LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Rastreadores titulados por amor al arte

La Comunidad y la Complutense buscan psicólogos, biólogos o veterinarios para trabajar voluntariamente en la prevención de la pandemia

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante su visita al Laboratorio Regional de Salud Pública. En vídeo, la Comunidad de Madrid pretende cubrir con voluntarios universitarios el déficit de rasteradores de covid. FOTO: FERNANDO VILLAR (EFE) / VÍDEO: ATLAS

La Comunidad de Madrid y la Universidad Complutense buscan a médicos, psicólogos, biólogos o veterinarios que quieran entrar en la primera línea de la batalla contra el coronavirus localizando a las personas que han estado en contacto con los nuevos infectados. ¿Cuál es la remuneración por convertirse en rastreador para intentar frenar la segunda ola de la pandemia? Ninguna. Al menos, por ahora. “Voluntarios”, dice claramente el comunicado con el que el rector Joaquín Goyache anunció la propuesta el lunes. Un planteamiento que ha provocado este martes cientos de protestas en las redes sociales.

“Es un error de la universidad”, lamenta Alberto Riesco-Sanz, profesor de sociología en la Complutense que investiga las transformaciones contemporáneas del trabajo y el empleo. “Que haya una pandemia, la urgencia, la gravedad de la situación, no justifica que la ciudadanía tenga que dedicarse de forma altruista, gratis, a un trabajo que requiere implicación, responsabilidad...”, sigue. “Hay recursos suficientes para pagar profesionales. Cualquier trabajo merece remuneración, si no, es trabajo gratis”, insiste. “Es escandaloso que desde las instancias públicas se promuevan, no sé si ingenuamente, estas prácticas. Pedimos cubrir una responsabilidad de la Comunidad, que no debería tener que recurrir al voluntariado, porque es intentar cubrir una necesidad real de una manera que no es la apropiada”.

La Comunidad de Madrid lleva semanas intentando aumentar sus equipos de rastreadores, que no dan abasto. Tras ofrecer a los trabajadores de los ayuntamientos de la región que se impliquen voluntariamente en la tarea, mientras siguen cobrando su sueldo público, ahora se opta por extender la invitación a licenciados y graduados, para que lo hagan, en principio, gratis.

“Se buscará la manera de regularizarlo”, afirman fuentes de la Consejería de Sanidad, donde se admite que los interesados empezarían sin cobrar. De hecho, el comunicado enviado por el rector de la Complutense a la comunidad universitaria es taxativo: “Los seleccionados que además estén en la bolsa de trabajo de la Comunidad de Madrid o inscritos en el paro con demanda de empleo podrían ser contratados”. Ese “podrían” del texto no pasó desapercibido entre estudiantes, licenciados y graduados universitarios.

“Me parece una vergüenza que una universidad pública se preste a esto”, ha reaccionado una usuaria en Twitter. “¿Los vais a pagar vosotros? Alucinante que encima fomentéis la precarización del personal con esta preparación que tantos años y esfuerzos les ha costado”.

“¿Formáis a la gente en las diferentes titulaciones para que trabajen gratis? No deberíais ni poner el anuncio”, ha planteado otra.

“¿Acaso son voluntarios los rastreadores contratados hasta ahora?”, ha apuntado un tercer mensaje de los cientos que provocó la oferta. “¿En qué momento la Consejería de Sanidad se ha convertido en una ONG para precisar de voluntarios?”

Aunque el comunicado universitario detalla que la iniciativa parte del Gobierno regional (“desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid nos ofrecen la posibilidad de poder seguir colaborando”), el Ejecutivo asegura que el primer acercamiento fue de la Complutense. La búsqueda de los titulados universitarios, en cualquier caso, refleja la necesidad de incrementar los recursos para afrontar la situación sanitaria de Madrid, que se complica por momentos.

El virus recupera terreno desde que se relajaron las restricciones a la movilidad. Y el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso pena para cumplir con sus propios planes: el 8 de junio, la Comunidad avanzó a la fase 1 de la desescalada con el compromiso de que contrataría a casi un millar de sanitarios en los centros de salud y más de un centenar de profesionales en salud pública (donde se hacen los rastreos). Sin embargo, las plantillas de atención primaria solo crecieron hasta finales de julio en un centenar de profesionales y las de salud pública se quedaron en 182, cuando deberían haber sido al menos 269.

“A nivel asistencial, sigue creciendo el número de casos. Epidemiológicamente, en este último mes, semana a semana, vamos doblando la cifra, lo cual nos exige que sigamos creciendo en el número de rastreadores”, ha reconocido este martes el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero. “Ya estamos cerca de los 400 para hacer ese seguimiento de esa encuesta epidemiológica de los casos y de los contactos que es tan importante”, ha seguido. “Aproximadamente seguimos a unos 50.000 pacientes desde el mes de julio, con 2.200 casos diarios”, ha añadido. “Tenemos que adelantarnos a lo que vaya sucediendo: va creciendo el número de casos, cambia el perfil de los pacientes, y tenemos que dar la respuesta asistencial que merecen los madrileños”.

Ni el rector ni la Universidad han contestado a las peticiones de información de este diario.

Más información

Lo más visto en...

Top 50