_
_
_
_
_

Una mayoría de castellanos y leoneses aboga por suprimir la autonomía

La mitad de los ciudadanos de León defiende crear una comunidad propia, según una encuesta de EL PAÍS y la SER

El candidato a la presidencia a las Cortes de Castilla y León, Juan García-Gallardo, interviene en un acto electoral para los comicios del 13 de febrero, este sábado en Burgos.
El candidato a la presidencia a las Cortes de Castilla y León, Juan García-Gallardo, interviene en un acto electoral para los comicios del 13 de febrero, este sábado en Burgos.Santi Otero (EFE)

La encuesta de 40dB. para EL PAÍS y la SER sobre las elecciones del próximo día 13 revela que el entusiasmo autonomista entre los ciudadanos de Castilla y León es más bien escaso. Un dato llama la atención por encima de todos: son mayoría (35,8%) los que se manifiestan a favor de “un Estado con un único Gobierno central sin autonomías”. Y hay otro 5,4% que aboga por continuar con el modelo actual, pero con menos competencias regionales. Los encuestados que se decantan por una de esas dos opciones son mayoría entre los electores de Vox (68%) y PP (47%) e incluso llegan a la cuarta parte de los que dicen que votarán al PSOE y a Unidas Podemos.

El segundo grupo más numeroso, el partidario de dejar el sistema actual intacto, baja hasta el 22%. Hay otro 12,3%, muy acotado en la izquierda, que querría más autonomía y un minúsculo 1,3% favorable a la autodeterminación.

La autonomía con sede administrativa en Valladolid enfrenta otro problema de credibilidad ciudadana, la creciente desafección de los leoneses, que la encuesta confirma plenamente. Un 56% de los consultados en esa circunscripción quiere una comunidad propia, lo que coincide con las altas expectativas concedidas por el sondeo a la fuerza política que abandera esa reivindicación, Unión del Pueblo Leonés (UPL), que podría aumentar de uno a tres procuradores su presencia en las Cortes regionales. En las otras dos provincias susceptibles de unirse a esa hipotética región los porcentajes son menores: 30% en Zamora y 15% en Salamanca. En el conjunto de la comunidad, los partidarios de desgajarla en dos suman cerca de un 20%, muy lejos del 58% que lo rechaza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

También corrobora el sondeo cómo el problema de la despoblación ha calado entre la ciudadanía. Es uno de los tres principales de los señalados por los encuestados (53,5%), apenas por debajo de la economía y el paro (56,5%) y la calidad de los servicios públicos (53,8%), y muy por delante de las desigualdades sociales (34,2%), el cambio climático (31,2%) o la digitalización (21,6%).

Otra conclusión del estudio preelectoral es el desencanto de los ciudadanos castellanos y leoneses con sus gobiernos, tanto el nacional como el autonómico, con un sesgo más acusado en el primero. Solo el 19,1% se muestra satisfecho con el Ejecutivo regional del popular Alfonso Fernández Mañueco, que aun así supera en este aspecto al de Pedro Sánchez en dos puntos. El 36% califica de mala o muy mala la gestión autonómica, un descontento que en el caso del Gobierno central llega hasta la mitad de los encuestados. La valoración del Ejecutivo de Mañueco se salva algo más por el elevado número de los que la califican de regular, casi un 39%, 10 puntos más de los que adjudican la misma nota al de Sánchez.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Xosé Hermida
Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_