un asunto como el acoso callejero con humor y emoción, que es como mejor llegan los mensajes.

La otra integrante de Livianas Provincianas, Paloma García-Consuegra, también pasó por una situación muy similar. En Bruselas tuvo tres incidentes en el mismo día y también terminó explotando en Facebook. Un hombre que iba detrás de ella por la calle empezó a hacer comentarios obscenos de su trasero; otro le persiguió incansablemente en un mercado ofreciéndole dinero y, por último, un tipo se metió debajo de su paraguas. “Mi madre se preocupó muchísimo cuando vio el post y recibí bastantes comentarios de familiares y amigos. Pero lo que me impactó fue que las mujeres me daban las gracias por contarlo, porque se habían visto reflejadas, pero mis amigos varones me dijeron que no tenían ni idea de que estas cosas nos pasaban. Y es que están los hombres que agreden y luego muchos otros silentes que no saben, que no ven o que no quieren ver, y les sirve como un despertar”, señala.

Este proyecto surgió de la iniciativa de Variedades Azafrán con Rafael Sánchez, uno de sus integrantes. El grupo comenzó su andadura a finales de los noventa con géneros latinoamericanos que fueron muy populares en Madrid en el siglo XIX. “Fue por simple curiosidad, porque había menos acceso para poder llegar a esas músicas y una forma de conocerlas era recrearlas y componerlas. Así que hicimos un repertorio basado en los tangos, en las rancheras, en los boleros, en el swing italiano, en cosas que nos remiten un poco a otros tiempos, pero con un espíritu crítico, ciudadano, urbano, con una pizca de humor y un deje castizo”, aclara Sánchez, que se define como “un hijo de San Isidro”, al igual que todos los que han participado en Ves tranquila. Se les podrá escuchar junto a Livianas Provincianas el próximo 15 de mayo en el Centro Cultural Lázaro Carreter, con capacidad para 100 asistentes y retransmisión por streaming.

La escritora Sabina Urraca cuenta que la frase “Ves tranquila”, que iba a ser bordada en la espalda de unos chalecos de chulapo por Carmen17, un estudio de vestuario escénico, se la sugirió un amigo porque consideraba que podía simbolizar bien lo que había vivido ella. Está mal expresada, a la manera castiza incorrecta, pero me gusta así. Esta frase es ante todo una llamada a nosotras mismas, no la dice un hombre, sino que sirve para que nos la digamos las mujeres, porque a pesar de todo lo que nos pasa tienes que seguir saliendo y no puedes vivir aterrorizada. Tienes que decirte ‘Ves tranquila’ porque es tu fiesta también”, concluye.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50