Ayuntamiento de Madrid

La Cañada pide a gritos “luz legal” tras dos meses de apagón

Unos 200 vecinos se manifiestan ante la Consejería de Vivienda por la llegada del invierno sin que Comunidad, Ayuntamiento y Naturgy arreglen el problema de la falta de suministro

Vecinos de la Cañada Real protestan ante la sede de la Consejería de Vivienda tras dos meses sin suministro eléctrico
Vecinos de la Cañada Real protestan ante la sede de la Consejería de Vivienda tras dos meses sin suministro eléctricoLuis De Vega Hernández

Unas 200 personas se han concentrado este lunes ante la Consejería de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid para protestar por la falta de suministro eléctrico que sufren los vecinos de la Cañada Real. Lo han hecho bajo el lema “sin luz no hay vida”. A los cortes permanentes desde hace dos meses en el sector seis, el más vulnerable y con viviendas en peores condiciones, se ha sumado hace uno el del sector 5. Los afectados son más de 4.000. “¡Queremos pagar, queremos luz legal!”, gritaban mientras esperaban a que algunos representantes salieran de la sede de la Consejería ante la que han presentado un escrito y solicitado una reunión con su titular, David Pérez.

Los asistentes, entre los que había mujeres acompañadas de sus bebés en carritos, han coreado consignas como “¡Cañada Real, un barrio más!” o “¡Somos obreros, no delincuentes!”. Una decena de policías nacionales vigilaba que no hubiera disturbios ante la sede de la Conserjería mientras la Policía Municipal mantenía cortada la calle Maudes. “La luz es un derecho”, se leía en una pancarta. Muchos llevaban en sus manos y alzaban al aire una fotocopia en color con el lema y la convocatoria del acto.

Durante la lectura de un comunicado han echado en cara al alcalde que haya alumbrado de Navidad la ciudad mientras ellos siguen a oscuras. José Luis Martínez-Almeida ha reconocido con respecto a la protesta que la falta de luz en la Cañada “es un problema muy complejo con perspectivas muy diversas” y que el Ayuntamiento está a disposición de los vecinos para resolverlo “lo antes posible”. A la concentración se han unido las dos fuerzas municipales de la oposición, Más Madrid y PSOE, que han reclamado a los ejecutivos regional y municipal que pongan en marcha soluciones.

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, uno de los municipios que acoge a la Cañada, ha anunciado este lunes que va a habilitar el pabellón del Olivar y la Casa de las Asociaciones para que niños afectados por el apagón puedan asearse con agua caliente y carguen sus dispositivos electrónicos.

Los vecinos de la Cañada, al ser un asentamiento de viviendas fuera del sistema oficial, viven enganchados de manera irregular a las infraestructuras de la empresa Naturgy, que explica que no ha cortado el suministro sino que las plantaciones de marihuana que proliferan en la zona generan unas sobrecargas que tumban el servicio.

“Entre vida y seguridad, en Más Madrid apostamos por la vida” y este conflicto supone un “riesgo para la salud de niños, niñas y personas mayores”, ha señalado Pilar Sánchez, concejal de Más Madrid presente en la manifestación. “Si la luz llega a un desierto ¿cómo no va a llegar a 14 km del centro de Madrid?”, se ha preguntado. Con respecto a las plantaciones de marihuana, cree que son necesarias más intervenciones tanto de la Policía Nacional como de la Municipal así como medidas “más eficaces y ágiles” que impidan que allí donde actúan los agentes vuelva a plantarse de nuevo esa droga.

“Es inadmisible que en un momento como este en el que el frío además empieza a hacerse patente, estas personas tengan que sufrir esta situación con la cantidad de menores que están viviendo en estas casas”, ha declarado Ignacio Benito, concejal socialista que también ha acudido a apoyar a los vecinos. El PSOE pide, además, que tanto la Comunidad como el Ayuntamiento presionen a Naturgy para que se resuelva el problema.

Los habitantes de la Cañada se vienen manifestando desde el pasado mes de octubre. Lo han hecho en varias ocasiones frente a la administración regional, la municipal y ante la sede de la compañía eléctrica. “Las empresas no actúan sobre infraestructuras sin autorización de proyectos presentados previa obra”, explican en el comunicado los organizadores de la protesta ante la Consejería de Vivienda.

La Cañada Real Galiana es un asentamiento irregular que acoge a unos 7.500 habitantes en seis sectores a lo largo de 16 kilómetros entre los municipios de Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid.

Más información

Lo más visto en...

Top 50