Temporal Filomena

Madrid aplaza por tercera vez la vuelta a las aulas tras el temporal ‘Filomena’, ahora hasta el miércoles

Brigadas de familias se habían puesto a limpiar los accesos a los centros, preocupadas por la seguridad. La Comunidad de Madrid retrasará tres días el final de curso para Infantil, Primaria y Educación Especial

Grupo de padres voluntarios recogiendo nieve en el CEIP Victor Pradera de Leganés.
Grupo de padres voluntarios recogiendo nieve en el CEIP Victor Pradera de Leganés.David Expósito

El Gobierno de la Comunidad de Madrid no lo ha podido evitar y ha aplazado la apertura de los centros educativos, prevista para el próximo lunes, hasta el miércoles, 20 de enero, ante la solicitud mayoritaria de los Ayuntamientos por la persistencia de los problemas de acceso, según la Administración regional. Hasta el jueves, de los 2.557 centros públicos y concertados de la región, en 1.474 había problemas para llegar. En consecuencia, el Gobierno regional ha programado una vuelta a la actividad educativa presencial de manera escalonada, de tal manera que las clases se iniciarán el próximo miércoles para los alumnos de Educación Infantil, Primaria y Especial y de 1º y 2º de ESO. Por su parte, los alumnos de 3º y 4º de ESO y de 1º y 2º de Bachillerato, FP, Educación para Adultos y Régimen Especial, que este año tienen una modalidad lectiva semipresencial por motivo de la covid-19, retornarán a la presencialidad un día después, el jueves 21 de enero.

In English

Con el fin de reforzar la presencialidad en el aula, tan importante en estas etapas, en Educación Infantil, Primaria y Especial, la Comunidad de Madrid ampliará en tres días el calendario escolar establecido inicialmente para este curso y retrasará el final de curso.

Quedaban dos días para que se abrieran de nuevo las aulas de los centros educativos de la Comunidad de Madrid ―con una semana de retraso debido a los efectos del temporal ‘Filomena’― y los accesos seguían impracticables, las pistas llenas de hielo y los tejados con lenguas de nieve que amenazan con caer al suelo. El consejero de Educación de la región insistió este jueves en que las clases volvían sí o sí, salvo contadas excepciones, y destacó que habían puesto a disposición de los directores aparejadores y arquitectos para que no haya problemas de seguridad.

Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid, replicó por su parte que la vuelta sería “imposible”. Y ante semejante cruce de informaciones, las asociaciones de padres (Ampas) se habían puesto manos a la obra y se habían organizado en brigadas de limpieza para hacer los accesos a los centros más practicables. “Me parece muy bien y lo agradezco. Pero hay cosas que no se solucionan solo con palas”, avanzaba este viernes Esteban Álvarez, presidente de la Asociación de Directores de Secundaria (Adimad), que veía “una locura” que el lunes volviera la presencialidad a los centros.

“¿Qué pasa con las pistas? ¿Y con las cubiertas y los canalones? Yo desde luego le he dicho a todos los directores que si desde la Comunidad siguen insistiendo en que el lunes se abren las puertas hagan un informe de evaluación y lo manden a la Consejería si no lo ven seguro, porque nosotros, los directores, no nos podemos hacer responsables si luego pasa una desgracia”, insistía el director.

Pero la buena intención de los padres seguía ahí, preocupados por el paso del tiempo y la seguridad de sus hijos. Autogestionados y repartidos por la región, se han repartido para intentar que la vuelta de sus hijos sea lo más segura posible. Los días han ido avanzando y las familias se han puesto nerviosas. En Madrid capital, centros como el del colegio Zuloaga, situado en la calle Alejandro Rodríguez, vivían una situación compleja. La presidenta del Ampa, Silvia Tartaj, contaba el desastre que hay en la puerta. “La entrada no está limpia y encima está llena de arizónicas que se han partido con la nevada. Vinieron a trocear los árboles, pero los dejaron en la acera del colegio”. Han tenido que contratar una empresa externa para quitar los restos de vegetación y el domingo han pedido ayuda a familiares para despejar las entradas.

