La crisis del coronavirus

Alarma en la residencia San Celedonio con 25 muertos y la mitad de la plantilla aislada: “Que controlen el centro ya, por favor”

La directora pide la intervención “inmediata” de la Unidad Militar de Emergencia

Una monja en la residencia de mayores de la fundación Santísima Virgen y San Celedonio, en Madrid, el pasado noviembre.
Una monja en la residencia de mayores de la fundación Santísima Virgen y San Celedonio, en Madrid, el pasado noviembre.KIKE PARA

El 8 de marzo se detectó el primer caso de coronavirus en la residencia de Santísima Virgen y San Celedonio, en la calle de Condes del Val, 11, a cinco minutos a pie del estadio Santiago Bernabéu. 17 días después, la cifra de muertos ha alcanzado los 25, entre ellos una monja que convivía con los ancianos. Al menos 100 personas mayores han muerto en residencias de la Comunidad de Madrid, según un conteo de este periódico con datos hasta última hora de este miércoles. No existen cifras oficiales. Según la Consejería de Políticas Sociales el coronavirus ha entrado en, al menos, 100 de las 425 residencias privadas—como esta— y públicas que existen en la región.

“Estamos absolutamente desbordados. No podemos más. Necesitamos que la Unidad Militar de Emergencia (UME) tome el control del centro ya, por favor. La situación está yendo cada vez a peor”, cuenta por teléfono la directora de la residencia, Esther Díaz. “El principal problema que tenemos es que el personal cae enfermo”, contaba a este periódico el pasado jueves Antonio Naranjo Fabián, gerente del centro. La situación este miércoles es dramática. “Tenemos a 42 sanitarios en aislamiento, casi la mitad de la plantilla”, dice la directora.

En este centro convivían hasta hace dos semanas 162 mayores, 18 monjas y cerca de 90 empleados. Hoy conviven 127 ancianos, 17 monjas y menos de 40 empleados. Este miércoles por la tarde solo están trabajando 13 sanitarios, un fisioterapeuta y un médico. La edad media de los residentes es de 92 años.

“Mientras los abuelos fallecen, el personal cae enfermo porque tenemos que mantener las batas desechables y mascarillas durante días, aunque las hay. Pero guardadas bajo llave en los despachos”, cuenta una trabajadora que prefiere no decir su nombre. La situación ha llegado al límite en tres familias, que han decidido llevarse a sus mayores a casa.

La UME desinfectó el centro el sábado y el domingo, según la dirección. “Las zonas en las que se detectan posibles contagios se desinfectan y permanecen 48 horas cerradas, volviéndose a utilizar en caso de necesidad".

Al menos 100 personas mayores han muerto en residencias de la Comunidad de Madrid. Los centros afectados por fallecimientos son: Monte Hermoso, Fundación Santísima Virgen y San Celedonio, Albertia Moratalaz, cuatro del grupo Amavir, tres de Mensajeros de la Paz, Sagrada Familia, Residencia La Paz, Nuestra Señora del Rosario (Torrejón) y Soto Fresnos (Soto del Real).

Vendida a la Universidad Nebrija

La Fundación Santísima Virgen y San Celedonio se creó el 1 de julio de 1916. La residencia donde se encuentran los ancianos es fruto de la donación del Conde del Val, un marqués que quiso crear una organización sin ánimo de lucro para atender a las personas mayores más desfavorecidas. La Iglesia, que tutela la fundación, vendió los inmensos pabellones residenciales en forma de U y la parroquia de San Jorge, con la que colinda, a la Universidad de Nebrija (privada) por 37 millones de euros. Los ancianos deberán abandonar el centro en 2021.

Esta operación urbanística se gestó entre junio y julio de 2018, pero se firmó el 8 de noviembre de ese año. El coste total se pagará en cuatro plazos, según las escrituras. “La idea es crear una residencia de estudiantes, un campus y posiblemente hasta una facultad”, dicen fuentes de la Universidad de Nebrija, que cuenta con un centro universitario a solo 350 metros de la residencia de ancianos.

¿Por qué se ha vendido la residencia y la iglesia? Según los miembros del patronato, presidido por el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, la enajenación se produjo porque la residencia no estaba adaptada al siglo XXI. La fundación tuvo una reforma de más de 1,5 millones de euros hace dos años. Otro miembro del patronato asegura que se hizo por el estado de las cuentas: “No tenemos dinero para imprevistos”. Sin embargo, las cuentas arrojan un beneficio medio de 177.460,65 euros en los últimos cinco años. Los ejercicios de 2018 y las 2019 no se han presentado.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50