Educación

216 alumnos para un instituto fantasma en Parla

Madrid incumple la promesa de construir un centro público de secundaria para septiembre y deja a los menores sin saber dónde matricularse el próximo curso

Una familia pasa por delante del colegio Madre Teresa de Calcuta, en Parla.
Una familia pasa por delante del colegio Madre Teresa de Calcuta, en Parla.Víctor Sainz

El plazo de matriculación para el próximo curso empezó ayer en toda la Comunidad de Madrid menos en Parla. Es una manera de hablar, porque arrancó como en cualquier lugar de la región, pero los padres de al menos 216 alumnos de un colegio público (el de Madre Teresa de Calcuta) consideran que les han privado de esa libertad tan recurrente últimamente y que para ellos no es otra que la de elegir dónde y cómo llevar a sus hijos el próximo curso. El conflicto viene de lejos: el Ejecutivo prometió que tendría construido el instituto público José Pedro Pérez Llorca en septiembre de 2020 y, tras un año complicado con 116 menores de primero de la ESO estudiando en barracones en su anterior colegio, no solo se han enterado de que no lo estará tampoco para el próximo curso sino de que hay un plan para ellos por parte de la Administración que no saben cuál es. Otro problema, que no es menor, es que los dos centros concertados de la zona este del municipio tienen seis y diez plazas disponibles para el próximo año, lo que deja sus opciones de “libertad de elección” más que mermadas.

En una gran explanada donde históricamente se ha celebrado la feria y las fiestas del municipio hay ahora coches aparcados y poco más. Hace dos años, el Ayuntamiento de Parla —ahora en manos del PSOE y Unidas Podemos y entonces en las del PP— cedió ese terreno para construir un instituto público cada vez más demandado en la zona. La ciudad del sur de Madrid cuenta con una población de unos 130.000 habitantes y ha experimentado a lo largo de las últimas décadas un crecimiento ligado al auge inmobiliario.

Parejas jóvenes e inmigrantes se trasladaron allí en busca de viviendas de protección oficial o a buen precio y poblaron una ciudad que se convirtió en la cuarta de más de 20.000 habitantes con mayor tasa de hijos de España y la primera de la región madrileña, según datos de Instituto Nacional de Estadística de 2019. La media de hijos por mujer es de 1,63, muy por encima de los estándares españoles (1,32) y solo por debajo de ciudades como Melilla (2,34), Ceuta (1,81) y Lorca (1,68).

Parla Este, donde se encuentran tanto el colegio Madre Teresa de Calcuta y el futuro instituto, es un barrio relativamente nuevo con la natalidad más alta de toda la ciudad, casi el doble que en el resto, según el padrón municipal.

Con todos esos números en la mano, los padres se sienten abandonados, con escasas opciones escolares y, sobre todo, sienten que se les ha mentido. El pasado 17 de diciembre, la propia Viceconsejera de Educación, Nadia Álvarez, escribió al presidente de la asociación de padres del colegio, Fernando J. Bernal, que previamente le había mostrado su preocupación. “Los plazos que les dimos siguen plenamente vigentes, de modo que estará operativo en el curso 2021-2022”, aseguró Álvarez en un correo al que ha tenido acceso este periódico. Según cuenta Bernal, los padres estaban preocupados porque los niños de primero de la ESO tendrían que haber salido ya y se habían quedado en el colegio, ya mermado sin biblioteca, sala de profesores o de usos múltiples. “Los niños están completamente hacinados”, explica. Los 116 que debían estar en el instituto se repartieron entre las aulas y los barracones y, durante este curso de la pandemia, han tenido que ocupar hasta el gimnasio.

El plan puente

A esos 116 alumnos, se les unen ahora otros 100 que tienen que matricularse en primero, todos ellos adscritos a un instituto que no existe. El municipio cuenta con 21 colegios y ocho centros de Secundaria públicos “completamente masificados”. El curso que viene, además, habrá un total de 181 aulas suprimidas, según datos de CC OO, lo que supone un total de 205 docentes menos. La situación, por tanto, comenzaba a ser urgente.

Pero algo pasó entre el 17 de diciembre y el 5 de marzo para que el plan se truncara. Ese día, padres como Bernal se enteraron de que no tendrían el instituto listo gracias a que siguieron una Comisión de Educación en la Asamblea de Madrid a la que acudía Ignacio García Rodríguez, el Director General de Infraestructuras y Servicios. Este admitió entonces que el instituto de Parla iba a entrar entonces en fase de licitación por lo que resultaba imposible que estuviera construido el próximo septiembre. “Tenemos prevista una solución que sirva de puente”, anunció. Pero nadie conoce ese puente.

“He escrito de nuevo a la Viceconsejera para que me lo explique, pero ya no me responde”, lamenta el presidente de la asociación de padres. Un portavoz de Educación asegura que reubicarán a los alumnos en otro instituto, el de Humanejos, y que esa decisión se ha tomado tras pactarse tanto con el Consejo Escolar como con la dirección del centro. “Es mentira, como representante de la asociación de padres te puedo asegurar que no nos han dicho nada”, asegura Bernal. Lo único que saben por ahora es que la matriculación ya ha empezado y ellos no tienen libertad para elegir.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50