Para organizarse han creado una tabla Excel con horarios y cuadrillas para que no haya mucha gente al mismo tiempo. “Estamos muy mal con la covid y no hay que bajar la guardia”. Muchas de las familias han apoyado la iniciativa y los tres primeros turnos están completos con unas 15 o 20 personas. “Yo tengo dos palas que me llevaré”, indica Tartaj. En el colegio disponen también de palas y azadones para picar hielo porque hay un huerto ecológico donde tenían plantados guisantes y otras verduras invernales.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Madrid ―que han anunciado este viernes que han contratado a la empresa de capital público Tragsa para limpiar los accesos y las instalaciones de 250 colegios públicos municipales― no tenían clara la apertura de los centros. “He hablado con la vicealcaldesa para ver si teníamos un balance preliminar porque es una decisión que tampoco se puede demorar porque los padres tienen que saber cuanto antes si pueden llevar el lunes a los niños y estamos esperando a que desde la vicealcaldía se nos dé traslado de esos datos para decirle a la Comunidad de Madrid cuál es la situación de los colegios y por tanto que puedan tomar la decisión oportuna”, ha explicado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, antes de que la Administración regional anunciara el tercer retraso.

En el resto de la región, sin embargo, grupos de padres seguían pala en mano este viernes, temerosos por lo que se puedan encontrar sus hijos el lunes. El día anterior, una decena de familias se reunieron en la calle los Monegros (Leganés) con todo tipo de herramientas. Su objetivo era despejar la entrada al colegio Víctor Pradera, donde hay mucha cantidad de nieve que se ha convertido en hielo.

En ese centro la idea surgió gracias a los vecinos que se ayudaban entre ellos a despejar las calles, que pensaron que debían hacer lo mismo con el colegio, según cuenta el presidente del Ampa del centro Juanjo Montero. “En principio íbamos a venir lunes y martes para preparar los accesos porque iban a empezar el miércoles, pero como lo retraso la Comunidad decidimos esperar a ver si avanzaban, pero vemos que prácticamente está igual y ya nos teníamos que mover”. Su objetivo principal se ha centrado en limpiar estos días por lo menos las dos entradas y una parte del patio que conecta con otros dos edificios donde se encuentran el gimnasio, algunas aulas y el comedor. Se han apuntado decenas de familias que traen su propio material, pero admite que muchos se han quejado de tener que hacerlo ellos mismos cuando es tarea del Ayuntamiento. “Teníamos el proyecto de hacer un pequeño huerto en el colegio así que tenemos alguna pala para poder limpiar”. También van a probar con la manguera usando agua caliente para que se derrita la nieve.

En Fuenlabrada se han encontrado con un poco más de apoyo por parte del Ayuntamiento, según señala el presidente del Ampa del centro La Amistad, Roberto Silva. “El acceso principal que está al lado de la verja lo van a limpiar ellos, y nosotros vamos a hacer los accesos porque no dan abasto y hemos decidido ayudarles para hacerlo más accesible a nuestros hijos”. Cuando abrieron la puerta principal el miércoles por primera vez desde que pasó Filomena, la nieve les llegaba por la rodilla.

Se han organizado a través de WhatsApp con 94 familias del colegio con las que han formado distintos equipos pequeños de seis personas para poder trabajar en diferentes zonas, manteniendo la distancia. Este fin de semana querían despejar los accesos para el lunes solo tener que echar sal. Sin embargo, no son del todo optimistas porque en las cornisas y en los carámbanos hay mucha nieve concentrada y puede ser peligroso. “Los tejados lo tienen que hacer profesionales. Lo vamos a acordonar, pero no sabemos si se podrá abrir el lunes. Al final, dentro hay niños y niñas y ante la duda es mejor prevenir”, señala Silva. Además, cree que estas cuestiones las tendría que solucionar la Comunidad. “La responsabilidad que tienen está recayendo en los profesores que les han hecho expertos en covid, ser personal sanitario y ahora de seguridad”.

La Consejería de Educación de Madrid había indicado que “se están inspeccionando el estado de colegios e institutos y registrando posibles daños ocasionados”. En cuánto a la limpieza de los accesos, han defendido que es competencia de los Ayuntamientos.

Álvarez, ante la insistencia, recordaba: “La situación es horrorosa, parece que nos hemos olvidado de la covid. Los chicos van a tener que aglomerarse en una sola puerta, la que esté limpia. Y luego, en las aulas, con las bajas temperaturas, va a ser imposible cumplir con la normativa que fija que debe haber entre 17 y 25 grados en el aula. Abriendo las ventanas cada 15 minutos y con las heladas... Si no tenemos covid, tendremos pulmonía”.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50