Sujetar la puerta

Asumo nuestras diferencias y confieso que el recelo inicial existió, pero esta pandemia me ha enseñado que la crispación y la confrontación no sirven de nada

Vecinos del madrileño barrio de Lavapiés aplauden desde sus balcones el pasado domingo a las 20.00, durante el estado de alarma.
Vecinos del madrileño barrio de Lavapiés aplauden desde sus balcones el pasado domingo a las 20.00, durante el estado de alarma.Mariscal / EFE

Me gustan mis vecinos. En general, es gente amable. Sonríen cuando entran al ascensor y no se molestan cuando mis perros alteran el silencio del edificio. El día que se estropeó la puerta del garaje estuvimos allí de comitiva, intentando aportar soluciones. Mientras una llamaba al servicio técnico, otro subía a casa a rebuscar entre sus cosas para encontrar la llave manual. Finalmente, otro se quedó aguantando la puerta mientras salíamos uno detrás de otro....

Más información