Getafe rechaza limpiar el edificio de Fisac porque “no es singular”

El PSOE se niega a atender el requerimiento de los autores contra la pintada del colectivo Boa Mistura y confirman el inicio de sus acciones legales contra el consistorio por dañar el proyecto original

Pabellón y piscina cubierta de la Alhóndiga en Getafe, obra de Miguel Fisac, tras la intervención del grupo Boamistura.
Pabellón y piscina cubierta de la Alhóndiga en Getafe, obra de Miguel Fisac, tras la intervención del grupo Boamistura.cultura inquieta

Getafe no limpiará las fachadas del polideportivo de la Alhóndiga, el último edificio construido por Miguel Fisac (1913-2006), pintadas el pasado septiembre por el colectivo Boa Mistura por encargo del Ayuntamiento dentro del festival Cultura Inquieta. El pleno municipal celebrado este miércoles ha rechazado la propuesta del PP para revertir la intervención colorista que "ha dañado” la arquitectura, gracias a los siete votos de abstención de Podemos, Más Madrid y Vox y a los 11 votos en contra del PSOE. A favor de devolver el conjunto a su estado original han votado PP y Ciudadanos, nueve en total.

El equipo de Gobierno ha justificado su postura con un informe técnico que ha encargado al gabinete jurídico, ante el requerimiento que hicieron hace casi un mes los coautores del edificio de Fisac, quienes avisaron del inicio de acciones legales contra el consistorio si no hacían desaparecer los llamativos colores del polideportivo. La alcaldesa, la socialista, Sara Hernández no ha respondido ni se ha puesto en contacto con ellos, tal y como indican los autores. Tampoco ha contestado al Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España que denunció la grave alteración y reclamó la restauración del patrimonio de Fisac.

Según ha defendido el concejal de Cultura, Luis José Domínguez (PSOE), el informe del gabinete jurídico asegura que “no es un edificio singular, porque la construcción es de carácter ordinario”. Alega que en el proyecto entregado por Fisac, en 2001, se especifica que “es una obra destinada a dar servicios”. “Los puentes romanos también son una construcción de servicio. Esa es la naturaleza de la arquitectura, ¿eso quiere decir que el polideportivo no sea singular? Para nada”, contrasta con este periódico Leonardo Oro, uno de los cuatro coautores del edificio.

Muy original y singular

“Era previsible que lo trataran de catalogar como “ordinario” y no “singular”, porque así pueden intervenir en él y hacer lo que quieran. Sin embargo, tanto el sistema estructural del techo, con vigas de 40 metros colocadas a lo largo y no transversales, como la piel con la que se resolvieron las fachadas, lo hacen muy singular. Yo no conozco ningún polideportivo tan singular. De hecho, el Ayuntamiento ha recibido hace unos meses a un grupo de estudiantes de arquitectura de una universidad extranjera, que querían visitar el edificio. Le dio la vuelta a la aplicación del hormigón prefabricado y al revestimiento. Cada elemento que se usó es singular”, añade Oro.

Los coautores (Sara González, Blanca Aleixandre, Fernando Sánchez-Mora y Leonardo Oro) indican que seguirán adelante con las acciones legales contra el gobierno de la alcaldesa Sara Hernández, para que devuelva el edificio a su estado original y acabar con la llamativa policromía que forma la palabra “Empatía” y que “destruye la integridad del edificio”.

La batalla legal se prevé en la interpretación de los artículos 10 y 14 de la Ley de Propiedad Intelectual, que reconocen al autor de la arquitectura el derecho a la integridad de la obra. De hecho, hay una sentencia a favor de Santiago Calatrava contra el Ayuntamiento de Bilbao, en 2009, por el puente de Zubizuri. El concejal de Cultura, Luis José Domínguez, ha asegurado a los concejales de la oposición que con el contrato de 2001 “se produce la cesión de la propiedad intelectual de Fisac a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento”.

El concejal del PP, Antonio José Mesa, ha calificado de “modo salvaje” la manera con la que han tratado la obra. “En Getafe ya tenemos un Ecce Homo de Borja”, ha añadido. Y ha desconfiado del informe jurídico, por haber sido redactado por el director de la oficina jurídica, ex concejal socialista. “¿Qué necesidad había de pintar este edificio? Es una barbaridad, es un maltrato del patrimonio, una brutalidad política y su concejalía debería pasar a llamarse de incultura”, ha indicado Mesa.

Y desde Ciudadanos, Fernando de Gracia, asegura que la población de Getafe no sabía que el polideportivo era “algo más que un cubo de cemento con falta de mantenimiento”. “Gracias a este escándalo sabemos que este edificio es otra cosa y que el gobierno del Ayuntamiento ha menospreciado la obra”, ha dicho este concejal, para quien el encargo ha sido un grave error porque “no hay reparación total posible”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS