Madrid afronta la Semana Santa con una incidencia al alza y sin alivio en los hospitales

El viceconsejero de Salud Pública pide a la población que afronte los días festivos “de manera responsable y segura”

El viceconsejero de Salud Pública de Madrid, Antonio Zapatero (d), junto a la directora general de Salud Pública, Elena Andradas y al coordinador del Hospital Isabel Zendal, Fernando Prados, este viernes 26 de marzo de 2021.
El viceconsejero de Salud Pública de Madrid, Antonio Zapatero (d), junto a la directora general de Salud Pública, Elena Andradas y al coordinador del Hospital Isabel Zendal, Fernando Prados, este viernes 26 de marzo de 2021.David Fernandez (EFE)

Por primera vez desde la última semana de febrero, han vuelto a sucederse dos días con más de 200 nuevos pacientes en los hospitales de la Comunidad de Madrid. En las UCI no se había superado la treintena en 24 horas desde la penúltima semana de aquel mes y esta ya lo ha hecho en dos ocasiones. Entre el lunes y el martes murieron 19 personas en esas unidades, una cifra de fallecidos en un solo día que no se producía desde finales de enero, cuando llegó el pico de la tercera ola. Y la incidencia acumulada, que mantenía una curva de bajada estable, ha cambiado de dirección, sube desde hace días y roza de nuevo este viernes lo que el semáforo del Ministerio de Sanidad marca como riesgo extremo: 250 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Madrid está ya en 240. Para parte de la población madrileña, este viernes comienzan las vacaciones de Semana Santa y el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, ha pedido que se afronten “de manera responsable y segura”.

Los periodos vacacionales, ha afirmado el viconsejero en la rueda de prensa semanal para actualizar la situación de la comunidad, son “complejos”. “Si hay que tomar nuevas medidas, lo haremos. Serán medidas que actúen sobre los principales focos de transmisión”, ha advertido. También en hostelería: “Si pudiésemos demostrar que en un contexto social como la hostelería hay más casos pondríamos el foco sobre eso”. Y ha asegurado que, “aunque no hay ningún modelo predictivo que diga cómo va a funcionar la pandemia en los próximos días”, sí se conoce “el comportamiento general de la transmisión del virus cuando hay festivos”: una subida. Así, el viceconsejero asegura que será suficiente con los protocolos ya activos, unas medidas que ha calificado de “quirúrgicas y muy restrictivas”.

Más información
People enjoy warm weather during the sunset as the coronavirus disease (COVID-19) outbreak continues, at El Retiro park in Madrid, Spain, March 23, 2021. REUTERS/Sergio Perez
Ocho de cada diez zonas de salud de Madrid presenta un riesgo alto o muy alto de covid
DVD 1041 (18-02-21) Terraza en la Puerta de Alcala, Madrid. Foto Samuel Sanchez
Cierran dos nuevas zonas de salud de la capital y seis municipios

Estas son el toque de queda de 23.00 a 6.00, la prohibición de reuniones entre no convivientes —con algunas excepciones como el cuidado a mayores o menores o parejas que no residan en el mismo domicilio—, un máximo de seis personas en terrazas y cuatro en interiores y el cierre de la comunidad (como del resto de autonomías), que comenzó este viernes y se alargará hasta el 9 de abril. También la obligatoriedad de la mascarilla en restauración cuando no se esté consumiendo y la ventilación, mecánica o natural, de los establecimientos. Y las restricciones a la movilidad en seis zonas básicas de salud y cinco localidades a partir del lunes, unos perimetrajes que, tras seis meses de activación no han reflejado ningún resultado positivo sobre su eficacia y que el Gobierno regional mantiene asegurando que “funcionan”.

La situación epidemiológica de la región, aunque estable, no es óptima. Más allá del número de la incidencia acumulada —que, afirma Zapatero, “es un indicador al que se ha prestado una atención muy llamativa, pero no es el único”— hay otras variables que empeoran levemente o no mejoran. La cifra global de ingresados ha crecido en 119 pacientes (1.462 el pasado viernes frente a los 1.581 este 26 de marzo); en las UCI las cifras apenas oscilan en torno a los 430 críticos, lo que supone un 91,8% de ocupación de la capacidad de estas áreas, según la actualización diaria de ingresados de la Sociedad de Medicina Intensiva de Madrid. Y los contagios suben a diario hacia ese último escalón de riesgo que supone la incidencia acumulada por encima de 250 y teniendo en cuenta que la autonomía ya se encuentra en riesgo alto (entre 150 y 250 de IA).

Un contexto al que puede estar ayudando el aumento constante de la variante británica. Su presencia en la región, ha cifrado Zapatero, “ya es de un 75% esta última semana”. Por hospitales sube hasta el 85,4% en el de Alcalá de Henares, es de un 70% en el Ramón y Cajal, del 64,7% en La Princesa y también del 70% en el Gregorio Marañón, “pero en varios centros de salud de este hospital ya es el 100% de los casos”, ha matizado. Según lo que han observado, “la carga viral de la cepa es más alta”. Los últimos estudios en el Reino Unido apuntan a que esta variante es entre un 43% y un 90% más contagiosa; y las conclusiones preliminares de la investigación de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres apuntan a que está asociada a un aumento del riesgo de muerte del 58%.

La próxima semana, aún en periodo vacacional, la Consejería de Sanidad volverá a revisar la situación epidemiológica y, “de ser necesario”, se activarán nuevas restricciones. Cree el viceconsejero que de producirse una cuarta ola, “la situación no debe parecerse en nada a la más reciente y la repercusión sobre el sistema sanitario será más llevadera”. ¿Por qué? Zapatero ha apuntado tres variables.

Una ha sido el cambio de perfil en los pacientes que requieren ingreso: “En enero, la media era 66 años, en los primeros 15 días de marzo ha bajado a 59 años. Y en los pacientes de 80 o más años, que supusieron entonces un 25% de los ingresos, ahora no llegan, en los primeros días de marzo, al 10%. Es importante”. Otra, la inmunidad: Madrid es la región que más personas contagiadas registra hasta el momento, el último informe de la encuesta nacional de seroprevalencia de ENE-COVID calculaba que casi uno de cada cinco madrileños ya se contagió de covid.

Y la tercera, la campaña de vacunación: “Ya se han puesto más de 960.000 vacunas y el 4,2% de la población madrileña ya tiene las dos dosis puestas”. De ellas, han sido inoculadas “272.000 a las personas de más de 80 años, 200.000 primeras dosis y 75.000 la pauta completa, un grupo que es muy importante tener inmunizado”, ha detallado. Además de más de 83.000 a docentes y 11.000 a grandes dependientes de grado tres. “La vacunación de los grupos de mayor riesgo como los sanitarios o las residencias hace que la perspectiva sea que, aunque se produzca un aumento de casos como consecuencia de los días festivos, no se parezca a lo anterior”. Aun así, ha concluido: “En estos días seamos muy consecuentes con lo que estamos haciendo. Si bajamos la guardia, el virus coge el camino de las facilidades que le demos”.

Sobre la firma

Isabel Valdés

Redactora de Sanidad y Salud en Madrid, antes pasó por Especiales y Sociedad, donde se ocupó de Género. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, está especializada en feminismo y violencia sexual y coordina el blog Mujeres. Escribió Violadas o muertas, sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS