ACCIDENTES DE TRÁFICO

Muere un repartidor al chocar contra un camión de basura en Madrid

El motorista ha sido atendido en un primer momento por dos enfermeros del Clínico y otro jubilado del Samur, que han escuchado el golpe desde sus viviendas

Efectivos del Samur atienden al motorista en el accidente de la calle Embajadores esquina con Tomás Borrás.
Efectivos del Samur atienden al motorista en el accidente de la calle Embajadores esquina con Tomás Borrás.AYUNTAMIENTO DE MADRID

Un motorista de 48 años, que trabajaba para una empresa de reparto, ha muerto la noche de este domingo al chocar contra un camión de la basura en la esquina de la calle Embajadores con Tomás Borrás, en el distrito de Arganzuela de Madrid, ha explicado una portavoz de Emergencias. El siniestro ha ocurrido a las 23.30 cuando, por causas que investiga Policía Municipal, se ha producido una colisión frontolateral entre el motorista y el camión de la basura en dicho cruce. En el sentido en el que circulaba el camión, un giro permitido a la izquierda, no hay semáforo y en el que iba la moto, lo hay pero unos metros más adelante.

La víctima se llama Néstor A. y trabajaba para Deliveroo, según informa Europa Press. El motorista fue atendido en un primer momento por dos enfermeros del hospital Clínico y otro jubilado del Samur, que escucharon el golpe desde sus viviendas, y bajaron corriendo a la calle a socorrer a la víctima y practicarle maniobras de reanimación cardiopulmonar.

El hombre había sufrido múltiples traumatismos, entre ellos uno severo en la cabeza y otro en el pecho, y entró en parada cardiorrespiratoria. Después de 30 minutos de reanimación, los sanitarios del Samur-Protección Civil confirmaron su fallecimiento. Una psicóloga de Samur-Protección Civil asistió además a los dos trabajadores del camión de la basura, que quedaron muy afectados por el choque contra el vehículo en el que estaban trabajando.

El sindicato CC OO Madrid ha reclamado en un comunicado que esta muerte sea considerada un accidente laboral y no un accidente. “Hablar de reparto a domicilio es sinónimo de precariedad y de unas condiciones de seguridad y salud pésimas e inaceptables, caracterizadas por contratos precarios, motocicletas muchas veces antiguas y sin mantenimiento adecuado, EPI insuficientes, ausencia de formación en materia de seguridad y salud”, continúa el sindicato en el mismo comunicado.

Desde la asociación de repartidores RidersXDerechos han recordado la muerte en 2019 de otro repartidor por la similitud entre ambos casos. “El problema es que estas empresas eluden su responsabilidad en materia de riesgos laborales”, aseguran desde la agrupación.

Además, han criticado que es habitual que un repartidor reciba llamadas incluso cuando está subido en su vehículo, si su pedido se retrasa. “Si a eso le sumas que nos pagan tan poco que tienes que correr para hacer el máximo de pedidos, acaba en tragedia”, lamentan desde el colectivo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50